Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Guillermo Carmona escriba una noticia?

Las Fantasías sexuales

20/08/2010 01:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En nuestra mente y a través del inconsciente creamos representaciones en cualquiera de las variables de las relaciones sexuales, y a esto se le denominan fantasías sexuales

¿Qué son las fantasías sexuales?

En nuestra mente y a través del inconsciente creamos representaciones en cualquiera de las variables de las relaciones sexuales, y a esto se le denominan fantasías sexuales. Pueden producirse por el individuo de forma voluntaria o involuntaria en su mente.

Debido a que las fantasías sexuales se encuentran en nuestra imaginación, pueden perder mucho de su efecto estimulante cuando se trata de llevarlas a la realidad. Hay que entender que la fantasía sexual está basada en la idealización y esta permite a la mente evitar detalles que estos a su vez complicarían en gran manera para poderlo llevar a cabo. Al emplear una fantasía sexual, no quiere decir que necesariamente se desee realizar. Existen fantasías que inclusive pueden estar en contrapunto con las propias creencias, con la propia escala de valores, inclusive se pueden oponer a la misma naturaleza humana, pero debido a que lo único que se compromete es a la imaginación, esto permite al individuo lograr aceptarla sin ninguna problemática.

¿Son comunes las fantasías sexuales?

En realidad las fantasías en el ser humano son mucho más frecuentes de lo que la gente está dispuesta a aceptar, esto es, tanto los hombres como las mujeres al entrar en la pubertad empiezan a desarrollar las fantasías sexuales que sirven como preámbulo para la excitación, ya que produce estímulos sexuales efectivos que permiten estructurar adecuadamente la fase primaria de la respuesta sexual humana. En nuestra sociedad, las fantasías sexuales son para muchos un tema “tabú”, y es posible que una persona nunca llegue a mencionar sus fantasías a otra persona, y algunos más, tratarán de eliminarlas, claro sin conseguirlo. En si, las fantasías van a acompañar al individuo durante toda su vida.

¿Es cierto que los hombres tienen más fantasías que las mujeres?

La creencia popular parte del concepto en el cual, el hombre al tener una mayor actividad sexual por ende tiene una mayor cantidad de fantasías sexuales. Esto se debe a la educación permisiva que se le da a algunos hombres y la educación restrictiva que se les da a muchas mujeres. Es por estas circunstancias que las mujeres pueden llegar a tener dificultades para estructurar algunas fantasías, ya que se les formo con el concepto de que hacerlo es inadecuado para una mujer. En cambio para el varón es aceptable y recomendado. La realidad es totalmente diferente, tanto los hombres como las mujeres, fantasean al mismo nivel y con la misma intensidad.

¿Qué sucede si se lleva a la práctica las fantasías sexuales?

Hay algunas personas que tratan de llevar a la práctica sus fantasías sexuales y existe un desencanto por parte de estas personas, ya que se pierde esa magia que puede ser atractiva en la imaginación y no tanto en la realidad. Para otros puede resultar hasta en una mala experiencia. A veces la gente pregunta: ¿debo compartir con mi pareja mis fantasías sexuales?, en sí las fantasías se deben entender como tal y estar seguro que la pareja comprende perfectamente lo que es la fantasía, ya que en ocasiones, si la pareja no está segura (o) es posible que mal interprete y llegue a considerar que más que una fantasía es un deseo de realizar el acto. Por ello debe ser muy preciso al compartir las fantasías, que éstas son solamente una buena dosis de nuestro afrodisíaco personal.

¿Es lo mismo fantasía que deseo?

Aunque cada una de ellas parte del mismo marco mental, la fantasía sexual se refiere específicamente a situaciones ficticias que proporcionan al individuo hombre o mujer sensaciones placenteras con el simple hecho de ser pensadas sin que se lleven a cabo en la realidad. En cambio, el deseo sexual aunque muchas veces puede partir de la fantasía requiere de llevar a cabo el pensamiento que nos erotiza, utiliza a la fantasía para acrecentar las sensaciones placenteras, pero el llegarlo a realizar es lo que provoca el placer.

Hay algunas personas que tratan de llevar a la práctica sus fantasías sexuales y existe un desencanto por parte de estas personas

¿Las fantasías son iguales en los hombres que en las mujeres?

Encontramos ciertas diferencias básicas, mientras los hombres sitúan a sus fantasías, entre el tener control de las situaciones y en el rendimiento y capacidad sexual. Las mujeres lo llevan más hacia la incidencia con el plano sentimental y un dato interesante es que las fantasías de las mujeres tienen una mayor duración que las de los hombres.

Las fantasías más recurrentes de los hombres son: tener relaciones sexuales con una pareja distinta a la propia; tener relaciones dentro de un grupo lo que se denomina como orgía; tener relaciones sexuales con personas del mismo sexo; tener relaciones sexuales con parejas anteriores; tener relaciones sexuales en un lugar distinto al acostumbrado, en la sala, en el auto, en una tina o jacuzzi, en un elevador; tener relaciones sexuales con su propia pareja pero de manera diferente a como se realiza habitualmente: sexo oral, sexo anal, en otras posiciones.

Las fantasías sexuales femeninas más frecuentes son: mantener relaciones sexuales con otro hombre distinto al habitual (marido, novio, o pareja); pensar que está siendo objeto de una violación, ya sea con un hombre o más de uno; imaginarse que está poseyendo o siendo poseída por otra mujer; recordar otras experiencias sexuales mantenidas en el pasado; mantener una relación en la que se incluyan escenas violentas como el sadismo o masoquismo, siendo ella la que domina a un hombre sumiso que la consiente y satisface o bien es la que debe obedecer y satisfacer los deseos de otra persona dominante; Tener relaciones sexuales en un lugar más excitante: una alberca, un elevador, el baño de un avión, en un lugar público, café, bar, antro.

Como siempre, ¿cuál sería su recomendación?

Es frecuente que las personas piensen que una fantasía puede llevar a la infidelidad o que la persona que está manejando una fantasía es realmente una persona infiel. Diversos estudios han demostrado que las fantasías sexuales no son un factor determinante en la infidelidad, pero si se ha encontrado que las personas infieles tienden a ser más fantasiosas sexualmente. Yo creo que es determinante la persona que está siendo el detonador de la fantasía, si se trata de alguien ajeno al entorno de la persona que está fantaseando, entonces estaremos hablando de una real fantasía. Si es alguien conocido del entorno del individuo, es probable que entonces se trate más de un deseo reprimido que de una fantasía. Siempre recomendaré que las parejas utilicen a las fantasías, que platiquen de ello ya que esconden información valiosa de lo que erotiza a cada uno de ellos. Si entendemos claramente cual es la finalidad de las fantasías sexuales, seguramente que borraremos la carga negativa y permitirá escudriñar con mayor objetividad el deseo sexual de nuestra pareja.

Hay que recordar que el tener poca fantasía sexual o carecer de ella puede ser el indicador de un desajuste sexual denominado DSH deseo sexual hipoactivo, y que además, puede determinar un cuadro de estrés y una baja autoestima


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Guillermo Carmona (44 noticias)
Visitas:
17271
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.