Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mbelen escriba una noticia?

El lado perverso de la ayuda al desarrollo

03/06/2010 17:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No es la primera vez que se dice que la ayuda al desarrollo tiene un lado perverso y que su utilización como un elemento de política exterior de los países es cuanto menos cuestionable

En Camboya cada año se celebra una conferencia de donantes que concede al país una sustanciosa ayuda al desarrollo: entre 500 y 1.000 millones de euros. En la conferencia que se está celebrando estos días en Phnom Penh la cifra podría incluso superar los 1.000 millones. Por supuesto, no es la única ayuda que recibe Camboya, país en el que hay miles de proyectos privados que en general funcionan mejor que el dinero desembolsado por los donantes.

Con estas sustanciosas donaciones, el país tendría que haber sido capaz de mejorar notablemente aspectos básicos, como el umbral de pobreza. Sin embargo, en 1997, un año antes de que terminara la guerra civil, se estimaba que un 36 por ciento de los camboyanos vivía bajo el umbral de la pobreza. Trece años después, la cifra se sitúa en un 30 por ciento. Pocos avances para haber terminado una guerra y haber recibido tantas ayudas.

Lo cierto es que la mayor parte de la ayuda al desarrollo se utiliza para desarrollar los bolsillos de los más ricos. La ONU calcula que aproximadamente la mitad se va en corrupción y gran parte del resto se utiliza en beneficio de los pudientes. Un caso paradigmático es de la concesión de la tierra. El Banco Mundial ha puesto en marcha un programa en Camboya para conceder títulos de propiedad a los ciudadanos más pobres que viven en asentamientos ilegales o en zonas cuyo desarrollo implique la expropiación de la tierra. Sin embargo, el dinero está siendo utilizado para limpiar Phnom Penh de sus poblaciones pobres, que son desalojadas, aunque sean propietarias de la tierra y llevadas a asentamientos a varios kilómetros de la capital.

El Banco Mundial ha hecho notar esta situación y ha pedido al gobierno que asegure una concesión justa de las tierras. En realidad, el Gobierno está dando lo prometido, un título de propiedad a los pobres, en un sitio como éste:

expropiacion_camboya

Por supuesto, la casa se la ha construido su propietario, después de haber hipotecado su precioso pedazo de tierra inerte por 50 dólares. No tiene agua ni electricidad y ha sido desplazado a 40 kilómetros de su anterior trabajo. Esto es lo que el gobierno llama una concesión justa de tierras. El trozo de tierra que se expropió justamente será utilizado para construir bloques de apartamentos de lujo, que serán justamente adquiridos por personas con alto poder adquisitivo.Otro ejemplo es el de la vía del tren que actualmente se está reconstruyendo con fondos del Banco Asiático de Desarrollo. Sin embargo, su actividad no irá destinada principalmente al transporte de pasajeros, sino al de cemento y otras mercancías traídas en barco por los chinos. Las paradas se reducirán drásticamente, por lo que el tren sólo servirá a los ciudadanos de las grandes ciudades para desplazarse a otras grandes ciudades. El precio que pondrá la concesionaria australiana encargada de la explotación de la vía aún está por ver.

Pero entonces, si los países donantes son conscientes de las malas prácticas del gobierno, ¿por qué mantienen las ayudas? Básicamente porque sus objetivos no son desarrollar el país, sino beneficiarse de él. Producir textil a precios irrisorios, como es el caso de Estados Unidos entre otros, intentar parar el flujo de emigrantes a su país, como en Corea del Sur, u obtener el apoyo de Camboya en ciertas votaciones, como es el caso de Japón. La ayuda al desarrollo es tan sólo la cara bonita para que el gobierno acceda a sus pretensiones.

La pregunta que toca ahora es ¿qué hubiera pasado si Camboya hubiese recibido una ayuda puntual y limitada después de los Jemeres Rojos, similar al Plan Marshal estadounidense? ¿Estaríamos ahora hablando de la misma corrupción y pobreza?¿O quizá el hecho de que nadie la legitimara habría acabado con ella? ¿Las pocas mejoras que se han producido habrían tenido lugar sin esa ayuda? Todo esto ya nunca lo sabremos.


Sobre esta noticia

Autor:
Mbelen (46 noticias)
Visitas:
2191
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.