Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Morillo escriba una noticia?

El Laberinto cruel de la moda Parte IV

17/05/2009 16:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La ambivalencia de la moda

Desde la antigüedad la moda ha sido objeto de diversas corrientes de pensamiento, buscando desde estas los matices y las tendencias, pero si observamos la moda como concepto, veremos que tiene dos caras, una de estas caras se manifiesta como defensora viendo a la moda como forma de enriquecimiento debido a que abre constantemente horizontes nuevos, la otra cara de la moda es la contraria, ve a la moda como factor económico que hace que sea vea a esta como la ocasión de acceder a un status de lujo y una “vida de muelle” (R. König, 1972), que acabará finalmente en el camino de la perdición de las costumbres.

 

La expresión de ambivalencia fue creada por Eugen Bleuler , y utilizada posteriormente por Sigmund Freud en su psicoanálisis. Dicha palabra expresa las dos caras de un concepto, los matices positivos y los negativos.

 

Debido a que nuestros comportamientos están configurados por factores sociales y culturales, no debe de sorprendernos que el deseo de consumir un producto de moda lo veamos como una muestra de libertad de elección hacia nuestro propio yo. Pero a nivel social, la moda es un medio esencial de regulación y de expresión de los seres humanos que viven en sociedad.

La moda ha sido y es uno de los principios esenciales de configuración de las sociedades modernas de masas.

 

Dada la mediatizada libertad que el individuo tiene para elegir y por lo tanto de autorealizarse de cara a los demás, se puede intuir que la moda abarca una esfera mas allá del vestido, por ejemplo, la esfera del erotismo.

 

Dicha esfera ha sido y es en cierta manera sancionada socialmente, pero de gran esencia para la realización del yo, pues en la mayoría de casos nos regimos por el como nos miran para vernos a nosotros mismos. Por lo que podemos deducir que el vestido tiene un carácter ambivalente, resalta el cuerpo para buscar la atracción física del observador, pero a la vez cumple la función de taparlo como salvaguarda del pudor. Cumple una ley que se podría considerar de carácter morboso: Ver sin ver.

La moda no es propiedad exclusiva del vestir, también esta presente en otros aspectos. La moda ha sido y es uno de los principios esenciales de configuración de las sociedades modernas de masas: El consumo, que gracias a su carácter económico representa la capacidad de variación en que la moda se ve sumergida.


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Morillo (9 noticias)
Visitas:
3407
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.