Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elgrumete escriba una noticia?

La victoria

29/03/2010 19:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Victoria sobre el sistema

Muchos de vosotros, habréis quedado acongojados al pensar en la suerte del señor, difundiendo panfletos desde un lugar recóndito. Nada más erróneo. Esa hubiese sido su suerte si no hubiera conseguido el arma de la victoria. ¿Cúal? El arma de la victoria era la visión fantasmagórica y ridícula que ofrecían los energúmenos en sus quehaceres cotidianos. Conseguir esta clara visión de la realidad, significaba constituírse como vencedor. Porque el poderío les venía a los energúmenos del hecho de no ser delatados por nadie. Era evidente que su modo de presentarse y de proceder era grotesto, pero el silencio de todos, hacía posible su descarada puesta en escena, hasta el punto de institucionalizarla con aires de normalidad.

En un principio, el señor, desconocía las reglas del juego, un juego inhumano que no estaba inscrito en sus genes. Los energúmenos, sin embargo, se hallaban en sus salsa, cosa que les permitía dominar la situación con los ojos cerrados. Nunca mejor dicho esto último, ya que carecen de visión intelectual propia.

El verse metido en un “mundo” que no era el suyo, desconcertaba al señor. Por una parte no quería, ni hubiera podido, entrar en la demonizada órbita que se le presentaba. Y, por otra, se hallaba desprovisto de tácticas eficientes para desenvolverse en una esfera enrarecida. Su inocencia le restaba perspicacia, en algo desconocido para él, y eso entorpecía la realización de sus proyectos. Proyectos que, mirado desde otro lado, difícilmente podía conseguir, ya que se negaba a implicarse en las estructuras existentes. Y viceversa, no era respaldado por lo mismo

Así pues, el señor se hubiera quedado en un limbo sin salida, despreciado y segregado, si no hubiera conseguido el arma de la victoria, gracias a su persistente integridad.

Una pantomima no debe asustar a nadie. Quienes intentan infundir temor con muecas varias, seguramente aún no han caído en que estan haciendo el ridículo. Hay que ayudarles, tener constancia con ellos, y acompañarles en un proceso de concienciación de su fantasmagórica existencia.

Delatados y desenmascarados, los energúmenos sólo pueden seguir moviendo la cola por inercia, mientras tú te paseas entre ellos y les das ánimos.


Sobre esta noticia

Autor:
Elgrumete (10 noticias)
Visitas:
2833
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.