Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Guillermo Carmona escriba una noticia?

La sexualidad y la imaginación

30/07/2010 19:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se ha preguntado alguna vez, ¿en que está pensando mi pareja cuando mantenemos relaciones sexuales?

Cuando actuamos en la sexualidad, uno de los elementos claves para la respuesta sexual humana, y sobre todo la que permite establecer mayores vínculos con la excitación, es lo que conocemos como imaginación. Aunque todavía nos falta mucho por conocer de ésta parte tan importante de nuestra naturaleza, ya que los estudios científicos comenzaron a finales del siglo pasado hasta nuestra fecha, podemos definir que la imaginación es un proceso superior que nos permite manipular específicamente toda aquella información que está generada por el mismo individuo y no por los estímulos del exterior o del entorno. Dicho en otras palabras, cuando usamos este recurso, utilizamos todo aquello que nos ha excitado, sensualizado, o que nos permita desarrollar estímulos efectivos para la excitación y que no necesariamente se encuentran en el momento de nuestro actuar sexual. Por todo ello, es frecuente que la persona se interiorice al mantener una relación sexual, tratando de reforzar con elementos que están dentro de su memoria y utilizarlos de forma interna para proporcionar mejores estímulos que contribuyan a un reforzador de la etapa de la excitación. Pero este recurso, también se utiliza en todo el proceso, no importando que muchas veces no tenga forma ni dirección, es decir, que los elementos que se presentan, no requieren necesariamente de tener una imagen determinada, sino que solamente la imaginación utiliza todo aquello que nos proporciona placer. Así, puede ser que un individuo haya tenido una experiencia sexual satisfactoria en una playa hace ya mucho tiempo atrás, y que en su presente al mantener una relación sexual con su pareja, utilice éste recurso de las sensaciones que le dio el momento para proveerse de estímulos sexuales. Claro está, que también se utilizan imágenes en nuestra imaginación que proporcionan resultados efectivos en los mismos términos. Es por todo esto y por el tipo de educación represora que se sigue proporcionando a los seres humanos, por lo que muchas veces nos da temor de ser descubiertos en lo que estamos imaginando al estar realizando un acto sexual. Imagínate que uno de los elementos que quedo grabado como estímulo sexual que pueda ser utilizado por tu imaginación sea una imagen que viste hace algún tiempo en la internet, una mujer vestida con hábitos pero desnuda, posiblemente para muchos una imagen profana, y que en el momento de tu relación sexual acude recurrente, y que tu pareja te preguntara en que estás pensando. Seguramente se puede presentar un conflicto acorde a tu grado de religiosidad personal o de tu pareja, a tus propios conceptos morales o los de tu pareja. Cual sería la reacción de un hombre, si llegara a enterarse que su pareja se está imaginando estar en los brazos apasionados del actor de su preferencia o inclusive del primo o del vecino.

¿Es válido en una relación estable pensar en alguien más?

En muchas ocasiones, la imaginación nos puede llegar a sorprender, haciéndonos llegar imágenes que teníamos ocultas a nuestra conciencia, o que pensábamos haber olvidado. Provocando en el individuo diversas reacciones. Preocupación, excitación, pena, vergüenza, temor, son algunas de éstas reacciones. A mi consultorio han llegado pacientes verdaderamente preocupados, sintiéndose culpables, porque en sus relaciones sexuales se imaginan estar con otra persona, a veces mencionan que sienten estar verdaderamente traicionando a su pareja, se llaman a sí mismos infieles, y consideran el que algo malo les está sucediendo. La realidad es que su imaginación las ha sorprendido de tal forma que se conforma un verdadero cóctel de sensaciones, por un lado es sumamente atractivo y sensual ya que proporciona elementos sublimes y por otro, existe una carga moral que le indica que no debe ser, que es incorrecto e inadecuado. La conclusión es exactamente esa mezcla, de no saber si estoy teniendo una conducta adecuada o no. Es por ello que cuando llevamos a la sexualidad a los terrenos de la moralidad, existen dificultades para entenderla en toda su magnitud. El estudio de la sexualidad científica, demuestra el enorme potencial que tienen los seres humanos en esta área, y lo pone a la disposición para que se entienda claramente los porqué de la propia sexualidad, sin utilizar ningún tipo de parámetro moral o prejuicio.

Quizá la respuesta a la pregunta inicial es: toda persona con una salud mental y sexual, va a tener un uso recurrente de su imaginación, lo que ésta dé como elementos provocadores, son simplemente recursos que no deben afectar la vida armoniosa de ambos participantes. En el entendimiento que estos no se llevarán a cabo nunca. Es decir, que si tus imágenes utilizadas en tu imaginación son con determinada persona, no la iras a buscar para tener relaciones sexuales y así hacer realidad tus fantasías. Ya que de hacerlo, seguramente que no se trataban de elementos de tu imaginación, sino de metas que querías a nivel inconsciente alcanzar y que no te permitías realizar.

Toda persona con una salud mental y sexual, va a tener un uso recurrente de su imaginación

¿Cuando habla de salud sexual, esto quiere decir que es necesario utilizar el recurso de la imaginación?

Lo que la gente no se ha dado cuenta es, que la falta de información o inclusive la información falseada acerca de la sexualidad, va a provocar en el individuo serios trastornos en su propia sexualidad. Si no nos preocupamos por dar la información correcta y libre de cargas morales a los niños y jóvenes, seguramente que seguiremos teniendo una cojera en la adultez porque seguiremos manteniendo los mismos atavismos que nos bloquean en el desempeño de la sexualidad. Tomemos como ejemplo lo que viene ocurriendo en la mayoría de los hogares de nuestro país, cuando se es infante no se le proporcionan los nombres adecuados de la zona genital, se le ponen sobrenombres, algunos hasta ridículos, con el afán de no mencionar los términos correctos, justificando la acción por que suenan “fuerte”, se retroalimentan todas éstas acciones a lo largo de la vida del individuo, los mismos medios, hacen relucir este gran temor basado en la ignorancia, así encontramos conductores de programas, líderes de opinión, religiosos, maestros, educadoras, servidores públicos y muchos profesionales del área de la salud incluyendo médicos especialistas, psicólogos, psiquiatras, psicoanalistas y hasta uno que otro supuesto sexólogo, que no tienen empacho alguno para utilizar de manera reiterativa los motes a las partes del cuerpo humano. A los adolescente se les sigue insistiendo que no deben utilizar a la sexualidad y mucho menos recurrir al autoerotismo (masturbación), no se les explica que van a sentir, ni cómo lo van a expresar, se enfrentan a la maduración sexual con miedos, temores, sentimientos de culpa, sensaciones duales. No se les informa a esa edad, que pueden ser de diferente preferencia sexual. Se les consigna duramente pero no se les orienta. Y cuando se posicionan en la adultez, se les exige que si tienen a una pareja deben ser lo suficientemente capaces de utilizar de forma correcta a la sexualidad. La pregunta es: ¿cómo? Si no han recibido informaciones completas. Si solamente saben lo que medianamente les han permitido o que ellos mismos, bregando con sus sentimientos negativos se han atrevido a experimentar y con muchas dificultades. Es por ello que en nuestro país, existe un enorme número de varones con disfunciones sexuales, o verdaderos torpes en su desempeño sexual; con nuestras mujeres la cosa no cambia, reprimidas, insatisfechas, disfuncionadas, temerosas. Y con éste tipo de seres humanos pensamos que van a ser unos excelentes informadores de la sexualidad cuando se conviertan en padres y formadores de otros. La verdad es que pasan algunos la estafeta tal y cual se las entregaron a ellos y algunos más ni siquiera trataron de mejorar, simplemente hicieron oídos sordos y se mantuvieron al margen, provocando mayores desastres por la indiferencia.

Como siempre sus recomendaciones

La imaginación es uno de los recursos más poderosos con los que contamos los seres humanos en el desempeño sexual, es por ello que debemos comprenderlo y utilizarlo, sin sentir ningún tipo de sentimiento de culpa o negativo, hay que entender que quien está concentrado en el desempeño sexual y utiliza diferentes recursos psicológicos, son todas aquellas personas que no reportan ningún tipo de disfunción sexual y que viven para sí y para su pareja, una vida plena sexual.

Escucha al Dr. Carmona a la Lic. Tathiana Mora y al Psic. Gerardo Castañeda en el programa Sin Censura de lunes a jueves de 8 a 9 de la noche en: www.juventudenradio.com Visita la página: www.sincensura.webpin.com o escribe a: sincensura69@hotmail.com

La imaginación:proceso superior que permite manipular específicamente toda aquella información generada por el mismo individuo


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Guillermo Carmona (44 noticias)
Visitas:
10114
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.