Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Guillermo Carmona escriba una noticia?

La sexualidad de los añosos

14/08/2010 00:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el plano de la sexualidad, se crearon una serie de mitos que invalidaban a toda persona añosa que mantuviera o quisiera mantener una vida activa sexual

Se han buscado desde diferentes ángulos para definir que las personas han llegado a la etapa de la vida que marca las últimas décadas de la existencia de un ser humano. Así encontramos que se les asignan términos como viejos, ancianos, personas de la tercera edad, pero en sexualidad se busco un término que no resultara valorativo pero que objetivamente definiera a ésta importante etapa de la vida. Se utilizó el de añoso, ya que determina que una persona tiene en su historial un cúmulo de años. Curiosamente es también necesario mencionar que si se tenían serias dificultades para mencionar esta etapa, nos podemos imaginar que en el plano de la sexualidad, se crearon una serie de mitos que invalidaban a toda persona que mantuviera o quisiera mantener una vida activa sexual.

Históricamente y casi sin temor a equivocarnos, el ser humano se ha resistido a enfrentarse a la verdad absoluta de que todos vamos a llegar a morir, es por ello que a través del pensamiento, el ser humano, ha tratado de mitigar ésta circunstancia empleando ideas tan románticas como la de la existencia después de la muerte, la reencarnación, el vivir en un estado superior, las diferentes etapas de las vidas, etc. La realidad aunque no agrade, es que sí, nuestra vida es temporal y puede producir éste conocimiento mucha inquietud y ansiedad, ya que no es algo que podamos decidir a voluntad y mucho menos el detener el paso de nuestra historia. Claro, posiblemente me puedan rebatir algunos, mencionando que el suicidio lo hacemos a voluntad y ahí terminamos nuestra existencia, y tendrán razón, pero a lo que me refiero es que no podemos extender más allá de los límites de nuestra propia e individual existencia la vida que nos corresponde, es cierto se puede extender significativamente y mejorar en mucho la calidad de vida en la actualidad. Pero al final, tendremos que aceptar que al igual que todo lo que existe en esta vida tiene un comienzo y también un final.

Pero esto, no debe ser indicativo para seguir insistiendo en parámetros que coartan la vida plena del añoso, porque para muchos el modelo ideal del “viejo” es que sea conformista, inactivo, casi sin opinión propia (debido a que está atrazado de conceptos) y sobre todo alejado lo más posible de toda actividad sexual. Si tomamos a los dos géneros de los añosos, desafortunadamente cada uno de ellos van a tener diferentes presiones que no les permita la actuación sexual. Tomemos en primer término a la mujer añosa. La pasividad sexual no solamente es una exigencia para demostrar que es una mujer cuerda, decente, de principios, sino que además, se le endilgó el mito de que su sexualidad es finalizada con la entrada a su menopausia, que una vez cumplido con la vigilancia, el cuidado y la educación de los hijos, que además se le pidió que los priorizara en primerísimo lugar, se le dice, ahora estás en una etapa que la exigencia es más mística, más mesurada, debes saber controlarte, si es que te llegan algunas necesidades sexuales. Hay algunos que relacionan esas características con la belleza de la añosa, es decir, puedes perder tu belleza externa e interna si se llega a conocer que tienes deseos sexuales y mucho más criticable si tienes una práctica sexual. Recuerdo de una mujer que me decía que se había enojado terriblemente con su madre que vivía con ella, porque la había sorprendido “tocándose” sus genitales en la recámara. Fue tan impactante y molesto que casi había decidido primero correr a su propia madre y tomo la alternativa de mejor buscar ayuda para que su madre se “compusiera”. Ella tenía la plena convicción de que las mujeres no debían tener actividad sexual cuando se convertían en añosas, ya que eso les perjudicaría su mente y su estabilidad emocional. Si para muchos existen esos dos extremos de la mujer añosa, uno la clásica abuelita de pelo recogido canoso, sentada con su chalina, meciéndose parsimoniosamente y siempre con una sonrisa ingenua y bondadosa presta a contar cuentos blancos a sus nietos; el otro extremo simplemente es la bruja, la que sigue teniendo pensamientos impuros y que desprecia y deshonra a los demás de su entorno, con sus actuaciones lascivas. Si lo analizamos, en la sexualidad femenina podemos definir que las remiten a tres estadías de vida: la primera se le dice en la juventud que debe tener cuidado porque puede convertirse en la mujer-objeto que la sexualidad la sitúa como punto de atracción, que puede ser admirada insanamente, y que debe ser cuidadosa de no despertar ni provocar los deseos en los demás. Cuando llega a la edad adulta de mujer-mujer es para vivir por y para los hijos y cumplir en ciertos términos los deseos de su pareja, claro no importando para nada sus necesidades sexuales. Y la tercera etapa mujer-anciana, se espera alejamiento total de la sexualidad.

Las necesidades sexuales en los seres humanos van a permanecer siempre y durante toda la vida del individuo

En los varones, el planteamiento es diferente, ya que de él se espera tanto en la juventud y en la madurez una eficiencia y eficacia sexual, el temor más fundamentado es la pérdida de la potencia sexual, si a ello le agregamos que la sexualidad masculina está sustentada específicamente en la zona genital, la preocupación básica es de no perder con el tiempo la erección. La visión de la gente con respecto a lo que espera del hombre añoso, es que sea apacible, condescendiente, amoroso con los nietos, ejemplo a seguir por ellos. Pero la gente empieza a generar ciertos temores cuando llega a presentir o a corroborar que ese añoso tiene deseos sexuales o práctica en su vida sexual. El temor es el abuso que pueda cometer en contra de uno de los niños. Lo primero que piensa la gente cuando se habla de la sexualidad de los hombres añosos, es que son seres libidinosos, sucios, pervertidos, que debieran utilizar sus pensamientos en otras cosas. Eso me trae a la memoria uno de los casos patéticos que he tenido en mi carrera profesional. Una añosa se presenta a mi consultorio debido a que estaba pasando por un estado de crisis depresiva, la causa: ella era viuda y vivía en su propio domicilio, madre de dos hijos, ya casados cada uno de ellos, sin grandes necesidades económicas, decide un día asistir a uno de esos lugares en donde se reúnen las personas con la misma edad, conoce ahí a un hombre que se encontraba en similares circunstancias, habiendo enviudado el, vivía en su propio domicilio, padre de cuatro hijos, sus dos hijas se daban a la tarea de atenderlo en ciertas necesidades del hogar y en reiteradas ocasiones le habían propuesto el que viviera con alguna de ellas, lo que siempre había declinado por considerar el no ser un intruso en casa ajena y querer tener independencia. Se conocen, se atraen y deciden empezar un noviazgo para probar si realmente era el uno para el otro. Tuvieron relaciones sexuales, se sintieron maravillosamente unidos, y deciden vivir juntos. Cuando él se los informa a los hijos, la respuesta negativa fue contundente. Pero además lo llevaron a una de las casas de los hijos y lo encerraron materialmente en una recámara para que nunca más viera a esa mujer. La consecuencia el muere por la ansiedad y la angustia que le provocó el no ver a su amada y sobre todo no poder tener la oportunidad de darle explicaciones, ella por su lado, sin saber como actuar ni que hacer, termina culpándose ya que cuando le platica a uno de los hijos, éste le dice que para que anda haciendo esas cosas.

Si la sociedad misma no toma en cuenta que las necesidades sexuales en los seres humanos van a permanecer siempre y durante toda la vida del individuo. Si se pierden, no son por la edad, pueden ser causadas por la ignorancia o por ciertas enfermedades o disfunciones, pero cuando hablamos de individuos sanos siempre permanecerán.

Los invito a la conferencia gratuita ¨La pareja y los juguetes sexuales” que se llevará a cabo el viernes 27 de agosto a las 8 de la noche. Aparte su lugar en: 2 11 28 22.

Escuche al Dr. Carmona a la Lic. Tathiana Mora y al Psic. Gerardo Castañeda en el programa Sin Censura que se trasmite vía internet de lunes a jueves de 8 a 9 de la noche por: www.juventudenradio.com

La pasividad sexual no solamente es una exigencia para demostrar que es una mujer cuerda, decente, de principios

Escriba a sincensura69@hotmail.com www.sincensura.webpin.com


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Guillermo Carmona (44 noticias)
Visitas:
8939
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.