Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Pomponio escriba una noticia?

La serena rebeldía

01/12/2009 23:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entrevista realizada a uno de los grandes artistas plásticos de Venezuela: Osvaldo Barreto

Oscuraldo, el hombre de la serena rebeldía, se manifiesta simple como la tarde que trae cadencias del tiempo ausente. Plasmar la personalidad de un ser humano por intermedio de la tinta es una ardua tarea. Tampoco me pondré a descifrarlo, sólo quiero dejar un breve lapso de su vida como ser humano; más allá de su obra pictórica que se muestra tal como es: profunda. Para comprender la fuerza que emerge de sus telas, hay que pararse frente a ellas y dejarse llevar por su búsqueda del misterio a través de la materia.

El ser que vino a este universo el día 13 de septiembre de 1972, en la década del rock sinfónico como él mismo dice, aterrizó en una región del mundo llamado Baruta, en el estado de Miranda, Venezuela. Lugar que nunca conoció porque al nacer, Oscuraldo fue adoptado por un pueblo fronterizo de bellas montañas y ríos de cristales conocido con el nombre de Rubio, la comarca de los puentes. Oscuraldo amaba esa rebelión callejera junto a sus amigos, donde vagar por las tardes en una época donde residía la pureza, eran aventuras de eterna contemplación junto a la naturaleza. Su recuerdo más fuerte que aún persiste en su memoria y creo lo hará para siempre, son los cafetales, el aroma embriagante del café que la planta procesadora del pueblo, ubicada frente a una de las escuelas que asistió, transitaba en el aire como una alquimia ancestral.

Arrancado de aquél paraíso es insertado en la ciudad de San Cristóbal, choque traumático donde comienza su peregrinaje hacia sí mismo. El chico extrovertido y social de la infancia, realiza una mutación revelándose contra una sociedad sistemática que comienza a odiar. La bestia serena que habitaba en su corazón se despierta y surge el cuestionamiento a todas las imposiciones sociales. En Rubio era un vago contemplativo y la ciudad lo obliga a estudiar Diseño Gráfico porque el sistema le dictaba que siendo artista se moriría de hambre. Sin embargo el talento de Oscuraldo explota derramando una savia poderosa sin importarle las consecuencias y podemos disfrutar la fuerza de un artista con una inmensa potencialidad.

Juan Pomponio, Venezuela (2008)

¿Cuándo nace Oscuraldo?

En la adolescencia. Cuando comienzo a odiar las reglas, las normas, la sociedad, la imposición, los esquemas, los estereotipos, la moral, la ética. Y a sentirme a gusto en la sombra. Se traduce como una especie de ostracismo. En la sombra conseguí paz y estar tranquilo de las miradas prejuiciosas. Construyo una cueva interior y allí me refugio en donde nadie puede tocarme y puedo hacer lo que siento. Lo que me venga en ganas. Es la época cuando comienzo a dibujar.

¿Fuiste formado en artes plásticas?

No tuve una formación académica. Con el dibujo agarré una especie de obsesión y lo hacía por catarsis para quitar toda la porquería que tenía por dentro. La sociedad me atormentaba mucho y el dibujo fue lo que me mantuvo vivo. En esa época dibujaba demonios, monstruos. Hice una serie de mujeres desnudas demoníacas. No estudie en ninguna escuela de arte. Era algo natural que fluía. La contemplación fue mi escuela. Dibujaba mucho de la imaginación.

¿El dibujo es algo natural en tu vida?

Nunca he dejado de dibujar. Cuando no tengo nada que hacer dibujo. Como una habilidad que venía de vidas anteriores, una cosa que traía desde mucho antes de nacer. Se da en mí como la maleza. Nace sola. No tengo que cultivarlo. Y sin embargo toda la vida lo he cultivado.

¿La pintura?

Conocí a un tipo que se llama Diego Sarmiento quien me mostró el arte contemporáneo a fondo, las instalaciones, el arte de concepto, los lenguajes y discursos plásticos más vanguardistas; con él conocí el tarot, la numerología, la alquimia, todo esto marca mi obra hasta la actualidad. Conocer eso me cambio la visión del arte, abandonando el dibujo en forma radical, volviéndome hacia la abstracción y la investigación. Me siento un vil copista de la naturaleza, utilizando la tierra que piso, saco los materiales de mi jardín. Uso minerales, azufre, petróleo, arcillas, cal, cemento, carbón. También utilizo una geometría, que contiene una numerología y una ciencia que le pertenece más a la naturaleza que al hombre. Cuando pinto solo trato de comprender los mecanismos de la naturaleza.

Cuando hablamos de arte nadamos en la superficie pero nadie conoce el fondo del mar

¿Usarías tu pintura para mejorar al sistema social?

Uso la pintura para poder comprender pero como pintor no tengo ninguna intención de salvar a la sociedad. No creo en los artistas que dicen que van a salvar al mundo cuando a duras penas pueden salvarse a si mismos. Nunca creí en el sistema social y no me interesa salvar algo que prefiero que no exista.

¿Tenemos salida como sociedad?

He perdido mucho la fe. Para ser sincero, y esto es algo que casi nunca digo, tengo una tendencia anti-humanista. Creo que el humanismo corrompió a la humanidad y la condujo a un extremismo estùpido de medir todo según el bien o el mal. Siempre con la estùpida moral y la ética de por medio. Pienso que el ser humano tiene que aceptarse tal como es, con sus ángeles y sus demonios, su luz y oscuridad. Y esta sociedad castradora está lejos de aceptar una idea como esa. La libertad que proclama esta sociedad es una libertad para esclavos. Yo siento que dentro de mi pesimismo la humanidad no tiene salida. Hoy me duele más lo que le pasa al planeta que a la humanidad. Pero creo que la humanidad, sin embargo, soy optimista que vamos a sobrevivir como las cucarachas, a cualquier hecatombe provocada por nosotros mismos.

¿Cuál es la finalidad del arte?

Una finalidad ulterior de origen casi divino que va mucho más allá del entendimiento de la sociedad e incluso de los mismos artistas. El que dice que es un experto en el arte es un mentiroso y además cómo pueden los artistas decir que son dueños de sus ideas como si supiesen de dónde les llego la idea, es algo que nadie sabe. Todos somos una especie de mediadores para que algo suprahumano venga a la humanidad y sea entendido pero la humanidad no le presta atención a estas cosas y cuando lo hace es de manera muy superficial. Cuando hablamos de arte nadamos en la superficie pero nadie conoce el fondo del mar. El ego no nos deja ver la finalidad del arte. Creerse un artista es un error. Siempre que contemplo un atardecer siento que como artista lo único que hice fue el ridículo. Si la humanidad se dedicara a contemplar la naturaleza no tendríamos la necesidad del arte.

¿La creación es un acto de posesión?

Creo que el ser humano peca de orgulloso cuando habla de libre albedrío. Creemos que somos. Prefiero ver a la raza humana como una especie de tamiz, como algo que filtra. El ser no ha sido ni medianamente vislumbrado ni siquiera por los grandes filósofos porque el término posesión también implica el Yo y ahí nos separamos del universo.

¿Buda?

Entendió un poco más que los demás y quiso compartirlo de la mejor forma pero la estupidez humana lo único que supo hacer de eso fue la religión siguiendo tan drogados como siempre.

¿Jesús?

Demasiado optimista. Nos dio una oportunidad que nunca entendimos y con la religión lo convertimos en el ser más perverso de la historia. Si yo fuera Él, no volvería.

¿Tiene sentido esta entrevista?

Tiene el mismo sentido que el que pinta un paisaje y se pierde de vivir el paisaje.

¿Entonces para que la hacemos?

Para seguir subrayando la estupidez humana comprando un ticket directo al país del egocentrismo. Donde seguiremos deleitándonos con colores alucinantes que no dicen nada.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Pomponio (10 noticias)
Visitas:
7118
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.