Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

La República inverosímil

14
- +
10/10/2020 07:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La confluencia de los partidos dinásticos amenaza con trasformar en anécdota la anunciada iniciativa de Unidas Podemos de instaurar la República, atendiendo al agotamiento social del ciclo de rebeldías del 15M y la irrelevancia de su condición de socio menor del Gobierno de Coalición

 Antes de  referéndums constitucional  de 1978 que refrendó el actual modelo de Estado hubo  decisiones políticas que fueron   fundamentales para la legitimación popular de la monarquía

Concretamente la comparecencia que el 16 de abril de 1977hizo Santiago Carillo y la  plana mayor de su partido, ante los medios  de comunicación  para anunciar que desde las filas comunistas se aceptaba  el nuevo ordenamiento político de país, tanto en lo relativo a la bandera roja y gualda como demás símbolos  del Estado,  y en la que añadía además que el PCE reconocía  al Rey como tal, dándose la paradoja  que ese  pronunciamiento se daba  un par de años después de incluir la  imagen del monarca   en la portada del clandestino Mundo Obrero correas de trasmisión del partido, donde le adjudicaba el papel de  marioneta  del  Franco.

Desde entonces, en todas las proclamas y manifiestos desde  el PCE no aparece   mención alguna al restablecimiento  de la República como exigencia  para la recuperación de la democracia, denotando con ello  que   pesaba más  el miedo a su exclusión del nuevo escenario político  que su fortaleza ideológica

Pero  la  despreocupación comunista  por la República es mucho anterior al hipotético cambio de régimen, pues  desde 1956 en el exilio no consta referencia alguna que sitúe a   la misma como  parte de su objetivo inmediato, más bien con el paso del tiempo se percibe una renuncia tácita  que  llega al extremo de hacerla invisible  con la postulación  de  aquel  “cambio  político”.

Resultando por tanto probado que en contrapartida a su legalización como partido  no dudaron en hacer  renuncia expresa de aquella República que ya tenían aparcada,    como así indica su  total acuerdo con el párrafo tercero del artículo primero de la nueva Constitución, que establece la Monarquía parlamentaria como forma política del Estado; siendo especialmente enérgica la defensa  sobre la corona hecha  por   Jordi Solé-Tura, que como ponente constitucional de los comunistas, no dudó en defender   que la línea divisoria principal estaba entre la democracia y sus enemigos,  para añadir a renglón seguido  que   "querer la República, hoy, con todas sus consecuencias, significa luchar por derrocar la Monarquía".

Pero si por aquel entonces la monarquía Juan carlista encontró un defensor insospechado en el emblemático dirigente  del  PCE, cuatro décadas después las camadas de reemplazo formadas en la Unión de Juventudes Comunistas, defienden una pulsión republicana que parece estar ganando peso entre la sociedad mayormente opuesta  a la continuidad  de una  monárquica cada vez más  deteriorada y discutida.

Tampoco es sustentable que esa izquierda antimonárquica intente alcanzar su meta patrocinando la Constitución del 78 como piedra angular de su objetivo

Un desapego popular que se mantuvo inclusive tras la abdicación en favor de Felipe VI en junio de 2014, e hizo que el CIS, centro de estudios sociológicos, ante el negativo resultado de  las encuestas decidiera en abril de 2015 suspender   las preguntas    sobre la monarquía , última vez que la ciudadanía fue consultada, lo que no hace más que arrojar dudas sobre una percepción que se intuye negativa, agravada con  la espantada protagonizada por  rey emérito tras el episodio de su presenta corrupción actualmente en  manos de la fiscalía.

La monárquica  se ganado  su descrédito por mérito propio, y es por eso que serán inútiles todos los esfuerzos  por sostener los pilares de la institución como garante de la actual forma de gobierno, o levantar un cortafuegos para salvarla.

Que a la vista  de  tan  degradante coyuntura la izquierda  promueva  la instauración de la república es un ejercicio de honestidad política que en modo alguno debe  crear alarmismo  y mucho menos alentar censura entre sus detractores, pues lo peor que le puede ocurrir al país  es seguir sumido   de la inestabilidad inducida  por la  pecaminosa deriva de la realeza,   toda vez que  las instituciones políticas tienen sentido de continuidad  si son útiles para la ciudadanía  y tal principio de utilidad  para nada se garantiza a tiempo presente.

No siendo de recibo asociar  la percepción de la  «república» con  el desconcierto  y  el  caos, en interesada  rivalidad con el otorgamiento  de ejemplaridad  y virtuosismo  dedicado  a  «monarquía parlamentaria », pues tal proceder es una arbitrariedad  utilizada con la intención de  sustentar  tendencias  preestablecidas, aún  cuando  la realidad de los hechos pinta al revés, por cuanto las vecinas  repúblicas de nuestro entorno próximo, como Portugal, Italia, Francia o Alemania nada tienen  que envidiar en estabilidad a los regímenes monárquicos de los países del norte.

Siendo contrastable  que los presidentes de la república aportan  mayor  consistencia y solidez  al desempeño de la actividad política, aspecto  que sumado al cúmulo de despropósitos que acompañan el turbio proceder de la  casa real refuerza  la ruptura con una monarquía  que por su perniciosa deriva  no puede ofrecer más que pobreza, injusticia y corrupción.

Ahora bien tampoco es sustentable   que esa izquierda antimonárquica  intente alcanzar su meta patrocinando  la Constitución del 78 como piedra angular de su objetivo,   cuando es harto sabido  que  su contenido es quien refrenda la condición jerárquica de la corona


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (445 noticias)
Visitas:
473
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.