Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

La primavera árabe

21/04/2011 02:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

David Kilgour *

Los sucesos en Medio Oriente y África del Norte tienen causas similares a lo que ocurrió en la década de los 70 en América Latina, África subsahariana y después de 1989 en Europa Central, Oriental y la ex Unión Soviética. Muchos extranjeros caen en el anticuado estereotipo de que la mentalidad y el corazón árabe son antioccidentales, pasando por alto la ira justificada hacia sus propias dictaduras.

David Kilgour estuvo nominado al premio Nobel de la Paz 2010. Abogado canadiense de derechos humanos (Cortesía David Kilgour)

El desempleo, la corrupción, la brutalidad contra manifestantes pacíficos, la incompetencia, todas juegan su papel en cada ola de democratización desde los años 70. Lo que se ha denominado el "autoritarismo internacional" ha tenido reveses importantes entre los 340 millones de árabes, con la ayuda de noticias por internet, Facebook, Twitter y la cadena de televisión árabe Al-Jazeera. Los apologistas de Muamar Gadafi, por ejemplo: Mugabe en Zimbabue, Chávez en Venezuela y los medios estatales del partido comunista chino, todos miran por su propio interés.

Túnez

Quién hubiera previsto que el suicidio de Muhammad Bouazizi, de 26 años, graduado universitario a quien la policía le negó el derecho de vender verduras en la calle de su ciudad, desataría protestas entre los tunecinos y en toda África del Norte. Veintitrés años de indiferencia del presidente Ben Ali hacia la mayoría de los tunecinos se convirtieron en el factor clave para el colapso de su gobierno.

Los tunecinos siempre han tenido la reputación de ser unos intelectuales moderados y educados. La tercera parte de la población tiene acceso a internet, dos millones de personas con cuentas de Facebook, crean un incremento en las comunicaciones, lo que inspira una vida más plena. Lo que parece inherente al ADN de la familia humana es el entusiasmo por la vida, la libertad de pensamiento y de expresión, combinado con el espíritu de supervivencia, instintos creativos y emprendedores. Los seres humanos son como las águilas que quieren volar, explorar y sentir el viento bajo sus alas. Un correo electrónico captura el estado de ánimo nacional: "Las almas del pueblo de Túnez se están quemando". Cuando los militares, evidentemente, desafiaron las órdenes de disparar en contra de los manifestantes, el régimen estaba acabado.

Egipto

Hosni Mubarak, probablemente puso en marcha la revolución democrática en Egipto cuando intentó que su hijo, Gamal, lo sucediera en la presidencia. Las protestas en la Plaza Tahrir estaban encabezadas por una alianza de grupos laicos, entre ellos Mohamed El Baradei, un Nobel de la Paz, con la Hermandad Musulmana en segundo plano. Sus esfuerzos disciplinados por mantener una oposición no violenta inspiraron al mundo. El ejército, midió el apoyo de la oposición y sus intereses a largo plazo, y se mantuvo leal con los ciudadanos.

Dennis Ignatius, el ex Alto Comisionado de Canadá en Malasia, dijo: "Durante más de dos semanas, los egipcios salieron a las calles para exigir la libertad y el fin de décadas de tiranía. Fueron asesinados, golpeados, intimidados y encarcelados, sin embargo siguieron su camino, su cantidad se incrementó con cada nuevo intento de silenciarlos o romper su voluntad. Estaban buscando los mismos derechos básicos que, Occidente siempre ha insistido, son patrimonio innato de todo ser humano."

Bahréin

El periodista estadounidense, Tom Friedman, ofrece una perspectiva interesante de Bahréin:

"Mientras Facebook ha hecho frente todo el tiempo con Egipto, Túnez y Bahréin, no olviden Google Earth...El 27 de noviembre de 2006, en vísperas de las elecciones parlamentarias de Bahréin, el Washington Post publicó un informe: "Mahmud, que vive en una casa (con toda su familia completa), dijo que se frustró cuando vio Bahréin en Google Earth y vio grandes extensiones de terrenos vacíos, mientras decenas de miles principalmente chiitas pobres fueron apiñados juntos en pequeñas y densas áreas. 'Somos 17 personas reunidas en una pequeña casa, como mucha gente en el distrito sur', dijo. Vio en Google que hay muchos palacios y cómo Al-Califas (la familia Sunni gobernante) posee el resto del país."

Mientras las protestas aumentaban, el rey vergonzosamente abrió fuego en contra de los manifestantes pro-democracia, cientos resultaron heridos o muertos. Bajo la bandera de la aplicación errónea del Consejo de Cooperación del Golfo, los saudíes trasladaron tropas a Bahréin, diciendo que era para contrarrestar la influencia iraní. En realidad era para acabar con las aspiraciones democráticas allí y en Arabia Saudita.

Las protestas callejeras en Túnez, Egipto y Bahréin ayudaron a encender a las de Libia, Argelia, Irán, Jordania, Marruecos, Siria y Yemen.

Libia

La Responsabilidad de Proteger (R2P), doctrina aprobada por Naciones Unidas, aplicable cuando los regímenes se vuelven contra sus propios ciudadanos, se está poniendo a prueba en Libia, el resultado final es incierto, pero debe tener éxito.

Sabemos que han sacrificado a muchos habitantes de Bengasi, cazados como a "ratas" puerta por puerta según el coronel Gadafi, si la OTAN y las aeronaves francesas no hubieran atacado a los mercenarios, en su mayoría contratados para matar, hubieran avanzado por la ciudad.

También parece claro que si Gadafi mantiene el poder en Trípoli, probablemente tratará de volver a su papel de "perro loco" como en el atentado de Lockerbie y el terrorismo internacional de años anteriores. Hay que encontrar en las resoluciones 1970 y 1973 del Consejo de Seguridad medidas para proteger a los libios e incrementar la presión en aquellos que están alrededor de Gadafi para acabar con él y su familia. Le Monde indica que la Unión Europea, y con suerte con el apoyo árabe, espera poner en marcha una misión humanitaria para ayudar a los 300, 000 habitantes de Misrata. Se necesitaría apoyo militar, pero la Resolución 1973 autoriza ayudar a la población civil con "todos los medios necesarios."

La naciente democracia

La mayoría de los árabes quieren y están dispuestos a luchar por la libertad. Muchos gobiernos occidentales y empresarios suponen que lo mejor es trabajar con los dictadores. Es un recordatorio poderoso de que todos, independientemente de la cultura o creencias religiosas, aspiramos a determinar cómo seremos gobernados.

Jeremy Kinsman, ex jefe de la Misión de Canadá en 15 países u organizaciones, incluso la Unión Europea y Rusia, y el principal autor del Manual de Diplomáticos para el Apoyo y Desarrollo de la Democracia (https://www.ccd21.org), escribió recientemente sobre el mundo árabe:

"No existe un modelo único de democracia. Cada trayectoria es diferente, depende de tradiciones y buena disposición. Para mantener la aceptación popular, la democracia debe entregar otros resultados esenciales: Transparencia, equidad, justicia y progreso económico compartido adecuadamente."

Para los 33 miembros de la Liga Árabe, todos de mayoría musulmana, un problema importante en términos de gobernabilidad democrática será la manera de aplicar el mandato del Corán "mandar correctamente y prohibir mal."

Cuando Indonesia, la mayor democracia musulmana, celebró elecciones parlamentarias en el 2009, declinó el apoyo a los partidos extremistas. La mayoría de los votantes parecían preocupados por un buen gobierno, empleo y crecimiento económico. En general, decayó el apoyo a partidos fundamentalistas. Del mismo modo, en las elecciones de 2008 en Malasia, la mayoría votó por los partidos que prometieron un buen gobierno. Los que tenían agendas puramente religiosas no tuvieron éxito. Los electores, dos tercios de los cuales son musulmanes, rechazaron rotundamente al partido en el poder en cuatro estados importantes.

Conclusión

Cuando los europeos se levantaron en contra de los comunistas en 1989, los occidentales se apresuraron a animarlos. Cuando los monjes birmanos encabezaron las protestas contra los gobernantes militares del país en 2007, los animamos e insistimos en que los generales tenían que irse. Cuando los gobernantes de Irán lanzaron una sangrienta represión contra manifestantes pacíficos después de las fraudulentas elecciones presidenciales de 2009, exigimos que los responsables fueran sancionados.

No se habló de transición. No era regresar a los tiranos para que supervisaran el avance hacia un futuro democrático. No hubo indicios de que de alguna manera la presión de la gente por cambiar sus vidas no la preparara para un gobierno decente. Entendimos que las transiciones, después de años de tiranía, serían asuntos llenos de problemas. Esperábamos que se cometieran errores. La democracia es, después de todo en todas partes, un trabajo de progreso constante. Pero creemos que la libertad debe prevalecer y que la democracia es una fuerza imparable.

Es el avance que hemos estado esperando, una respuesta al islam radical que no creía que vendría. Deberíamos estar contentos de que la democracia y la libertad hayan movilizado a los pueblos árabes. Occidente no debe elegir la seguridad del status quo con el pretexto de la "estabilidad" sobre la libertad y la democracia genuina.

No debemos permitir que el miedo al islam radical nos impida apoyar a las nacientes democracias árabes. Ni tampoco comprar esos sofismas de tiranos egoístas de que la única manera de contener al islam radical es a través de la dictadura. Hay una mejor manera, el camino de la libertad y la democracia, eso es lo que todos los pueblos del mundo árabe están eligiendo. No se les puede dejar solos ni esperando en vano el apoyo de los pueblos libres de todo el mundo.

De ello se deduce que esté firmemente a favor de la promoción de la democracia como un componente clave de la política exterior y el desarrollo de todos los países donde la educación para todos, el estado de derecho y la igualdad de todas las personas se respeten como principios constitucionales.

Samuel Huntington tenía muchas cosas equivocadas en su noción del "choque de civilizaciones". Una de ellas fue no comprender que la dignidad humana es esencialmente indivisible en el mundo de hoy.

*David Kilgour fue diputado federal de 1979 al 2006 en el Parlamento Canadiense. Además fue Secretario de Estado para Asia-Pacífico, América Latina y África. Actualmente se dedica a causas humanitarias y a la Defensa de los Derechos Humanos y fue nominado al Premio Nobel de la Paz 2010.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1012 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
3806
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.