Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Orinfonfalo escriba una noticia?

La Noticia

13
- +
25/10/2019 20:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un lindo cuento sobre un lugar tranquilo y apacible, pero con las realidades de la vida

La casa se encontraba ubicada a orillas del lago a unos 15 km del pueblo de Tosca Gruesa. Era una cabaña de troncos con grandes ventanas rodeada de pinos. Desde su sala se podía ver las olas del lago golpeando la escollera. Cuando soplaba viento desde el lago, las gotas de agua solían salpicar las ventanas, y el viento producía extraños silbidos al acariciar los perfiles de las ventanas.

Sonia estaba en la cocina preparando la cena. Cada tanto miraba el reloj, esperaba a su esposo que estaba trabajando. Estaba feliz y ansiosa, pues tenía una gran noticia para su esposo. Pero el tiempo no pasaba y el reloj parecía no avanzar. Siendo las 18hs, ya con la mesa preparada para dos y  habiendo terminado una de sus comidas preferidas, decidió recostarse en la mecedora frente a la ventana. Tenía una vista privilegiada, se podía ver el sol ocultándose sobre el lago. La tarde estaba calma, el lago, sumido en una quietud como nunca se veía. Las gaviotas estaban ausentes, solo se escuchaba de fondo el tic tac del viejo reloj de la pared. El chirriar de la mecedora en el piso de madera marcaba el ritmo. En medio de tanta tranquilidad Sonia se relajó, y se adormeció. Su gato Teddy, se echó a su lado, entre la mecedora y la chimenea donde se quemaba un viejo tronco de acacia húmedo. Había pasado un buen rato,  pues ya era de noche. En la cabaña, la única luz, provenía de las  llamas en la chimenea.

Afuera brillaba la luna, se había levantado viento y escuchaba las olas golpear en las rocas de la escollera. Hacia frio. Sonia seguía dormida hasta que fue violentamente despertada por Teddy. Una chispa de la chimenea había atravesado la rejilla de protección y le había impactado en el lomo del gato. Teddy pego un salto y maulló. Huyo desesperado, y se dirigió por la escalera a la parte superior de la cabaña. Sonia se asustó,  se incorporó y se preguntó porque su esposo aún no había llegado, comenzó a preocuparse, se incorporó y fue a ver la hora. El reloj marcaba 11:55hs. Era muy tarde. Su esposo a más tardar llegaba a las 21hs. Pero se tranquilizó, quizás había tenido alguna reunión y se le había hecho tarde. Se dirigió a la cocina por un vaso de agua, y cuando paso por la ventana que daba al camino, vio unas luces rojas y azules que titilaban. Continuo a la cocina, tomo agua y un poco más despabilada pensó Juan nunca vino tan tarde, Juan no tiene reuniones que lo demoren. La preocupación la volvió a invadir. Al retornar a la sala, vio que las luces se acercaban por el camino. Se detuvo frente a la mesa, tomo la botella de vino y la abrió. Se sirvió una copa, la probó y pudo sentir un sin número de sensaciones. Se sentó en la silla y comenzó a pensar y hacer conjeturas sobre el retraso de Juan. No le cerraba. De repente, escucha el ruido de un auto llegando a la cabaña, las  luces rojas y azules titilantes no tardaron en entrar a la cabaña por los ventanales.

El patrullero se detuvo a escaso metros de la entrada de la cabaña, y un oficial excedido en quilos bajo, y luego de acomodarse el cinturón, se dirigió a la puerta de entrada, se quitó el sombrero al que acomodo bajo un brazo, y con la otra mano golpeo la puerta.

Sonia se incorporó rápidamente, camino hacia la puerta, la abrió y vio al oficial parado ante ella.  El oficial le dijo:

-          Buenas noches, señora. Soy el oficial Pedro Baez del condado de Tosca Gruesa.

-          Buenas noches, saluda Sonia.

-          Es usted Sonia Garcias?, continúa el oficial.

-          Si oficial. Respondió Sonia

-          Es usted la señora de Juan Rodriguez?

Sonia comienza a impacientarse y responde, pero ahora con voz temblorosa

-          Si oficial. Que pasa?, Paso algo con Juan?

El oficial hace una pausa toma el sombrero con las dos manos y le dice:

-          Me temo que le traigo malas noticias. Hubo un accidente en la interestatal y su esposo ha fallecido.

Sonia sintió que se le aflojaban las piernas, se le humedecieron los ojos y segundos después rompió en llanto. Su angustia era tan grande que no podía respirar, se ahogaba, se agacho y comenzó a toser, al incorporarse se dio cuenta que estaba en la mecedora, que nunca se había levantado y que todo había sido un mal sueño.

Le costó recuperarse no podía parar de toser. Se incorporó lentamente, y fue cuando noto que la sala estaba oscura, y que Teddy huía del lugar subiendo la escalera. Solo las llamas de la chimenea generaban algunas tenues sombras. Luego de encender la luz miro al reloj que marcaba las 11:55hs. Se dirigió a la cocina para tomar agua y vio por la ventana lateral que se acercaba un auto con luces rojas y azules titilando. No tuvo que esperar a que el oficial golpeara la puerta para saber de qué se trataba.


Sobre esta noticia

Autor:
Orinfonfalo (1 noticias)
Visitas:
267
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.