Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

La negra fernanda

28/06/2010 14:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la sala de las libertadoras de la universidad andina

En el elegante Salón de las Libertadoras de la Universidad Andina Simón Bolívar se encuentra, en un vitral multicolor, el rostro de Fernanda Barriga, cuya presencia histórica la advirtió Gabriel García Márquez en la novela biográfica de Bolívar, el General en su Laberinto. Hasta entonces había pasado inadvertida para historiadores y biógrafos.

De la Negra Fernanda, como se le conoce a Fernanda barriga, García Márquez dijo, para destacar la gran capacidad con la que administró la cocina del derrotado y agónico Libertador en Santa Marta, que “a Fernanda no le alcanzaban los ímpetus y el buen humor para atender a tantas solicitudes de comida a las horas menos pensadas”.

Fue la única mujer que acompañó a Bolívar en la comitiva que salió de Bogotá, el 8 de Mayo de 1830, rumbo a San Pedro Alejandrino, lugar donde, siete meses después, falleció el Libertador una vez que pronunció la famosa sentencia, “he arado en el mar”. Bolívar prefirió la compañía de su inteligente y fiel cocinera a la de Manuelita Sáenz, a quien se le ha elevado, recientemente, a los altares cívicos del Ecuador en forma desproporcionada. Es cierto que se destacó por su valentía y su gran capacidad de influencia sobre el Libertador. En la Batalla de Ayacucho, junto a Sucre, demostró lo que era capaz de provocar como combatiente. Sin embargo, beatificarla y santificarla cívica e históricamente es una exageración.

La vieja, fea e inservible Negra Fernanda, como se había descrito ella misma cuando consoló al afligido y agónico Bolívar, no fue, en 1830, ni vieja, ni fea ni inservible. No tenía más de 23 años, su rostro, a decir de los historiadores, era especial y dulce, se trataba de una afroandina peculiar, oriunda del Valle del Chota. A veces, para molestarla, Bolívar le llamaba Fernanda Séptima, en memoria del monarca español.

Comentó el Rector de la Universidad Andina, el historiador Enrique Ayala, al explicar la proyección del Salón de Las Libertadoras a estudiantes y a profesores de las maestrías que se imparten en la Universidad, que la Negra Fernanda vivió alrededor de 100 años, de tal manera que, ya anciana, vivió de cerca los hechos de la Revolución Alfarista y, ante los pocos que le creían, proclamaba que fue la cocinera de Simón Bolívar, a quien, para tratarle de sus recurrentes dolencias estomacales, le preparaba bebidas y comidas especiales.

Comparte un lugar estelar junto a manuela saénz, rosa campuzano, manuela canizares

Según relata García Márquez, echaba aceite de oliva a las lentejas, convencida de que era bueno para los males de pecho del Libertador.

Comparte el Salón de las Libertadoras, entre otras, con Manuela Sáenz y Rosita Campuzano, quienes dejaron a sus consortes y pretendientes de Quito y Guayaquil para unirse a los generales Bolívar y San Martín, y, por intermedio de ellos, atizaron el fuego de la Independencia.

También se encuentra a la Negra Fernanda junto a la célebre Manuela Cañizares, aquella valiente y visionaria mujer que albergó en los salones de su casa, el 9 de agosto de 1809, a los conspiradores del golpe independentista. Dicen los historiadores que si Manuela no hubiera reprendido a los que flaqueaban, la Revolución Libertaria del 10 de Agosto probablemente no hubiera ocurrido ese día.

Cuatro mujeres idealistas, talentosas y valientes, nacidas en el Departamento de Quito, labraron, cada una a su modo, el camino para la Independencia.

La Negra Fernanda, a diferencia de las demás, tuvo el privilegio de acompañar al Libertador en el trance más difícil de su vida, cuando se conjugaron la ingratitud ciudadana y la traición política, obligándole a abandonar Bogotá.

¿Qué habrá cruzado por la mente de la Negra Fernanda cuando la comitiva que abandonaba Santa Fé de Bogotá, con Bolívar en condición de fugitivo, fue objeto de hostilidades e, inclusive, de injurias en contra del Libertador pintadas en las paredes de los conventos?.

El día en que murió Simón Bolívar se le atribuye a la Negra Fernanda haber dicho, con extrema humildad, lo siguiente: “con lo que le han gustado las mujeres a ese pobre huérfano, no puede morir sin una sola en su cabecera, así sea vieja y fea y tan inservible como yo”.

Estuvo junto a simón bolívar en sus últimos días


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
15540
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.