Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

La Nascar desde el Cockpit

05/09/2010 23:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando un aficionado al futbol, al baloncesto, o al tenis ve un partido, en directo o por televisión, enseguida puede identificar las habilidades de los mejores jugadores, diferenciándolos del resto. Cualquier aficionado, desde el que ve su primer partido, hasta el que ha pasado su vida siguiendo ese deporte, es capaz de reconocer a los jugadores más destacados, los de mayor calidad técnica.

En cierto modo, un piloto de la NASCAR es tan bueno como el coche que pilota. Cuanto mejor es el equipo en el que está, mejor es su coche, y mejores son sus resultados. Pero cuando está dentro del coche, y no vemos lo que hace, ¿cómo podemos identificar su talento? ¿Cómo juzgamos las habilidades de un piloto capaz de conducir un buen coche, que no tiene por qué ser el más rápido, hasta el victory lane?

La manera más simple de evaluar el talento de un piloto de la NASCAR es echar un vistazo a las estadísticas de resultados, y ver quienes han logrado victorias en distintos tipos de circuito – pistas cortas, intermedias, circuitos ruteros y superspeedways. Cada tipo de pista es completamente diferente, y necesita habilidades distintas para ganar. Es muy habitual encontrarnos con pilotos que obtienen buenos resultados en un tipo de pista, pero que no lo hacen demasiado bien en otras. Pilotos veteranos como Tony Stewart, o Jeff Gordon, han demostrado que pueden ganar en cualquier tipo de circuito, mientras que los grandes especialistas actuales en circuitos ruteros, como Juan Pablo Montoya, Marcos Ambrose o Max Papis, no llegan a terminar en el victory lane en los circuitos ovales.

Los pilotos con un talento superior, como Gordon, Stewart, o el actual campeón Jimmie Johnson, han demostrado ser capaces de ganar en todo tipo de circuito, y por eso han sido campeones de la Sprint Cup Series.

Un poco más complicado es identificar el talento de un piloto por la forma en la que conduce el coche. Un piloto capaz de rodar tercero con un coche no lo suficientemente bueno como para rodar entre los 12 primeros, tiene el mismo mérito que el piloto que lidera la carrera. Entonces, ¿cómo hacer una lista de los pilotos que están dando lo mejor de sí mismos con la máquina en la que van sentados?

Una buena manera de empezar es con los reinicios. Los pilotos con reglajes bien ajustados no tienen demasiados problemas para volver a ganar velocidad con neumáticos fríos. Por el contario, un coche con algún problema de ajuste, será muy vulnerable en las primeras curvas tras un reinicio. La dificultad de manejo del coche requiere más pista para operar, más espacio para maniobrar. Un piloto sin el talento suficiente puede terminar chocando contra otro coche metido entre el tráfico, mientras que otro con mejores habilidades puede medir los tiempos, dejar que el tráfico se estabilice, y entonces ajustar la entrada en las curvas y emplear partes de la pista para manipular la personalidad del coche, que permitirán al propio piloto sobreponerse a las carencias del coche.

Otro gran indicador del talento de los pilotos son los neumáticos. Se puede identificar mejor la calidad del piloto cuando emplea neumáticos duros, en lugar de otros más blandos. Las gomas blandas benefician un estilo de pilotaje particular, en carreras con muchas neutralizaciones, que permiten disponer de neumáticos nuevos a menudo. Por otra parte, los neumáticos más duros son incómodos, y requieren mucho talento para sacarles el máximo partido posible en stints más largos.

Por último, el COT nos ha facilitado el trabajo de diferenciar el talento de los pilotos, no tanto por las cosas nuevas que tiene, sino por lo que carece. El nuevo modelo no tiene el grip que tenía el modelo anterior, por lo que los pilotos deben pelearse con el volante en cada vuelta. Además, las características del COT han igualado mucho la competición, ya que los coches de diferentes equipos son mucho más parecidos de lo que han podido ser nunca anteriormente.

Observando las manos del piloto que rueda en cabeza, moviendo el volante de izquierda a derecha durante las más de tres horas que dura una carrera, podemos ver realmente que los pilotos de la NASCAR son auténticos atletas. Lógicamente, los pilotos no están sometidos a los mismos regímenes de entrenamiento que los futbolistas o los jugadores de baloncesto (Juan Pablo Montoya es la viva imagen de ello), pero también es cierto que estos últimos no se someten a las altas temperaturas que sufren los pilotos dentro del cockpit, compitiendo durante más de tres horas contra otros 42 participantes a altísimas velocidades, teniendo que tomar decisiones que, en caso de ser erróneas, pueden resultar desastrosas. Un pequeño error puede provocar un gran desastre.

Los grandes pilotos cometen muy pocos de esos errores, encontrando los límites del coche y operando en esos límites durante toda la carrera.

Vista desde el cockpit, la NASCAR se ve diferente.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
6383
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.