Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Isaac Chavero escriba una noticia?

La mama tuberosa

01/09/2009 09:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hemos realizado una entrevista al Dr. Emilio Moreno sobre la solución quirúrgica a las mamas tuberosas, una malformación del pecho femenino. El Dr. Emilio Moreno es cirujano plástico de la Unidad de Cirugíaa Plástica, Reparadora y Estética del Hospital Quirón de Madrid. La unidad a la que pertenece está especializada en la cirugía mamaria, siendo la corrección de la mama tuberosa una de las mas exitosas.

Dr. Emilio Moreno, ¿Qué es una mama tuberosa? ¿Es frecuente?

El término mama tuberosa, mama tubular o pecho tuberoso, hace referencia a la forma que adquiere la mama, cuando se produce su desarrollo en la adolescencia; dicha forma se caracteriza por un desarrollo insuficiente de la parte inferior de la mama, en muchos casos hay un cierto grado de caída de y herniación de la areola con un diámetro excesivo de la misma.

Existen diferentes grados, desde algunos casi inapreciables hasta otros realmente dramáticos. La causa; es un aumento de la densidad del tejido mamario y subcutáneo, en el surco submamario, formándose una banda de constricción o brida, que impide el normal desarrollo de la mama en sentido inferior; la consecuencia de esto, es que la mama crece solo hacia delante con la consiguiente caída de la mama y/o herniación de la areola, junto al insuficiente desarrollo de la parte inferior del pecho.

La Mama tuberosa, es el tipo más frecuente de una serie de malformaciones de la mama, conocidas en conjunto como Anomalías de la base de implantación. En nuestra práctica clínica, podemos afirmar que en no menos del 20-25% de las mujeres que consultan para aumento de mama o mastopexia, encontramos algún grado de anomalía de base de implantación, siendo la mama tuberosa la más conocida por las pacientes.

¿Cómo se solucionan quirúrgicamente las mamas tuberosas?

La corrección de la mama tuberosa, exige la realización de una remodelación glandular completa durante la cirugía. Dicha remodelación comienza con la reducción del diámetro de la areola y termina, con la fragmentación de la banda de constricción o brida en el polo inferior de la mama, para permitir la distensión cutánea y el desarrollo de la parte inferior de la mama.

En la mayoría de los casos el procedimiento se completa con la implantación de una prótesis anatómica, que además de aumentar el volumen de la mama ayuda en la remodelación de la misma, especialmente a nivel del polo inferior.

Las pacientes, han denominado a esta cirugía "la técnica del paraguas", creemos que es una metafora, que aunque simple, puede ayudar en su comprensión; imaginemos un paraguas cerrado y atado (la mama tuberosa); la cirugía consiste en desatar el paraguas (eliminar las bridas de tejido que aprisionan la glándula) y abrir posteriormente el paraguas, (redistribuyendo la glándula).

¿Por qué a veces el resultado no es del todo satisfactorio?

Las principales causas de que el resultado no sea satisfactorio; son el incorrecto diagnostico del problema y la falta de compresión del síndrome por parte del cirujano plástico. Por estas razones la corrección quirúrgica de la mama tuberosa, debe ser realizada por equipos quirúrgicos bien entrenados en el diagnostico de todos los defectos de la mama, incluidos los más leves, y con una experiencia quirúrgica suficiente para abordar con éxito el remodelado mamario que exigen este tipo de casos.

Aunque esta respuesta parece muy obvia, es muy frecuente recibir en nuestra consulta pacientes con defectos de base de implantación (mamas tuberosas) que han sido operadas, sin realizar un correcto diagnostico y que por tanto presentan resultados pobres. La consecuencia más frecuente de un tratamiento incorrecto de una mama tuberosa, es la aparición del llamado "doble surco" o "doble burbuja", que se produce cuando se introduce un implante sin realizar el remodelado de la glándula.

En algunas ocasiones, este remodelado no está bien realizado. La piel del pecho, tiene "memoria de forma"; esto quiere decir que tras la cirugía, si no se ha corregido adecuadamente la mama tuberosa, liberándose correctamente las bridas que constriñen la glándula mamaria; la mama intenta recuperar su forma anterior a la cirugía, pudiendo aparecer el "doble surco" o una mama de "aspecto triangular".

¿Se puede aumentar el tamaño de una mama tuberosa, de igual manera que una mama no tuberosa? ¿La tuberosidad limita el tamaño de la prótesis mamaria?

Por supuesto que se puede aumentar el tamaño de la mama tuberosa. De hecho la utilización de implantes anatómicos junto al remodelado de la glándula, es la clave para conseguir los mejores resultados en lo que naturalidad en la forma se refiere.

En cuanto al tamaño de la prótesis, en mi opinión son más determinantes las dimensiones del tórax de la paciente que la propia tuberosidad. Es cierto que en ocasiones la escasa elasticidad de los tejidos en este tipo de mamas puede limitar un poco el tamaño del implante, aunque sucede lo mismo en algunas paciente con tejidos poco elásticos y sin ningún defecto de base de implantación.

Dr. Moreno, La mama tuberosa una vez corregida, ¿necesita de algún cuidado especial en el periodo postoperatorio?

La mama tuberosa una vez corregida, no necesita muchos más cuidados postquirúrgicos que una mama normal a la que se le realiza un aumento. Sin embargo la evolución si difiere ligeramente, ya que el remodelado que realizamos en la mama hace necesario que la mama se asiente y evolucione durante varias semanas hasta que alcanza su forma definitiva; esto también sucede en el mama normal a la que se le realiza un aumento, pero en el caso de la mama tuberosa ese cambio es más evidente. Además en la mama tuberosa es necesario en bastantes ocasiones el uso de una banda de compresión durante unas semanas para ayudar en el desarrollo del polo inferior de la mama.

¿Qué sucede si en la intervención, no se corrige quirúrgicamente la tuberosidad, y simplemente se pone un implante mamario?

Como hemos comentado antes, la consecuencia de esto es la aparición del llamado doble surco o doble burbuja, que es la secuela más frecuente de las mamas tuberosas incorrectamente diagnosticadas y/o tratadas. Esto es especialmente frecuentes en pacientes portadoras de defectos leves que pasan desapercibidos para ellas y que a veces no son diagnosticados o son infravalorados en su repercusión por el cirujano. La paciente típica es la que siempre ha tenido la sensación de que su mama era un "poco rara" pero que no sabría clasificar y que acude al cirujano para realizar una aumento mamario. Con mucha frecuencia, "un poco rara" equivale a un defecto leve de la base de implantación, y pasarlo por alto o subestimarlo puede llevar al temido "doble surco". Hay que señalar que es mucho más fácil corregir una mama tuberosa que un doble surco producido por no haber diagnosticado o corregido estas pequeñas o grandes anomalías.

¿Cualquier cirujano plástico puede corregir con éxito una mama tuberosa?

Así debería ser, pero la realidad es que no siempre se hace diagnósticos correctos y no siempre se hacen los planteamientos quirúrgicos idóneos aunque estén llenos de buenas intenciones.

¿En mamas tuberosas, cual es la localización anatómica ideal: subpectoral, subfascial o subglandular?

Nosotros utilizamos la posición subpectoral porque nos parece que es la que ofrece resultados más naturales con mínima visibilidad del implante y mejor cobertura.

¿Se deben utilizar prótesis mamarias anatómicas o redondas?

Las mismas razones que nos llevan utilizar implantes anatómicos en el aumento de mama convencional son aplicables a los casos de mamas tuberosas, es decir, el implante anatómico nos ayuda a lograr un resultado más natural. Además, en la mama tuberosa el implante anatómico cumple un papel fundamental en la expansión del polo inferior de la mama, que es clave en la remodelación de este tipo de mamas.

¿Se puede realizar la remodelación de la mama tuberosa sin utilizar implantes?

En ocasiones es posible realizar remodelaciones sin implantes, como corregir herniaciones de areola o redistribucion de la glandula sin protesis, pero en la mayoria de los casos es aconsejable utilizar un implante anatómico, que ademas de volumen y gracias a su forma y al gel cohesivo son una herramienta muy util a la hora de remodelar la mama y darle la forma natural que queremos.

¿La corrección de la mama tuberosa tiene mayor riesgo de contractura capsula, que una mama no tuberosa?

En principio no tiene por qué ser así. Si partimos de la base de que el origen de la contractura procede de una contaminacion bacteriana del implante durante su introduccion en el bolsillo y que las medidas de profilaxis que se aplican en la mama no tuberosa se aplican de igual forma en la tuberosa, el índice de contractura debería ser parecido. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el acceso periareolar tiene un índice algo mayor que el del surco submamario, y eso tambien es aplicable a la mama tuberosa. Por tanto, podemos decir que si bien es posible que el riesgo de contaminación de la protesis es algo mayor que si se utilizara el surco submamario como via de acceso, el hecho de que la mama sea tuberosa no es en sí un riesgo de contractura capsular.

¿Se puede corregir la mama tuberosa utilizando como vía de abordaje el surco submamario o la axila?

El abordaje axilar tiene un elevado riesgo de contaminacion del implante y es una via a través de la cual el remodelado de la glandula es dificilísimo. Sin embargo, hay casos en los que se puede corregir un defecto de base a través del surco submamario. Ésto es posible en casos en los que no existe ptosis de la mama, la constriccion leve - moderada y no existe una herniación importante de la areola. Lo que se hace en los casos que cumplen estos requisitos es una glandulotomía a través de la incisión del surco, que consiste en realizar una serie de cortes radiales en la glandula para permitir su redistribución y adaptación al implante.

Por último Dr. Moreno. ¿Qué les podemos decir a las mujeres que tienen una mama tuberosa y se están planteando operarse?

Por un lado insistiría en la importancia del correcto diagnostico de los defectos de base de implantación en general y de la mama tuberosa en particular para garantizar un tratamiento exitoso. Las mujeres que consideren que tienen la mama "un poco rara" pero que no sepan ponerle nombre y que deseen mejorar la forma de su mama o simplemente aumentar el volumen, que acudan a cirujanos plásticos con experiencia en la identificación y tratamiento de los defectos de base de implantación para asegurarse el mejor resultado posible.

Me gustaría acabar la entrevista haciendo una reflexión, sobre las repercusiones a todos los niveles (sociales, sexuales etc.) que en una mujer puede suponer una mama tuberosa. A todas ellas quisiera transmitirles que con un diagnóstico correcto, un planteamiento adecuado y un equipo quirúrgico habituado a corregir este tipo de alteraciones, se pueden conseguir resultados excelentes.

Palabras claves: mamas tuberosas, pecho tuberoso, cirugía plástica, especialistas, reconstrucción.


Sobre esta noticia

Autor:
Isaac Chavero (525 noticias)
Fuente:
larevistadecirugiaestetica.com
Visitas:
14930
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.