Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlomaas escriba una noticia?

La maldicion de los madoff..............

28/03/2011 21:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Eran los felices 80. La familia amasaba su fortuna y llegó a la cumbre. Todo se hundió en 2008 al destaparse la estafa. en diciembre de 2010 se suicido uno de sus hijos.....

Su suegro se lo encontró colgando de una correa de color negro, del tipo utilizado para pasear perros, en mitad del salón de su lujoso apartamento en el SoHo de Nueva York. El suicidio de Mark Madoff, justo en el segundo aniversario de la mayor estafa en la historia de Wall Street, ha servido para recordar el sufrimiento, el drama y las devastadoras consecuencias del mega-fraude valorado en 65.000 millones de dólares. Para todos los afectados, nada ha vuelto a ser igual desde que un apurado Bernard Madoff explicó a sus dos hijos el 10 de diciembre del 2008 que todo el dinero y el éxito acumulados por la familia estaban basados en una colosal mentira. Tras consultar con un abogado, los hijos denunciaron a su padre. Y desde entonces, la pesadilla financiera se ha convertido en una especie de maldición.

El preso número 61727-054 se ha visto implicado en algún altercado carcelario y ha requerido tratamiento médico por problemas de hipertensión. Pero el abogado de Bernard Madoff, patriarca del clan, ha indicado que su cliente «dadas sus circunstancias, se encuentra OK». La muerte de su hijo Mark le fue comunicada supuestamente por el capellán de la prisión. Pero Bernard no ha intentado solicitar un permiso para asistir al funeral de su hijo, supuestamente por razones de «respeto a su familia». Sin embargo, sus posibilidades eran nulas, ya que las regulaciones carcelarias solo contemplan la posibilidad de salidas supervisadas para presos a los que tan solo les queden dos años o menos de condena, con la particularidad de tener que hacer frente a los gastos de seguridad a cargo de marshalls» federales.

Una situación muy distinta a la de su esposa, Ruth Madoff, que finalmente pudo llegar a un acuerdo con los fiscales federales. Y se le permitió quedarse con 2, 5 millones de dólares en metálico a cambio de abandonar cualquier intención de reclamar la parte del patrimonio familiar a su nombre, con un valor estimado en 80 millones de dólares. No obstante, desde el año pasado se le reclaman 44 millones de dólares en concepto de ganancias ilícitas. Pero Ruth no era la única de la familia a la que Madoff había colocado en la nómina de su compañía de inversiones, con el beneficio de millonarias bonificaciones. La práctica de nepotismo empezó con su hermano Peter. Como dolorosa prueba de su inocencia, los abogados del hermano del estafador recuerdan que la esposa de Peter Madoff invirtió y perdió millones de dólares.

Apellido proscrito

El lado más trágico de esta historia lo protagoniza Mark Madoff. Antes de aparecer colgando de una tubería de su exclusivo «loft», el hijo mayor de Bernard Madoff había sufrido la más dolorosa humillación. En febrero, la segunda esposa del fallecido inició los trámites necesarios para desprenderse del apellido Madoff y cambiar también el nombre de sus hijos. La mujer, Stephanie Morgan, justificó su petición por las graves amenazas recibidas. Entre sus dos matrimonios, Mark Madoff tenía un total de cuatro hijos y le había perturbado especialmente que Irving Picard les hubiera incluido dentro de sus acciones legales de reclamo. Con todo, su triste muerte a los 46 años no supone el final de las querellas entabladas para recuperar los fondos disputados, ya que la responsabilidad pasa a los herederos de Mark.

El otro hijo, Andrew, de 44 años, argumenta que nunca llegó a conocer el fraude de su padre durante las casi dos décadas que trabajó con él, porque el patriarca les decía que las operaciones relacionadas con su ficticio negocio de inversiones se hacían en el extranjero y no a través del departamento de «trading» que encabezaban los dos hermanos. Aun así, se halla sometido a investigación, sin que se descarte algún tipo de acusación criminal, quizá por cargos de evasión de impuestos según ha apuntado el «Wall Street Journal».

Pero por muchas desgracias que recaigan en esta familia, las auténticas víctimas son los estafados. Hasta ahora, el equipo de Irving Picard solo había conseguido recuperar 2.500 millones de dólares para ellos. Y el viernes, los herederos de Jeffry Picower, el mayor beneficiario de la trama, llegaron el viernes a un acuerdo para abonar a los afectados 7.200 millones de dólares más para los afectados. Algunos como Harry Pech, que perdió todos sus ahorros con Madoff, hablan de lo ocurrido hace dos años como «el día en que terminó mi vida». Tampoco faltan especuladores que ofrecen dinero en mano para comprar a los estafados sus derechos de reclamación. Pero por supuesto, el negocio es el negocio. Y esas ofertas particulares contienen un enorme porcentaje de descuento de hasta veinte centavos por dólar esfumado.

Del pelotazo a la tragedia Mark Madoff, a la izquierda con corbata roja : Antes de suicidarse, Mark Madoff, al igual que otros miembros de su familia, estaba siendo perseguido por el tesorero encargado de velar por los intereses de las víctimas de esa hiperestafa. El administrador Irving Picard le reclamaba más de 66 millones de dólares utilizados entre otras cosas para adquirir una serie de viviendas de lujo en Nueva York, Nantucket y Connecticut. Como parte de las ataduras a las que se encontraba sometido, ahora tenía que pedir permiso para gastarse más de 1.000 dólares.

Ruth madoff llego a un acuerdo con los fiscales se quedo con 2, 5 millones de dolares

Andrew Madoff, sentado con americana color crema: Desde el descubrimiento de la estafa, Andrew Madoff no ha podido volver a trabajar en el mundo financiero de Nueva York. Y ha formalizado su divorcio. Ahora, se le supone colaborando con su prometida, Catherine Hooper, en una consultoría irónicamente centrada en el manejo de emergencias familiares. El año pasado, tuvo un altercado en plena calle con un antiguo empleado. Pero con diferencia, el detalle más llamativo es que ni Mark ni Andrew no han cruzado una sola palabra durante los dos últimos años con su padre o su madre.

Ruth Madoff, sentada con un vestido blanco: Cuando salió a la luz la estafa, la mujer de Madoff sufrió un primer y simbólico castigo: fue vetada en la selecta peluquería que frecuentaba en el Upper East Side de Nueva York. Pero ese comentado ostracismo social resultó solamente el principio de sus desgracias en cadena. Las autoridades federales confiscaron su pasaporte y todas sus propiedades. Además de someterla a una profunda investigación. Se sabe que se ha mudado a Florida y parece ocupar su tiempo como voluntaria facilitando comidas a personas impedidas.

Bernard Madoff: El patriarca fue detenido por un par de agentes del FBI al día siguiente de su confesión filial. Desde un principio, Bernard Madoff se presentó como único autor de su fraude piramidal. que tras varias décadas de beneficios tan envidiables como ficticios había terminado por resultar inviable por la crisis de Wall Street. Sin pasar por un juicio, el septuagenario financiero fue condenado en junio del 2009 a 150 años de cárcel. Sentencia que está cumpliendo en un centro penitenciario federal en Carolina del Norte.

Peter Madoff, segundo por la derecha: A la espera de que la investigación todavía pendiente determine posibles responsabilidades penales entre miembros de la familia, Peter Madoff, 65 años, pasa sus días entre su casa en Long Island y su apartamento de Park Avenue. Pero la mayoría de su patrimonio se encuentra congelado. Sus abogados le presentan como una víctima más de la estafa piramidal de su hermano mayor.

Frank Dipascali, primero por la derecha: Hasta la fecha, un total de siete personas han sido procesadas por este caso con ramificaciones internacionales. Entre ellos figura Frank DiPascali, el «número dos» de Bernard Madoff. El sujeto se declaró culpable en agosto del 2009 de una decena de delitos por los que se enfrenta a una sentencia máxima de 125 años. Ha admitido que a finales de los años ochenta descubrió la estafa que estaba cometiendo el financiero judío con el que llevaba trabajando desde 1975. Para rebajar su responsabilidad penal, está colaborando con las autoridades


Sobre esta noticia

Autor:
Carlomaas (229 noticias)
Visitas:
8134
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje
Empresarios
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.