Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Un Drogadisto escriba una noticia?

La ley Sinde

21/03/2010 02:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las leyes se han de basar sobre principios éticos, morales y filosóficos antes que en resultados económicos o intereses mercantilistas

Creo firmemente que las leyes se han de basar más bien sobre principios éticos, morales y filosóficos antes que en resultados económicos o intereses mercantilistas y en vistas de la ley que pretende instaurar el ministerio de cultura en torno a las webs que ofrecen acceso a contenidos "ilegales" queda muy claro que desde el gobierno no se actúa así, lo cual se ilustra fácilmente con un ejemplo muy sencillo:

Supongamos que yo me compro una postal. He pagado el producto más sus impuestos asociados y esa postal es mía. Por lo tanto puedo hacer con esa postal lo que me venga en gana. Esto que parece una perogrullada es el quid de la cuestión. Por qué? pues por que si extendemos el ejemplo a otros productos parece que los principios morales, la ética y la filosofía del sistema, se desmoronan.

Todos conocemos las famosas advertencias que se hacían constar en las cintas de los videoclubs y supongo que ahora también en los DVD bajo el título "aviso legal" y venía a decir algo como lo que sigue: Queda prohibida la reproducción total o parcial salvo autorización expresa del autor (o del propietario de los derechos más bien) así como su difusión en un ámbito que no sea doméstico, blablablablá.

Y es que de hecho los problemas (sus problemas) han venido con la posibilidad de generar copias del producto de una manera barata. De entrada con las películas de videoclub no estabas comprando nada, te las alquilaban, por razones técnicas ya que el hecho de generar copias era un coste elevado. En los cines tampoco comprabas nada, más que el derecho de visionado en una sala a tal efecto. Y te decían que al alquilarla la tenías que ver en tu casa y si hubieran podido controlarlo te hubieran exigido pagar por cada persona que iba a verla. El problema es exactamente el mismo que en los museos que no te permiten hacer fotografías: Quieren vender postales. Ahora que se pueden generar copias baratas, siguen en las mismas, siguen pretendiendo vendernos aire.

Si yo me compro una postal soy libre de enviársela a quien quiera para su uso y disfrute. Por lo tanto si compro una película o un disco o un libro, también. Y eso, señores, siempre ha sido así y estaba más que aceptado. El problema vino con la máquina de clonar postales y es que un día llegó internet. Y el ámbito doméstico ahora tenía una ventana al mundo, de manera que esos préstamos que se realizaban con total naturalidad y aceptación por todas las partes (más que nada porque difícil lo tenían para impedirlo) se empezaron a incrementar a través del nuevo medio de manera espectacular.

No hay ningún dilema ético, moral o filosófico, lo que hay son intereses económicos de la industria

Y eso fue la democratización e igualdad de oportunidades en la cultura, casi un paraíso, vamos. Claro que a algunos no les gustó nada. Bueno el el fondo que se hiciera eso no es lo que empezó a molestarles, porque llevaba toda la vida haciéndose, lo que realmente les molestó es que como consecuencia de ese crecimiento sus ingresos empezaron a estancarse. Con lo agusto que estaban los estudios cuando pagabas por ver una película en el cine, pagabas si querías volverla a ver en video, y hasta había canales de pago que las ofrecían antes que la televisión pública (por la que todos, otra vez, pagamos) y aún ni siquiera teníamos en propiedad una copia de la película. Y ahora parece que les preocupa mucho ese paraíso de la cultura que se ha creado, sin embargo siguen sin preocuparles los paraísos fiscales que llevan funcionando bastantes más años, el mismo dinero que mantiene abiertos unos paraísos es el que quiere cerrar otros.

Así que no hay ningún dilema ético, moral o filosófico. Lo que hay son intereses económicos de una industria acostumbrada a sacar dinero de donde apenas lo hay y al privilegio de vender aire. Esa situación es la que ha generado esos niveles de vida desaforados en el mundo de la cultura que reflejan a la perfección lo injusto y demesurado de las medidas contra la reproducción de las obras. Parece justo que si alguien se ha de lucrar con ello sea el autor de la misma manera que me parece muy injusto que se pueda llegar a prohibir el préstamo sin ningún lucro asociado (o los medios para ello). En realidad los que se han beneficiado de las obras, todos los sabemos, no son ni mucho menos exclusivamente los autores:

Ese flujo de dinero lo que ha creado es una industria de estudios de cine, discográficas y editoriales que son las que realmente han estado ordeñando la vaca y como consecuencia de ello se han erigido en los censores de la cultura, poco más o menos que una mafia. Ahora ven como se les escapa el monopolio de las manos y evidentemente no están dispuestos a tolerarlo. Así que, por favor, que nadie se deje engañar, ellos son los que llevan décadas asfixiando a la cultura con grave perjuicio a su diversidad como para decir que con la libre difusión, reproducción o préstamo se la está matando. Ni mucho menos, son tiempos dorados para la cultura.

Lo que puede que si esté muriendo, por viejo, por inútil, por injusto y decrépito es el monopolio de distribución de esa mafia que lleva décadas sangrándonos tanto a público como a autores. Pero parece erróneo hablar en general de cultura, porque si no recuerdo mal el IVA que se paga en música y cine es un impuesto de lujo, no de cultura. Muy apropiado para el nivel de vida absolutamente vergonzoso del que han disfrutado hasta hoy por lo menos algunos autores y sus intermediarios.

Eso ya ha empezado a cambiar y como resultado la sociedad recibe toda clase de presiones de los lobbies involucrados hasta culminar en leyes a medida para garantizar sus fastuosas ganancias y mantener su indecente estilo de vida, leyes impuestas por gobiernos que siempre han estado bajo las mismas influencias y que son poco sensibles o directamente indiferentes a lo que se pueda considerar interés general de la población.

El problema es exactamente el mismo que en los museos que no te permiten hacer fotografías: Quieren vender postales

Aquí en España podemos decir que le viene muy bien el apellido de la ministra a la nueva ley, González-Sinde:

Nos quiere dejar sin-derecho a la información.

sindescargas


Sobre esta noticia

Autor:
Un Drogadisto (16 noticias)
Visitas:
6663
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.