Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Guillermo Carmona escriba una noticia?

La infidelidad femenina

15/07/2010 09:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando hablamos de infidelidad la primera imagen que acude a nuestra mente es la de un hombre con otra mujer; o bien, la de una mujer engañada y sufriendo el desengaño por la traición ejercida por su cónyuge

Pocas veces hacemos referencia a la infidelidad de las mujeres. Y es que pareciera que fuese invisible o casi nula. Este tipo de actitud ante la infidelidad de los géneros se debe en gran medida a la poca capacidad que tiene el varón a adaptarse al desengaño de su propia imagen. Para el hombre puede ser desastroso e intolerable la infidelidad de su pareja, y es que estamos hablando no de la pérdida de afecto, sino de la competencia biológica del predominio de sus características genéticas. Este mismo tipo de reacciones la vemos en la diversidad de especies, así, entre las aves, cuando sorprenden a un macho realizando el cortejo a su hembra persiguen al intruso hasta matarlo y posteriormente inseminan de inmediato a la hembra. En algunas especies de simios, las hembras se escabullen y se esconden entre los matorrales con los más jóvenes machos. Entre los machos de rata o de mono existe un comportamiento unificado, cuando ven a su pareja apareándose con otro macho de inmediato proceden a excitarse y a copular con la hembra. Este tipo de comportamiento también es común entre los seres humanos, específicamente los varones. Casi siempre, cuando un hombre se entera de la infidelidad de su pareja, haciendo uso de la violencia verbal o física, obliga a la mujer a tener relaciones sexuales con él, la cuestiona sobre el tamaño del pene del otro hombre, sobre el tipo de actividad sexual que tuvieron, interrogándola con lujo de detalles del encuentro o encuentros sexuales. Quizá, con esto nos quede claro, el porqué para muchos hombres es tan atractivo y excitante el observar el acto sexual. Por último y para que quede claro, solamente el 5% de los mamíferos son fieles. Es por ello que la infidelidad tal y como la concebimos es más cultural.

¿La mujer infiel es mal vista en todas las sociedades?

Para algunas sociedades la mujer tiene derecho de tener una pareja y algunos amantes como es el caso de la sociedad de los Surui o los Inuit en Brasil; o como los Pahari del norte de la India; o como la sociedad de los Mosuo que se encuentran en China. Existen algunas tribus con este mismo tipo de comportamiento en el África y en Nueva Zelanda. También las mujeres de los primeros habitantes de las Canarias, los guanches, tenían ésta práctica.

Para otras sociedades la infidelidad femenina, estuvo sumamente consignada, a tal grado que se le dio el mismo peso que la traición. Fue y sigue siendo mucho más reprobable que la infidelidad masculina. La razón es que si a la mujer le es infiel su pareja, ella queda como la desprotegida, la engañada, la víctima, pero sigue con la calidad humana que de ella se espera al soportar estoicamente la vergüenza del acto. En el caso de los varones, la visualización es diferente, el engañado adquiere de inmediato el calificativo de débil. Es mal visto por los demás varones. No se le consuela, se le tiene lástima y se le desprecia si llega a perdonar a su pareja infiel, deja a un lado su calidad humana que de él se espera.

La sociedad no perdona a la mujer infiel, y solamente en contadas ocasiones y con ciertas condiciones se llega a comprender los porqués de su comportamiento. Es el caso de la mujer que violentada y vejada por su pareja decide buscar a otro hombre para que la proteja. Aún así, habrá quienes concluyan que podría haberlo hecho sola, que no necesitaba de alguien más. Eso indica que muy en el fondo no se justifica la acción realizada.

El caso más representativo es el de Mesalina que se relaciona su propio nombre con el de meretriz, prostituta o ramera

El caso más representativo es el de Mesalina que se relaciona su propio nombre con el de meretriz, prostituta o ramera, en el cual es acusada por traición a su esposo Claudio por haberse relacionado con su amante Silio. Cuando Claudio se entera, los sentencia a quitarse la vida, Mesalina no lo hace y es decapitada. Pero creo que lo que hizo que Mesalina pasara a la historia es lo escrito por Juvenal. Se refiere a que Mesalina salía por las noches de palacio para irse a la zona de los burdeles. En cierta ocasión Melisa reta a un concurso a las prostitutas y éstas mandan a Escila. El concurso se trataba de ver quien de las dos podían atender a más hombres en un día. La misma Escila se retira después de haber estado con 25 hombres, mientras que Melisa le insistía que no se retirara terminando hasta el otro día, después de haber estado con más de 200 hombres, la frase que profirió Escila fue: “esta infeliz tiene las entrañas de acero”. Sea verdad o mentira éste pasaje, ya que Juvenal no es una fuente muy confiable históricamente hablando, ya que en ese entonces se trataba a través de libelos de destruir reputaciones o simplemente aprovechar la desgracia o los problemas de los famosos, tal y como hoy ocurre en nuestra sociedad, si podemos tener una visión clara, de lo que la sociedad de ese entonces consideraba despreciable de la conducta sexual relajada que pudiese tener Mesalina.

¿Es cierto que la infidelidad es genética?

El último descubrimiento que se realizo en el Instituto Karolinska de Estocolmo, fue el descubrimiento del gen alelo 334, que es el causante de que a los hombres no les baste una sola mujer y requieran mantener relaciones con diversas mujeres. Este gen se encarga de controlar la arginina vasopresina, una hormona básica en el cuerpo de casi todos los mamíferos y que se genera por diferentes situaciones entre las cuales se encuentran los orgasmos. Después de 5 años y con un estudio sustentado con más de mil parejas heterosexuales, se concluyó que 2 de cada 5 hombres con el gen alelo 334, mantenían una unión menos intensa con sus mujeres que los que no contaban con dicho gen, además las mujeres de estos hombres con la presencia del gen reportaron sentirse menos satisfechas en su relación que las que estaban casadas con hombres que no presentaban dicho gen. Además en la Unidad de Investigación de Gemelos del Hospital St. Thomas de Londres el profesor Tim Spector habla también, después de un estudio realizado a cinco mil mujeres en el Reino Unido llega a la conclusión de que una cuarta parte de las mujeres en su país son portadoras del gen de la infidelidad esto representa la cantidad de 7 millones seiscientos setenta y cinco mil mujeres en ese país. Específicamente se sospecha que los genes de los cromosomas 3, 7 y 20 podrían estar asociados al comportamiento sexual. Si bien estos descubrimientos nos dan una luz diferente sobre el tema de la infidelidad, no podemos dejar de lado los aspectos socioculturales que también determinan los comportamientos de las personas. Es importante destacar que la conducta infiel de los seres humanos, se contrapone con las reglas establecidas en una sociedad como la nuestra y que no importando si ésta esta provocada o no por un gen, el individuo, hombre o mujer tendrán que acatar la normativa que lo rija en su sociedad, o bien, asumir las consecuencias de sus actos.

¿Por qué son infieles las mujeres?

Cuando una mujer es infiel las causas que la han orillado a ello son: el tener una sensación de aislamiento, el sentirse solas y con una baja autoestima, el 60% de éstas mujeres consideran que la infidelidad les permite disfrutar y a la vez reafirmar su propia identidad. Es la búsqueda de alguien que las aprecie de forma especial. El 21% consideran el ser infieles por la falta o lo escaso de las relaciones sexuales con sus parejas estables. Solamente el 7% mencionó que lo habían hecho por que sus parejas lo han hecho primero, la furia y el dolor las llevó a tomar esa decisión.

Las recomendaciones

Si bien los descubrimientos científicos plantean como una de las causas a la genética, siempre debemos comprender que los seres humanos cuentan con la comunicación para arreglar las diferencias que causan este tipo de comportamiento. El justificarse solamente a través de la genética, nos relegaría a dejar a un lado nuestras responsabilidades y de asumir seriamente las resultantes de nuestras propias decisiones y de nuestros actos.

Para la sociedad de los Surui o los Inuit en Brasil la mujer tiene derecho de tener una pareja y algunos amantes

Www.sincensura.webpin.com sincensura69@hotmail.com Escúchame en el programa Sin Censura de lunes a jueves de 8 a 9 de la noche por: www.juventudenradio.com


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Guillermo Carmona (44 noticias)
Visitas:
20936
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.