Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

La generación del presente

30/08/2009 00:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nadie quiere envejecer, esa es una de las características de nuestra sociedad actual.

Una de las características de la sociedad actual es la resistencia de las personas a ser adultos. No sólo no queremos ser viejos, sino que seguir siendo jóvenes por la mayor cantidad de tiempo posible.

En este contexto se pueden hacer dos importantes distinciones: La primera es que se ha producido un desfase en 10 años, pues en la actualidad, a nivel social, hay un amplio reconocimiento de que una persona es joven más allá de los 29 años, incluso hasta los 40 (los 40 son los nuevos 30 y los 50, los nuevos 40). Sin embargo, para efectos estadísticos, se sigue considerando joven a un individuo sólo hasta los 29 años.

La segunda: juventud es un estado del alma, que constituye una aspiración transversal de todos los segmentos etários y niveles socioeconómicos, más allá de la edad referencial.

Entonces, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de juventud? ¿Cuál es la juventud a la que no se quiere renunciar? ¿Qué es lo verdaderamente joven?

En Lado Humano quisimos entender a este grupo que, por lo menos socialmente, es reconocido como gente joven. Y con nuestra línea de investigación en este segmento, Santiago en Zapatillas, nos abocamos a validar y comprender a aquellas personas bastante mayorcitas (25-40 años), que no sólo se creen jóvenes, sino que lo son a través de las prácticas sociales y de consumo a las que se adscriben. Trabajamos integrando la información de la calle y la vida real de los jóvenes con la información secundaria disponible.

Quiénes son

Los jóvenes forever son hombres y mujeres de segmentos socioeconómicos medio y alto, entre 25 y 40 años y que no tienen hijos aún. A ellos se integran los que sí son padres y, tras su separación, se están reinventando. Por lo tanto, podemos reconocer tres subsegmentos:

- Los anidados y los singleton: ambos tienen ingreso propio, pero los primeros siguen viviendo con sus padres, en tanto, los segundos viven solos o con amigos. Son quienes más disfrutan y valoran la libertad. “Hago lo que quiero hacer, cuando quiero y con quien quiero”. Se sienten en una curva ascendente en su vida y están abiertos a los cambios y nuevas experiencias. Son autónomos e independientes.

- Los dinkis o winkis: son parejas sin hijos. Ambos trabajan o uno de ellos lo hace y el otro estudia. Parejas centradas en lograr la estabilidad emocional y en su desarrollo laboral. Tratan de disfrutar al máximo la etapa sin hijos; aparece el “nosotros” como eje de realización, pero también incorporan el desarrollo de cada miembro de la pareja como individuo. La manera de nombrarlos refiere a su estado de vida: double income no kids.

Estamos frente a un fenómeno social en que las clásicas etapas de niñez, adolescencia, juventud, adultez y vejez se concentran en tres:

- Los reinventados: son padres y son solteros. Su agenda se distribuye entre un tiempo con los niños y otro para ellos, lo que trae consigo una importante vuelta al yo, buscando una redefinición y actualización de sí mismos. Valoran la libertad personal y hay una búsqueda de sentido en las experiencias. Están impactados por la paternidad y por la frustración del proyecto de familia, por eso, demandan contención y relaciones auténticas.

Qué define a los jóvenes forever

Este individuo es un ser en búsqueda de desarrollo permanente: un ser autodeterminado que elige vivir el presente, pero vivirlo con sentido…El yo, los propios intereses y la satisfacción personal son el eje de referencia para todo tipo de decisiones. Su proyecto de vida no es lineal ni se define por un patrón social específico, sino que lo configura en forma individual, sobre la base de los propios intereses y lo va construyendo en el tiempo. Sus elecciones pasan por la ecuación costo/ beneficio personal: cuánto me aporta y cuánto tengo que entregar. Valoran la libertad en la toma de decisiones, lo que resulta más complejo para los reinventados con hijos.

Se concentran en vivir lo mejor posible el presente y buscan aprovechar todas las etapas, postergando grandes compromisos como hijos, casas y créditos de largo plazo. Para manejar el tiempo y sus múltiples responsabilidades (de corto plazo), se planifican y se equipan tecnológicamente: como corren el riesgo de estar sobreagendados, buscan facilitadores y aliados, en los que la tecnología y las redes sociales son muy importantes.

En ellos se expresa fuertemente la tendencia a la acción versus la contemplación; la creación y co-creación versus la imposición externa.

“Se vive no se sobrevive”

Existe una mayor preocupación, porque sus elecciones estén en armonía con el medioambiente y la comunidad. Se adhieren, también, a emprendimientos sociales con gestión eficiente y rechazan el desperdicio de recursos o negligencias.

En este contexto, el dinero es un medio, no el fin. Es así como se redefine el trabajo, los viajes, el carrete y las relaciones, buscando en ellos crecimiento y consistencia. Intentan fortalecer los vínculos con la familia y las parejas, integrando el respeto por los tiempos de cada uno.

En definitiva, los jóvenes forever son aquellos que se reconocen más jóvenes que adultos y son quienes concentran el mayor atractivo e identificación para todas las generaciones. Su mixtura entre apariencia juvenil, independencia económica y su marcado interés por seguir desarrollándose, hacen de los 25-40 la edad depositaria del mayor disfrute, y desplaza a la etapa universitaria que era considerada la mejor edad.

Estaríamos frente a un fenómeno social en que las clásicas etapas de niñez, adolescencia, juventud, adultez y vejez se podrían concentrar en tres: infancia, juventud en múltiples versiones y vejez.

Este grupo nos confirma que estamos frente a una sociedad más transversal, donde menores y mayores, al igual que ricos y pobres, comparten el querer desarrollarse. Hoy, también hablamos de una sociedad líquida, donde no hay concepciones predefinidas respecto de los estilos de vida ni de sus etapas, sino que es la era donde todo es potencial y digno de ser terminado y definido por cada individuo.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
6585
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.