Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Cabello Muñoz escriba una noticia?

La extinción que viene

31/03/2012 13:03

0 Nos falta por describir la más grande de las extinciones, la gran extinción del Pérmico

0

LA EXTINCIÓN QUE VIENE

¿Cuál será la próxima extinción? Sin duda esta es una buena pregunta, para la que nos gustaría tener respuesta, pero no es sencillo, lo que es indudable, es que unas veces han sido las grandes erupciones volcánicas, otras los impactos de asteroides o meteoritos y en otras, rayos gamma procedentes de la explosión de supernovas a años luz de distancia, en el centro del universo; pero todas ellas son causas igual de destructivas y aniquiladoras.

Tendremos que recordar antes, que nos falta por describir la más grande de todas las extinciones, la que terminó con el 90% de las especies existentes en la tierra hace 250 millones de años, LA GRAN EXTINCIÓN DEL PÉRMICO.

Esta gran extinción se produjo entre el Pérmico y el Triásico y fue producida esta vez por otra gran erupción; esto solo fue el comienzo, el desencadenante de una serie de eventos que estuvieron a punto de acabar con la vida en la tierra.

Como dato objetivo y cuyas huellas han llegado hasta nosotros, en Siberia podemos ver hoy día, formaciones basálticas que ocupan millones de hectáreas, me refiero a las Trapps o escaleras siberianas, que ocupan dos millones de kilómetros cuadrados y que en su momento, en el origen, era de siete millones de kilómetros cuadrados, que actualmente han sido cubiertos por los sedimentos y la erosión.

En estas erupciones se produjo una liberación de dióxido de carbono que fue lo suficientemente grande como para incrementar la temperatura de todo el planeta una media de 6ºC, pero lo más pernicioso fue la liberación de hidratos de metano, se supone que las masivas erupciones de basalto, calentaron el agua del mar y descongelaron los depósitos de hidrato de metano situados por debajo de los sustratos del fondo marino.

Estas emisiones de metano, podrían haber sido los causantes de una elevación adicional de 5ºC y también explicarían que la extinción comenzara en la tierra y en una segunda fase pasara a los mares.

También se maneja la hipótesis de una gran liberación de sulfuro de hidrógeno, producido por la actividad biológica de bacterias como las verdes del azufre, que son anaerobias y liberan sulfuro en su metabolismo; este gas venenoso pudo llevar a cabo dos procesos; por un lado, matar directamente a los organismos vivos sobre la tierra, pero también podría destruir la capa de ozono, que produciría una mortandad más lenta y a largo plazo.

También hay otro acontecimiento que pudo colaborar a la extinción; en el año 2.006 se descubrió un meteorito de gran tamaño que impactó en aquella época con la Antártida y que también pudo colaborar.

Las últimas investigaciones apuntan como la causa más importante e inicial, a una gran erupción en una zona del hemisferio norte que como hemos dicho estaría situada cerca de Siberia; esto lo conocemos con seguridad por evidencias geológicas de la gran erupción, pero no podemos descartar que fuera ayudada por otras causas externas que colaboraran en la masiva destrucción.

Lo que es seguro, es que tras la gran erupción, se produjeron la salida a la atmosfera de cenizas, gases y sulfatos, que provocaron aterradores efectos en la atmosfera del planeta , como ya hemos visto en otras ocasiones; en esta ocasión el gas más dañino fue el metano, que estaba almacenado en el fondo de los mares en forma de hidróxido de metano, con diez veces mayor efecto invernadero que el dióxido de carbono.

Se descongelaron los depósitos de hidrato de metano, del fondo de los mares

Pero regresemos a nuestro problema, a la posible extinción masiva que puede afectarnos a nosotros; sin duda, podría ser cualquiera de los fenómenos que han afectado a la tierra en épocas anteriores, podría ser una gran erupción provocada por movimientos en las placas continentales, que permitirían la salida de una gran bolsa de magma; también podría ser la explosión de una gran estrella cercana que nos enviaría un rayo gamma; pero también podría ser un gran asteroide, como el de la época de los dinosaurios, el que impactó con nuestro planeta hace sesenta y cinco millones de años.

Tenemos catalogados actualmente más de 6.000 asteroides próximos a la tierra, cualquiera de ellos, puede sufrir un choque con otro, como en un diabólico juego de billar, lo que favorecería que uno de ellos cayera sobre nosotros.

Debemos tener en cuenta, que es relativamente frecuente que grandes meteoritos caigan sobre la tierra, pero los que tienen la capacidad de causar una gran extinción, son menos frecuentes, aunque hablando en tiempos geológicos no sería tanto tiempo, cada cuarenta o cincuenta mil años cae un gran meteorito sobre nuestro planeta, aunque con el tamaño del que cayó hace sesenta y cinco millones de años, esos caen con menor frecuencia, aproximadamente cada cien millones de años, pero esto no es con una frecuencia lineal, si no que se rigen por la ley de la probabilidad, la ley del azar, podría pasar en cualquier momento o tardar millones de años en suceder.

El tiempo no es importante para el universo; el tiempo solo es importante para nosotros, ya que nuestra vida es muy corta en comparación con el tiempo en el universo, de sus asteroides y planetas.

¿Qué pasaría a la especie humana si esto sucediese ahora, antes de que nos autodestruyamos?

Sin duda, si recordamos la extinción del Toba, vemos que hay una gran diferencia entre la especie humana de hace 74.000 años y la especie humana actual; no en cuanto a la genética, si no de nuestra capacidad de supervivencia; los especímenes actuales de nuestra especie, son claramente inferiores en cuanto a sus capacidades de supervivencia, comparándolo con los humanos de entonces; no tenemos capacidad alguna de sobrevivir en libertad, en un mundo salvaje, seríamos incapaces de comer carroña putrefacta, como lo hicieron ellos, ni nuestro sistema inmunológico estaría preparado para hacerlo.

Posiblemente serían otras especies las que serían capaces de sobrevivir, como algunos insectos, entre los más capacitados estarían las cucarachas, que ya ha sobrevivido a otras cuatro extinciones, por lo que sería fácil que volvieran a hacerlo.

Precisamente la enorme cantidad de individuos sería un grave problema que provocaría diferentes catástrofes, como las luchas fratricidas y la proliferación de enfermedades, ya que aunque podamos suponer que algunos individuos (pocos) pudieran sobrevivir a la primera fase de la extinción, luego se encontrarían con un mundo destruido sin infraestructura alguna, sin medios.

Las aguas estarían contaminadas, la comida solo sería carroña, los vegetales destruidos por el cambio climático y por los gases, las temperaturas nos resultarían insoportables y el aire irrespirable, realmente sería difícil sobrevivir.

Solo nos cabe esperar que el suceso se produzca lo más tarde posible, pero sin duda sucederá, lo demuestra lo sucedido tantas y tantas veces en la historia de nuestro planeta.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en