Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mrwiti escriba una noticia?

La encefalopatía hepática

23/06/2014 02:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La encefalopatía hepática es un empeoramiento de la función cerebral que se produce cuando el hígado ya no es capaz de eliminar las sustancias tóxicas en la sangre

La encefalopatía hepática es un empeoramiento de la función cerebral que se produce cuando el hígado ya no es capaz de eliminar las sustancias tóxicas en la sangre.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La encefalopatía hepática es causada por trastornos que afectan al hígado. Estos incluyen trastornos que reducen la función hepática (como la cirrosis o la hepatitis) y las condiciones en las que la circulación sanguínea no entra al hígado. La causa exacta de esta afección se desconoce.

Un trabajo importante del hígado es transformar la sustancias tóxicas que son, ya sea producidas por el cuerpo o introducidas en el cuerpo (como los medicamentos) y hacerlos inofensivos. Sin embargo, cuando el hígado está dañado, estos "tóxicos" se pueden acumular en el torrente sanguíneo. El amoníaco, el cual es producido por el cuerpo cuando las proteínas son digeridas, es una de las sustancias nocivas que normalmente se hacen inofensivas por el hígado. Muchas otras sustancias también se pueden acumular en el cuerpo si el hígado no está funcionando bien. Estas pueden causar daños en el sistema nervioso.

La encefalopatía hepática puede ocurrir repentinamente en personas que previamente no tenían problemas en el hígado según encefalopatía.net, pero con mayor frecuencia, esta afección se observa en personas con enfermedad hepática crónica.

La encefalopatía hepática se puede desencadenar por:

  • Deshidratación
  • Comer demasiada proteína
  • Anomalías electrolíticas (especialmente una reducción de potasio) a causa del vómito o de tratamientos como la paracentesis o por tomar diuréticos ("píldoras de agua")
  • Sangrado de los intestinos, el estómago o el esófago
  • Infecciones
  • Problemas renales
  • Niveles bajos de oxígeno en el cuerpo
  • Cirugía
  • El uso de medicamentos que inhiben el sistema nervioso central (como los barbitúricos o los tranquilizantes benzodiacepínicos)

Los trastornos que pueden simular o enmascarar los síntomas de la encefalopatía hepática son:

  • La intoxicación con alcohol
  • Meningitis
  • Alteraciones metabólicas tales como bajo nivel de glucosa en sangre
  • Sobredosis de sedantes
  • Hematoma subdural (sangrado debajo del cráneo)
  • Síndrome de Wernicke-Korsakoff

La encefalopatía hepática puede presentarse como un trastorno agudo y potencialmente reversible. O puede ocurrir como un trastorno crónico y progresivo que está asociado con enfermedad hepática crónica.

Síntomas

Muchos síntomas comienzan lentamente y empeoran gradualmente, o pueden comenzar de forma repentina y ser graves desde el principio.

Los síntomas pueden ser leves al principio. Los miembros de la familia o cuidadores pueden notar que el paciente tiene:

  • Aliento con olor rancio o dulce
  • Cambio en los patrones de sueño
  • Cambios en el pensamiento
  • Confusión leve
  • Falta de memoria
  • Confusión mental
  • Cambios de personalidad o de humor
  • Falta de concentración
  • Falta de juicio
  • Empeoramiento de la escritura o pérdida de otros movimientos de la mano

Los síntomas más graves pueden incluir:

  • Movimientos anormales o sacudidas de las manos o los brazos.
  • Agitación, excitación, o convulsiones (ocurren raramente)
  • Desorientación
  • Somnolencia o confusión
  • Comportamiento inapropiado o cambios severos de personalidad
  • Dificultad en el habla
  • Lentitud o movimiento lento

Los pacientes con encefalopatía hepática pueden perder el conocimiento, no responder, y, posiblemente, entrar en un estado de coma. Los pacientes con encefalopatía hepática a menudo no son capaces de cuidar de sí mismos a causa de estos síntomas.

Signos y exámenes

Los signos neurológicos pueden cambiar. Ellos abarcan:

  • Movimientos bruscos, "con meneo o sacudida" de las manos al tratar de sostener los brazos al frente del cuerpo y levantar las manos.
  • Tareas de estado mental anormal, particularmente cognitiva (pensamiento), como conectar números con líneas.
  • Signos de enfermedad hepática, como la piel y ojos amarillentos (ictericia), acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) y, ocasionalmente, un olor a humedad en la respiración y la orina.

Las pruebas pueden incluir:

  • Recuento sanguíneo completo o hematocrito para verificar si hay anemia
  • Tomografía computarizada de la cabeza o IRM
  • EEG
  • Pruebas de función hepática
  • El tiempo de protrombina
  • Niveles de amoníaco en suero
  • El nivel de sodio en la sangre
  • El nivel de potasio en la sangre
  • BUN y creatinina para ver cómo están funcionando los riñones

Tratamiento

La encefalopatía hepática puede convertirse en una emergencia médica. Se requiere hospitalización. El primer paso consiste en identificar y tratar los factores que pueden haber causado la encefalopatía hepática. El sangrado gastrointestinal se debe detener. Los intestinos deberán ser vaciados de sangre. Las infecciones, la insuficiencia renal y las anomalías electrolíticas (especialmente potasio) necesitan ser tratadas.

Puede ser necesario ayudar con la respiración o la circulación sanguínea de soporte vital si la persona está en un estado de coma

Puede ser necesario ayudar con la respiración o la circulación sanguínea de soporte vital, especialmente si la persona está en un estado de coma. El cerebro se puede inflamar, lo cual puede ser potencialmente mortal.

Los pacientes con casos repetitivos y severos de encefalopatía se les puede solicitar que reduzcan la proteína en la dieta para una producción inferior de amoníaco. Sin embargo, el asesoramiento dietético es importante, ya que muy poca proteína en la dieta puede causar desnutrición. Los pacientes críticamente enfermos pueden necesitar intravenosa especialmente formulada o alimentación por sonda.

La lactulosa se puede dar para prevenir que las bacterias intestinales produzcan amoníaco y como un laxante para eliminar la sangre de los intestinos. La neomicina también se puede usar para reducir la producción de amoniaco por las bacterias intestinales. La rifaximina, un nuevo antibiótico, también es efectiva en la encefalopatía hepática.

Los sedantes, tranquilizantes y otros medicamentos que se metabolizan por el hígado se deben evitar si es posible. Los medicamentos que contengan amonio (como ciertos antiácidos) también se deben evitar. Otros medicamentos y tratamientos se pueden recomendar. Puede haber resultados variables.

Expectativas (pronóstico)

La encefalopatía hepática aguda puede ser curable. Las formas crónicas de la enfermedad a menudo siguen empeorando o continúan reapareciendo. Ambas formas pueden ocasionar un coma irreversible y la muerte. Aproximadamente el 80% (8 de cada 10 pacientes) muere si entran en un estado de coma. La recuperación y el riesgo de que la afección reaparezca varían de paciente a paciente.

Complicaciones

  • Hernia cerebral
  • Hinchazón del cerebro
  • Aumento del riesgo de:
    • colapso cardiovascular
    • insuficiencia renal
    • insuficiencia respiratoria
    • Sepsis
  • Daño permanente del sistema nervioso (movimiento, sensibilidad o estado mental)
  • Coma progresivo irreversible
  • Efectos secundarios de los medicamentos

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si se produce algún cambio en el estado mental u otro problema del sistema nervioso, sobre todo si hay un trastorno del hígado conocido o sospechado. La encefalopatía hepática puede empeorar rápidamente y convertirse en una condición de emergencia.

Prevención

El tratamiento de los trastornos hepáticos se puede prevenir algunos casos de encefalopatía hepática. Evitar el consumo excesivo de alcohol y el consumo de drogas por vía intravenosa puede prevenir muchos trastornos hepáticos. Si hay síntomas neurológicos en una persona con enfermedad hepática conocida o sospechada, llame a la asistencia médica urgente.


Sobre esta noticia

Autor:
Mrwiti (52 noticias)
Visitas:
694
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.