Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Julen Salgado escriba una noticia?

La eclosión norteafricana

24/02/2011 01:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los sistemas y regímenes políticos, otorgan poderes limitados en algunos casos y plenas competencias en otros usando una abusiva autoridad, ante la mirada diplomática ( y de no injerencia podríamos decir) de Ban Ki Moon, secretario general de la ONU

Los principales cambios que se han dado a lo largo de la historia han nacido de revoluciones y manifestaciones a viva voz. No hace falta ser historiador de profesión para darse cuenta de los cambios que están sacudiendo al norte del continente africado y a la comunidad del Magreb. Basta con ser un observador de lo cotidiano y del presente mas reciente, para pasar después al catalogo de la historia, para comprobar que estamos viviendo una autentica revolución no muy lejos de aquí.

Cada revuelta tiene tintes muy diferentes y objetivos muy diversos, pero cada una de ellas se mira en el espejo de su “gran vecino” marítimo, la Unión Europea. No tanto por su macro estructura cuasi federal, la mayoría de Estados ya tienen una organización política más o menos afín al histórico modelo estadounidense, aunque adaptada a la idiosincrasia de cada Estado, país o región. Tampoco por evitar los desbarajustes nacionales cosidos con escandalosos capítulos de corrupción, porque la hay en los cuatro puntos cardinales. Sino para evolucionar como país hacia una verdadera democracia, dejando de lado abusos administrativos, Constituciones hechas como trajes a medida para los presidentes, y que el pueblo no viva a la sombra del poder teocrático de algunos Estados islámicos (el “Allahu Akbar”, himno nacional libio, reza: “Ala es Grande”).

La ruptura de las sociedades islámicas con el poder Ejecutivo de sus países no había alcanzado tintes tan dramáticos desde la época de la descolonizacion. El origen más inmediato de esta oleada de revueltas la encontramos a finales del año pasado en Túnez. Los motivos del grito revolucionario del pueblo tunecino fueron: la subida de los precios de artículos de primera necesidad, el fuerte aumento del desempleo, la corrupción y la ausencia de libertad de expresión. Las autoridades del país agravaron la situación combatiendo el clamor popular con fuertes medidas de represión. Pero el caos político ya había alcanzado su nudo en esta obra dramática. Ben Ali maquilla el escenario del descontento popular cesando a tres gobernadores regionales y remodelando el Gobierno. Pero el pueblo tunecino ya no se conforma con las migajas que ofrece su presidente y la revolución, bastante crecida por la dura censura que aplica después el Gobierno censurando medios de comunicación y bloqueando paginas web, correos electrónicos y redes sociales, logra que Amnistía Internacional condene la actitud del ejecutivo tunecino. El pulso al Gobierno triunfa y Ben Ali, tras 23 años en el poder, sale del país.

"Sin embargo esta es una revolución especial. No seria descabellado decir que es la primera revolución nacida en la red de redes y más aun, fraguada desde Facebook."

Egipto se fija en los acontecimientos de Túnez y cree en su sueño de expulsar del país a Hosni Mubarak. Sin embargo esta es una revolución especial. No seria descabellado decir que es la primera revolución nacida en la red de redes y más aun, fraguada desde Facebook. El Movimiento 6 de abril fue la principal fuerza organizadora de las manifestaciones. Los jóvenes universitarios egipcios se unen a dicho grupo y apoyan la causa acudiendo masivamente al foco de la manifestación, para el escaparate internacional, la plaza Tahrir. Después de 18 días de protestas estalla de jubilo la revolución para celebrar el abandono del poder de Mubarak.

Túnez y Egipto han servido de efecto domino a otros dos países norteafricanos. Libia y Marruecos han desenvainado la espada de la revolución y han destapado la caja de las protestas. En el caso de Marruecos se aúnan medidas de reforma para el país y un garante de los Derechos Humanos, verdadera insignia de un Estado de Derecho. La crudeza se alía en el caso de Libia, donde el dictador Gadafi combate las protestas a golpe militar sepultando cualquier esperanza de libertad, con cientos de cadáveres tirados por las céntricas calles de Trípoli.

Estamos pues, ante una verdadera Revolución Norteafricana que está cambiando el panorama político y debilitando a sus gobiernos. El pueblo clama por sus derechos y quiere pertenecer a ese “club” de Estados, de democracia globalizada sí, pero que guardan en sus cofres institucionales todo un amplio abanico de derechos y garantías constitucionales que ampara y protege a súbditos nacionales.Los Estados no deben olvidar que el juez sabio y supremo es el pueblo, el cual por muy férreo que sea el régimen político de su patria, se rasga las vestiduras y se desnuda a los cuatro vientos convocando un cambio radical. El pueblo lo pide, el pueblo lo quiere. Las nostalgias se sueñan y las revoluciones se hacen.

"Basta con ser un observador de lo cotidiano y del presente mas reciente, para comprobar que estamos viviendo una autentica revolución no muy lejos de aquí."

Julen Salgado Martinez


Sobre esta noticia

Autor:
Julen Salgado (5 noticias)
Visitas:
3365
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Diplomáticos
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.