Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que mimesacojea.com escriba una noticia?

La doctrina del bienpensar

28/05/2010 04:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta semana las productoras de televisión han lanzado la voz de alarma: muchas podrían cerrar el próximo año por la inestabilidad del sector y por el previsible recorte económico en los presupuestos de las cadenas públicas. El grito de pánico se une al del sector de la prensa y al de tantos otros sectores que, al no disponer de altavoces mediáticos, no logran hacer tanto ruido.

Cuando empezó esta suave desaceleración económica, los optimistas (es decir, los imbéciles) aseguraban que las crisis tenían su lado bueno. Porque las crisis, decían, limpiaban el mercado de farsantes y especuladores. Eso sería verdad si (a) el Universo fuese justo y (b) la crisis no fuese culpa precisamente de los farsantes y los especuladores.

Entiendo que las productoras y los periódicos pierdan los nervios y lancen voces de alarma. Lo que me molesta es que los medios y quienes les proveen de contenido sugieran que su desaparición supone un enorme drama social en virtud de no sé qué principio democrático del que sólo echan mano cuando los números se vuelven rojos.

Si cierra un periódico, una productora de contenidos o una cadena de televisión lo lamentaré por los trabajadores, por supuesto, como lo lamento cuando cierra una fábrica de coches o una panadería. Pero no siento que la calidad democrática de nuestro país merme si cierra uno, dos, cuatro periódicos porque no siento que, hoy por hoy, ninguno de ellos contribuya a la calidad democrática, a la libertad de expresión o a la pedagogía política. No siento que ninguna productora o televisión española nos haga más libres, cultos, educados, no siento que ningún medio de comunicación fomente la crítica, la disidencia o apueste por la tan cacareada sociedad del conocimiento. Más bien al contrario; considero que fomentan el adoctrinamiento, la obediencia y la dulce y suave filosofía del bienpensar.

Desde que esta crisis se hizo carne y empezó a afectar a la economía real he visto cómo los farsantes y las voces de su amo se hacían fuertes en periódicos, televisiones y organismos públicos. La crisis asusta, y el miedo no es buen prescriptor de libertades ni disidencias, lo que provoca que el poder decisorio se concentre en los adalides de la obediencia, la propaganda y el capital. La crisis económica, en definitiva, ha sido un durísimo golpe para la libertad de expresión en nuestro país, infinitamente mayor que el cierre de cualquier cabecera o cadena de televisión.

Si en los próximos meses desaparece un periódico o una televisión, me entristeceré por los trabajadores que se queden en la calle, pero que nadie me pida que llore por la libertad de expresión. Porque la libertad de expresión, amigos llorones de la prensa y la televisión, no depende del dinero.

Depende de las personas.


Sobre esta noticia

Autor:
mimesacojea.com (469 noticias)
Fuente:
mimesacojea.com
Visitas:
2382
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.