Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

La Cuerda de plata

15/06/2010 16:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la claridad de una mañana, Buda se paseaba por los cielos, al borde del Lago de la Flor de Loto, soñaba despierto bajo la caricia tibia del sol

Por Radio Son de l’espoir

En la claridad de una mañana, Buda se paseaba por los cielos, al borde del lago de la Flor de loto, soñaba despierto bajo la caricia tibia del sol. Al inclinarse sobre las aguas del lago, vio en las profundidades burbujeantes de Naraka (el infierno) un hombre que se debatía furiosamente y parecía pedir ayuda. Buda lo reconoció de inmediato.

Photo: sondelespoir.com

Era un hombre llamado Kantuka, un ladrón, un libertino, un asesino terrible que había conocido durante el tiempo que pasó en la tierra. Buda en su infinita compasión, se acordó que una vez en su vida este Kantuka había mostrado un poco de bondad. Una araña grande había caído en su zapato, en lugar de pisarla, la perdonó y la dejó seguir su camino.

Voy a ayudarlo, pensó Buda: ¿Por ese gesto de compasión, quien sabe? Quizás quede un atisbo de generosidad en este desdichado. Entonces, tomó un hilo de tela de araña, el hilo descendió en el lago en dirección de Kantuka. El hilo se transformó en una cuerda de plata y el bandido la agarró con firmeza. Comenzó a subir. El ascenso fue duro. Kantuka empleó todas sus fuerzas. Proseguía con las manos, las rodillas, con los pies, sudando y jadeando. Pronto vio un pedazo de cielo azul por encima de su cabeza. Redobló sus esfuerzos, cuando miró hacia las aguas poco profundas.

¡Horror! Una decena de sus antiguos compañeros había tomado el cordón de plata tratando de subir. La cuerda no puede ser lo suficientemente fuerte para sostenernos a todos, se dijo Kantuka. Se acordó entonces que había guardado en un bolsillo secreto su cuchillo de asesino.

“Voy a cortar la cuerda, pensó, para deshacerme de ellos.” En cuanto tuvo este pensamiento se rompió el cordón de plata por encima de él y cayó para siempre en el infierno.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (984 noticias)
Visitas:
5920
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.