Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alixiña escriba una noticia?

La Crisis de los 40: (Parte I)

16/08/2009 06:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los primeros veinte años son de sueños y de metas, los siguientes veinte son de realización, cambios y renuncias

Muchas veces hemos escuchado hablar sobre la famosa crisis de los cuarenta, la cual se manifiesta en una impetuosa, radical y necesaria ruptura de los patrones de conducta que nos han guiado a lo largo de muchos años.

Los primeros diez años se van entre juegos y sonrisas francas y espontáneas, mientras nos disfrazamos de aquel personaje con el cual nos sentimos identificados. No soñamos con llegar a ser nada porque en ese hermoso mundo infantil ya somos y tenemos todo lo que deseamos ser y tener.

Otros quizás no hayan tenido una niñez tan sonriente, pero como no conocen el significado de la palabra renuncia, continuan soñando y siguen esperando “el día de su suerte”.

Los diez años siguientes transcurren organizando, cambiando y planificando cada sueño, cada meta. Mientras los siguientes veinte se escapan llegando a las metas establecidas, cambiando algunas y abandonando otras; celebrando los triunfos o llorando los fracasos.

Entonces viene la crisis que no es más que la desolación por haber perdido la esencia más pura del alma

Luego de los cuarenta se detiene esa vertiginosa carrera vivida prácticamente a ciegas, nos miramos al espejo y nos encontramos con una persona desconocida. Intentamos reconocerla, intentamos relacionar alguna característica de ese reflejo con la persona que fuimos… pero es muy poco lo que nos une.

Algunos dirán: “eso no va conmigo” porque han vivido lo que han querido y se sienten satisfechos... ¡Felicidades a ellos¡

Pero otros, de tanto organizar y planificar pierden en el camino la originalidad de su alma y se convierten en alguien que aunque tal vez exitoso, ya no es feliz como aquel de los primeros veinte.

Entonces viene la crisis que no es más que la desolación por haber perdido la esencia más pura del alma, y comienza la necesidad de recobrar ese ser lleno de sueños y de esperanzas para empezar de nuevo y realizarlos.

No soñamos con llegar a ser nada porque en ese hermoso mundo infantil ya somos y tenemos todo lo que deseamos ser y tener

Es un tormentoso deseo de vivir a plenitud aquello que por cualquier razón se dejó de vivir en su momento.

Hasta la próxima


Sobre esta noticia

Autor:
Alixiña (3 noticias)
Visitas:
6466
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.