Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Madrelengua escriba una noticia?

La compasión

12/10/2009 23:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿No hay mejor forma de darle valor a tu vida que ayudando a los demás, cuántas personas pueden contar con que serán extrañadas si faltan en algun momento?

Yo, cuando era niña, podría decirse que era muy sensible, no podía ver ni oír a nadie sufrir sin echar a llorar; incluso con los animales y hasta insectos; hay una historia muy cómica sobre mi infancia que mi familia suele recordar: La primera vez que logré matar un mosquito con mis propias manos, lloré como una magdalena y gritaba: !!Lo maté, lo maté!!” con el cuerpo del delito aun en la palma de mis manos.

Hoy, Puede decirse también, que la situación ha cambiado bastante, y creo que no hablo solo por mí, cuando digo que hemos perdido esa “sensibilidad” hacia el infortunio ajeno.

Tal vez, es por la experiencia que con los años hemos recolectado; nuestros corazones o tal vez nuestra consciencia, ya esta acostumbrada a aceptar el dolor ajeno, y muchas veces el propio, como algo simplemente inevitable, en nuestras vidas.

"Quien da, ha de recibir dos veces; satisfacción y gratitud."

A veces nos justificamos pensando: “peores cosas le han pasado a mejores personas”

O “podría ser peor”. Y cuando vemos a un indigente, siempre pensamos: “es un adicto”, “está mintiendo”, “podría robarme cuando saque mi billetera”. Todo esto es muy posible, el mundo nos ha vuelto desconfiados, nos odiaríamos a nosotros mismos si caemos en trampas tan viejas no? Pero ¿cuántos de nosotros sacamos tiempo, para aportar a instituciones sin fines de lucro, que asisten a aquellos que REALMENTE necesitan ayuda? O al menos, quiénes piensan por un momento que tal vez esta persona realmente necesite ayuda.

No nos damos cuenta que al mismo tiempo que tenemos malas experiencias con personas que nos engañan, o tal vez cuando sufrimos por la indiferencia de los demás, y nuestros corazones se endurecen, estamos dañando nuestras almas. Dichoso quien pueda dar cada vez que se le pide, y quien tenga el carácter para consolar a alguien que esté triste, porque su espíritu se enriquecerá aun más. Es un hecho que las personas amargadas solo atraen más amargura, mientras que alguien que irradie alegría, también obtendrá lo mismo o incluso multiplicado. Entonces, la empatía, compasión, solidaridad, altruismo; cualquiera de estos valores, no son más que la oportunidad que tenemos, para que al practicarlos podamos vivir mejor.

Los pensamientos y actitudes (positivos y negativos) se reflejan inmediatamente en nuestro cuerpo, incluyendo nuestra salud


Sobre esta noticia

Autor:
Madrelengua (5 noticias)
Visitas:
5346
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.