Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Detective Salvaje escriba una noticia?

La cinta blanca

06/06/2010 18:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se edita en DVD la última película del director austriaco Michael Haeneke, ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes

Creador contemporáneo, el cine del austriaco Michael Haeneke se ha caracterizado siempre por una búsqueda de lo malsano, de aquella herrumbre que condiciona los actos de cualquier sociedad (especialmente la nuestra), manteniendo siempre el tono entre lo que se ve y lo que se sugiere, entre la formalidad de nuestro mundo uniforme y aquello que se esconde bajo los pliegues de una hipocresía formal. Si bien ese retrato turbio ha sido llevado con mayor o menor acierto, la verdad es que todos sus films se ven condicionados por una mirada clarividente, y por una indagación en la herida de nuestras carencias y nuestros miedos, en aquello que ocultamos y aquello que mostramos; y en esa dualidad se halla un bosquejo de la aprensión y el desánimo, así como un rechazo hacia aquello que restringe el sentimiento puro y la verdad de nuestros actos.

Con La cinta blanca, Haeneke da un paso adelante y lleva hasta sus últimas consecuencias el poder de la sugerencia, alejándose paulatinamente de ese retrato de la maldad que pudimos ver en Funny Games, así como de la falsedad burguesa y bienestante de Caché. En ambos casos, sus dardos se dirigían al poder de la imagen como forma de alienación mental, una alienación que tiende a mostrar los tabúes que condicionan la existencia de sus personajes y que en su último film están presentes en cada uno de sus actos, en cada uno de sus gestos y de sus frases. Ambientada justo antes del estallido de la I Guerra Mundial, La cinta blanca retrata un ambiente y una época en la que todo parecía inamovible, pero que esconde en su interior el germen de un estallido aterrador, de una generación que acunaba el embrión de lo que sería el nazismo. De ahí que todo el film esté planteado en la quietud que precede al terror, hilvanando un cuento en el que el poder terrenal y el religioso se alían íntimamente para sujetar las pasiones y ahogar al amor, y en el que el respeto a la autoridad es un hecho incuestionable.

La cinta blanca retrata un ambiente y una época en la que todo parecía inamovible, pero que esconde en su interior el germen de un estallido aterrador

En pocas ocasiones se ha retratado tan acertadamente ese terror cotidiano, ese horror latente que surge de nosotros mismos, esa perversión del espíritu que se contrapone a la honestidad del personaje protagonista y a la inocencia de su prometida. No por casualidad ese protagonista es el profesor del pueblo en el que se desarrolla la acción, y el único que entiende cuál es el origen del mal, haciéndole frente con las únicas armas que tiene a su disposición: la deducción y la palabra. Pero lo más interesante del film de Haeneke es sobre todo que es capaz de filmar un estado de ánimo, algo casi imposible de llevar a la pantalla, un estado de ánimo que tiende al desasosiego, a la frialdad y a la idiotez moral. Y cuando eso sucede, todo mal es posible.


Sobre esta noticia

Autor:
Detective Salvaje (61 noticias)
Visitas:
3403
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.