Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cristina Arraibi escriba una noticia?

La buena educación

24/05/2011 09:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Soy una chica educada. Me porto bien, no digo tacos y en muchas ocasiones me muerdo la lengua antes que decirle a alguno lo que realmente se merecería oír.

Y eso está bien para algunas cosas, pero cuando el mundo anda como anda, y las noticias te sacuden en la cara todos los días, y los políticos, jueces, y hasta presentadores de la tele te mienten como bellacos, pensando que   el resto del mundo somos idiotas y nos lo creemos todo, una se crispa, y se desespera, porque esta educación judeo-cristiana que me han impuesto, me impide desahogarme como quisiera.

Así que he decidido, hacer como el Sr.Reverte, que es un escritor importante y con un verbo ilustradísimo, que dice tacos cuando el guión lo exige y no se sonroja por ello.

Algunos me dirán que también los cineastas españoles dicen que ellos sólo ponen sexo en sus películas cuando el guión lo exige, pero eso no se lo cree nadie ( porque a ver si Cenicienta es necesario que salga en bragas¡¡ por ejemplo).

No, yo hablo en serio, que poner a cada uno en su lugar, añadiendo un taquillo para reforzar no puede ser malo.

Hummm... lo voy a probar.

Empezaré diciendo que estoy hasta los c. de que me suban los p. impuestos, y además sea por nuestro bien. Y una m.¡¡ Ya les vale a esos cab. de politicuchos que se pasan el día tocándose los h. y pensando de qué manera nos pueden j. más.

Y cuando ya no puedes soportarlo, intentas ver un rato la j. tele y no salen más que p. contando sus avatares sexuales, o la t. de la Esteban que no sabe hablar de nada más que de los gi. de su familia.

Entonces sales a dar un paseo para airearte y está todo lleno de p. perros sueltos con sus imb. de dueños que mean en cualquier esquina, o señores gua. que escupen en el suelo y no puedes decirles:

-Oiga, váyase a su p. casa a escupir, cñ, -

porque te ponen de h. de p. para arriba.

¡Que p.m de vida!

Ufff¡¡ qué bien me he quedado.

Si mi educación judeo-cristiana no me lo hubiera permitido, en realidad hubiera tenido que decir:

Comenzaré comentando que estoy algo cansada de que me aumenten tanto los impuestos, y además sea sólo para ayudarnos.

No estoy de acuerdo¡¡ Es un poco frustrante que los señores políticos se pasen el día sin trabajar demasiado, pensando de qué manera hacernos la vida más durilla.

Y cuando ya estás al límite, intentas ver un rato la horrible programación de la tele, y no salen más que señoras de moral distraída, contando sus hazañas en las artes amatorias, o la no excesivamente ilustrada Sra Esteban, que no tiene a bien hablar de nada que no sea de su escandalosa familia.

Entonces sales a dar un paseo para desfogarte y está todo repleto de canes sin su correspondiente correa, con sus despistados dueños que orinan en lugares inadecuados, o personajes indecorosos que desahogan sus amígdalas en la acera y no puedes reprocharles diciéndoles:

-Disculpe, podría hacer eso mismo en su domicilio particular? gracias.-

  Porque se mofaría de una servidora de una manera terrorífica.

¡Que duro es vivir!

Creo que voy a pasar de la primera opción. Desahoga más y es más directa, pero está muy vista, y sinceramente es lo más fácil.

Voy a continuar desconcertando a la gente con un :

-Disculpe, le parece a usted correcto que su adorable perro haya hecho sus necesidades en el pavimento urbano, mientras unos inocentes niños intentan jugar a la pelota?-

Igual me hacen una pedorreta, pero yo seguiré siendo la de la buena educación.


Sobre esta noticia

Autor:
Cristina Arraibi (50 noticias)
Fuente:
treintayalguno.blogspot.com
Visitas:
1306
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.