Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elgrumete escriba una noticia?

La batalla de los energúmenos

29/03/2010 19:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Energúmenos contra señores

El escenario no podía ser más irreal. La batalla más increible de la historia se desplegaba en el mundo actual, la época moderna. A un bando los señores, en el otro una multitud de energúmenos, misteriosamente predeterminados para consolidar su dimensión infrahumana.

¿Qué había pasado? El devenir retrocedía. Las multitudes, en manada, se precipitaban en dirección contraria a la lógica, pisoteando en su carrera todo asomo de sabiduría. ¿Les había impactado alguna película sobre infestaciones o mutaciones?

No se trataba de eso. Más bien eran ellos quienes se habían convertido en protagonistas de una superproducción, dirigida por un ente maléfico.

¿Y el señor? ¿Qué parte tenía en todo esto? ¿Qué papel ejecutaba? (Disculpad este paréntesis, pero es que hablo sólo de un señor, porque en esta guerra, solamente lo vi a él en su bando) ¿Qué hacía? ¿Le habían asignado los efectos especiales? No. En absoluto. Su papel, no otorgado por criatura alguna, era el de defensor de los Derchos Humanos.

De hecho la civilización había tomado amargos derroteros. Los energúmenos, programados para darle la vuelta al sentido común, camuflaban su pérfida tarea, confeccionando y colgando abalorios por todas partes. Por cierto, con bastante éxito, ya que nadie se apercataba, con tanta parafernalía, de que estaban carcomiendo las bases de la cultura humana.

Pero el señor, solitario y audaz, había descubierto el poder seductor que los abalorios ejercían sobre las gentes, especialmente uno, que simbolizaba una boca y un falo. Y se dedicaba a la divulgación de fancines, en los que desenmascaraba la desolada ruta de los energúmenos. Estos no toleraban la presencia de una persona libre y verdaderamente democrática, y lo perseguían a muerte, combatiéndolo con las armas del poder despótico. Pero él no retrocedía, y desde su exilio social continuaba divulgando sus fancines, con la esperanza de que alguien los leyera, y le hiciera costado para detener el devastador avance de las ridículas ordas contrarias.


Sobre esta noticia

Autor:
Elgrumete (10 noticias)
Visitas:
3023
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.