Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pp.lafresneda escriba una noticia?

La antidemocracia

01/03/2012 19:45

0 Por primera vez en la democracia municipal, el alcalde no deja hacer preguntas a la oposición

0

Después de lo que pasó en el Pleno de ayer, un ejemplo más de una forma autoritaria, ocultista y antidemocrática de ejercer el poder, necesito un tiempo de reflexión para moderar la creciente indignación que siento: utilizo una foto de Gadafi para ilustrar lo que alguien ayer me lo recordó.

Contra la rabia, humor; así que hoy comparto con vosotr@s, en clave de ironía, las razones por las que participo en el proyecto del Partido Popular. Aunque cuando lo digo la gente suele sonreír (otra contradicción de Pepe), lo que más comparto con el Partido Popular es la búsqueda de la libertad responsable, o sea, que el Estado se entrometa lo menos posible en mi vida dejándome un amplio espacio donde desarrollar mis inquietudes.

Dicho de otra forma más graciosa:

COMO SABER SI UNO ES DE IZQUIERDAS O DE DERECHAS

Cuando a un tipo de derechas no le gustan los toros, no asiste a la plaza y punto.

Cuando a un tipo de izquierdas no le gustan los toros, intenta prohibirlos y dedicar las plazas a mítines del partido (del “suyo”, claro).

Cuando a un tipo de derechas no le gusta el tabaco, no fuma.

Cuando a un tipo de izquierdas no le gusta el tabaco, no descansa hasta vetarlo para que nadie disfrute fumando.

Cuando un tipo de derechas es vegetariano, simplemente no come carne.

Cuando un tipo de izquierdas es vegetariano, hace campaña contra todos los productos que contengan, básicamente, proteínas de animal (y si es posible contra el Pizza Hut).

Cuando un tipo de derechas es homosexual, vive tranquilamente su vida como tal sin molestar a nadie.

Cuando un tipo de izquierdas es homosexual, hace escandalosa ostentación de ello, participando “orgullosamente” en desfiles populistas, para que le respeten.

Cuando un tipo de derechas tiene problemas por su trabajo, reflexiona sobre cómo salir de dicha situación, y actúa.

Cuando un tipo de izquierdas tiene problemas por su trabajo, levanta una queja por acoso laboral y hace huelga contra la discriminación de que fue objeto, con el apoyo de su sindicato.

Cuando a un tipo de derechas no le agrada un programa de televisión, simplemente la apaga o cambia de canal o se va a la cama.

Cuando a un tipo de izquierdas no le agrada un programa de televisión, se queja agriamente del control de la televisión por parte de Berlusconi y propone el cierre de su emisión.

Cuando un tipo de derechas es ateo, no va a la iglesia, ni a la sinagoga ni a la mezquita, y el domingo o sábado… lee el diario tomándose un café en la Plaza del pueblo.

Cuando un tipo de izquierdas es ateo, no quiere ninguna alusión a Dios en ninguna parte, en ninguna esfera pública, y protesta contra las religiones y sus símbolos (menos el día en que lleva a sus hij@s a hacer la primera comunión).

El PSOE sigue perdiendo los papeles

Cuando un tipo de derechas tiene problemas económicos, trabaja todo lo que puede, intenta pagar todas sus deudas, y a veces incluso ahorra (este caso es excepcionalmente aplicable también a algunos sujetos, pero pocos, de izquierdas).

El de izquierdas le echa la culpa al gobierno, si este NO ES de izquierdas, claro; a los empresarios, a la burguesía, a los bancos y al capitalismo, a la globalización, a los americanos, a Aznar, al Papa y en algunos casos, no muchos, también al Real Madrid o al Barsa.

Cuando un tipo de derechas, lee este post, se ríe, y lo reenvía a sus amigos.

El de izquierdas se cabrea mucho, pone “a parir” al que lo escribió y si puede lo borra.

En nuestro Ayuntamiento podríamos añadir:

Cuando un concejal de derechas recibe una crítica personal, piensa que es a su gestión, escucha y reflexiona.

Cuando un concejal de izquierdas recibe una crítica a su gestión, dice que es personal y prohíbe hacer preguntas.

Cuando un concejal de derechas hace una propuesta, el concejal de izquierdas vota en contra (aunque esté de acuerdo).

Cuando un concejal de izquierdas hace una propuesta (caso excepcional), el concejal de derechas escucha y si es viable y positiva para el pueblo, la acepta.

Cuando un concejal de derechas hace una negociación política, quiere que sea pública y todo el mundo la conozca.

Cuando un concejal de izquierdas hace una negociación política, la mantiene en secreto y no quiere que la conozca el pueblo.

Me gustaría decir que estas tres últimas situaciones son fruto de mi imaginación; pero desgraciadamente es lo que ocurrió ayer: Javi nos prohibió hacer preguntas (¿alguien recuerda una limitación parecida en alguna institución democrática moderna?), Javi votó en contra de una propuesta del Partido Popular con la que estaba de acuerdo (si no es él quien corta la cinta, aquí no habrá inauguraciones: ¡faltaría más!) y por el equipo de gobierno se aceptó que lo que negocian entre ellos es secreto y se hace sin contar con el pueblo (ya lo sabíamos, ¿pero reconocerlo sin ruborizarse?). Cualquier punto de vista ejercido con honradez e integridad, por muy contrario que sea al mío, se merece mi respeto, y se que hay gente afin al PSOE, honesta con una forma de pensar comprometida con el pueblo de La Fresneda, que se siente molesta por esa forma de actuar en los plenos: por primera vez en la democracia local se ha impedido a un cargo representativo hacer preguntas al gobierno municipal.

Te estarás preguntando por lo que hizo el PAR, pero del PAR no se puede hablar, que si no alguien levantará en la mano un papel y dirá “te recuerdo que tengo aquí el pacto de gobernabilidad”, y eso ablanda muchas voluntades en Zaragoza con las que es mejor no meterse, ¿verdad?.

En tiempos de oscuridad hay que resucitar la esperanza: hoy luce un sol precioso, los almendros han roto a flocer y hace una fantástica temperatura: son las condiciones ideales para plantearse este fin de semana dar una vuelta por las Mangraneras y desde allí arriba mirar a La Fresneda y decirle con orgullo: te quiero.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en