Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

El kéfir: propiedades y diferencias con el yogur de siempre

26/02/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La cocina se reinventa constantemente. Se crean platos de todo tipo, de todas las formas posibles y aparecen productos un tanto particulares. Y el kéfir no va a ser menos, ya que no es el típico producto comercial a la venta, sino que cada uno se elabora el suyo.

¿Qué es el kéfir?

Es un producto lácteo líquido y muy aromático, que se obtiene por una doble fermentación. Se podría decir que es un alimento similar en su concepto al yogur, pero en cuya elaboración han participado una serie de microorganismos diferentes a este. Al igual que para que un alimento tenga la consideración de yogur tiene que estar fermentado por una serie de bacterias típicas, en el caso del kéfir más clásico, los microorganismos típicos consisten en una combinación de bacterias y levaduras.

Al igual que el yogur, se considera un alimento probiótico, o lo que es lo mismo, un aliado a la hora de restablecer la flora intestinal tras tomar antibióticos. Además, es rico en triptófano, calcio, magnesio, fósforo, vitaminas B y K.

Diferencias entre el yogur y el kéfir

El kéfir y el yogur se suelen confundir por su aspecto y propiedades similares, pero son alimentos diferentes. Ambos son lácteos probióticos, alimentos con bacterias vivas, que se obtienen por la fermentación de la leche.

La primera diferencia es que la fermentación de cada uno es diferente, ya que los microorganismos que intervienen son específicos de cada uno. En el yogur se produce una fermentación láctica, y el kéfir se obtiene por fermentación lactoalcohólica.

Otra de las diferencias es que el kéfir es más digestivo, un poco más líquido y de sabor más ácido que el yogur, porque contiene más ácido láctico.

El yogur es también digestivo, pero aún puede tener lactosa, el azúcar de la leche, que suele ser la responsable de algunos problemas a la hora de digerir los lácteos. Es más cremoso y de sabor ligeramente ácido, pero un poco menos que el kéfir.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (38240 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
778
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.