Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Karl Marx y el gran renacimiento socialista

01/02/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La popularidad del socialismo está reviviendo en Estados Unidos.

La socialista Alexandria Ocasio-Cortez obtuvo un escañoen el nuevo Congreso y está pidiendo tasas de impuestos confiscatorias, al mismo tiempo que los candidatos socialistas demócratas están prosperando en muchas áreas de la nación. El Washington Post informó en julio que "ha sido un buen verano para los socialistas demócratas de América", que "nunca han tenido más adeptos ni más influencia". Los socialistas demócratas de América abiertamente abogan por la abolición del capitalismo.

Sería gratificante para Karl Marx, nacido hace 200 años en Trier, Alemania. En un tributo del New York Times titulado "Feliz cumpleaños, Karl Marx. ¡Tenías razón!", el profesor de filosofía Jason Barker declaró que "la opinión liberal educada es hoy más o menos unánime en su acuerdo con la tesis básica de Marx" de que el capitalismo es fatalmente defectuoso. Pero esa presunción es cierta solo si a la "opinión liberal culta" simplemente no le importa la tiranía.

Trier, Alemania, tuvo una gran celebración de cumpleaños destacada por la inauguración de una estatua de bronce de 5.000 libras de Marx donada por el gobierno comunista chino. Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, pronunció un discurso alabando al teórico comunista, declarando que:

Karl Marx fue un filósofo que pensó en el futuro, tenía aspiraciones creativas y hoy defiende las cosas de las que no es responsable y que no causó ... Uno tiene que entender a Karl Marx desde el contexto de su tiempo y no tener prejuicios ...

Juncker exageró las doctrinas de Marx para afirmar que los gobiernos europeos deben entregar más folletos para cumplir con los "derechos sociales" de los ciudadanos. Daniel Kawczynski, un miembro del parlamento británico cuya familia había huido de la Polonia comunista, denunció la celebración: "Creo que es de muy mal gusto. Debemos recordar que el marxismo consistía en arrancar el poder y los medios individuales lejos de las personas y darlas al Estado. El marxismo ... permitió que una pequeña banda de fanáticos reprimiera a la gente".

Desafortunadamente, a medida que pasaron décadas desde la caída de la Unión Soviética, el romanticismo profundiza en los amargos hechos de la vida que obligaron a vivir los regímenes comunistas. El columnista británico de The Guardian, Paul Mason, elogió la toma soviética de Rusia por proporcionar "un faro al resto de la humanidad". Pero el marxismo en la práctica no funcionó tan bien. Los regímenes comunistas produjeron la mayor carnicería ideológica en la historia de la humanidad, matando a más de cien millones de personas en el último siglo. Muchos fanáticos creen que es injusto para el legado de Marx que lo consideren culpable de la perversidad de los regímenes que invocaron su nombre. Pero las semillas de la tiranía estuvieron allí desde el principio.

La "Idea Divina"

El esquema de salvación de Marx se construyó sobre una base mística suministrada por el filósofo alemán G.W.F. Hegel. Aunque el elogio del New York Times para Marx promocionaba a Hegel como un defensor de un "estado liberal racional", Hegel fue ridiculizado en su vida como el "Filósofo de la Corte Real Prusiana" y por promover la idea de que el Estado es "inherentemente racional". Hegel deificó el Estado, afirmando que "el Estado es la Idea Divina tal como existe en la tierra" y "todo el valor que posee el ser humano, toda la realidad espiritual, que posee solo a través del Estado". Hegel despreció cualquier límite al poder del Estado: "El Estado es la mente absoluta segura de sí misma que no reconoce ninguna autoridad sino la suya propia, que no reconoce reglas abstractas de bueno y malo, vergonzosa y mezquina, astuta y engañosa".

Marx, tal vez cegado por Hegel, nunca reconoció el peligro inherente del Leviatán. Tampoco Marx explicó cómo surgiría realmente el comunismo después de la demolición del capitalismo. Igualmente importante, nunca intentó revelar cómo el Estado se "marchitaría" después de que comenzara la "dictadura del proletariado". La ayuda humanitaria de Marx no hizo nada para disuadir a Lenin de decretar que "la libertad es tan preciosa que debe ser racionada".

Los marxistas asumieron que un poder gubernamental enormemente creciente era la clave para liberar a la humanidad. Pero los regímenes todopoderosos rápidamente se convierten en fines en sí mismos. En 1932, el dictador soviético Joseph Stalin decretó la pena de muerte por cualquier robo de propiedad estatal. En Ucrania, donde millones de personas se morían de hambre debido a la brutal colectivización de las granjas, incluso los niños que cazaban furtivamente algunas mazorcas de maíz podían ser fusilados.

La historia del comunismo demuestra que nunca faltarán apologistas intelectuales para santificar cualquier atrocidad. En 1936, Sidney y Beatrice Webb, dos prominentes socialistas británicos, justificaron la represión soviética porque "cualquier expresión pública de duda ... es un acto de deslealtad e incluso de traición" a la planificación económica central. Por lo tanto, para liberar a las personas con alimentos y ropa, el Estado tenía derecho a ejecutar a cualquiera que criticara el Plan quinquenal para la agricultura y los textiles. Los Webb glorificaron las doctrinas éticas soviéticas: "Lo más importante es el mandato de abstenerse y resistirse a la "explotación", es decir, cualquier empleo de otros con salario con el fin de obtener un beneficio de su trabajo". Los Webb observaron que la "abstención de la explotación es el deber ético el que está ... más fuerte y frecuentemente impresionado en la mente juvenil". Supusieron que todos los contratos privados son explotadores y que los políticos nunca abusarían de su poder al explotar a quienes están bajo su control.

El economista John Maynard Keynes calificó a la Unión Soviética en 1936 como "comprometido en una vasta tarea administrativa de hacer que un conjunto completamente nuevo de instituciones sociales y económicas funcionen sin problemas y con éxito". El eclesiástico estadounidense Sherwood Eddy escribió en 1934, "Toda la vida [en Rusia] está ... dirigida a un alto nivel único y energizado por una motivación tan poderosa y brillante ... Libera un torrente de actividad alegre y vigorosa". El filósofo estadounidense John Dewey visitó la Unión Soviética y proclamó a su regreso: "La gente anda como si se hubiera eliminado alguna carga poderosa y opresiva, como si hubieran despertado a la conciencia de energías liberadas". Jean-Paul Sartre, el filósofo de posguerra más respetado de Francia, declaró: "Los ciudadanos soviéticos critican a su gobierno de manera mucho más efectiva que nosotros. Hay total libertad de críticas en la URSS". Después de que surgiera una controversia en Francia en 1997 sobre un libro que afirma que los regímenes comunistas habían matado a casi 100 millones de ciudadanos, un portavoz del Partido Comunista francés trató de diferenciar a Stalin y otros líderes comunistas de Hitler: "De acuerdo, tanto nazis como comunistas han asesinado. Pero mientras los nazis mataban por odio a la humanidad, los comunistas mataban por amor".

Mientras muchos intelectuales occidentales pintaban la Unión Soviética como una utopía, algunos comunistas tenían menos ilusiones. En 1928, Grigori Pyatakov, uno de los seis líderes soviéticos nombrados personalmente en el último testamento de Lenin, declaró con orgullo: "Según Lenin, el Partido Comunista se basa en el principio de coerción que no reconoce limitaciones ni inhibiciones. Y la idea central de este principio de coerción ilimitada no es la coerción en sí misma, sino la ausencia de cualquier limitación: moral, política e incluso física. Tal Partido es capaz de lograr milagros". Pyatakov fue una de las estrellas de los ensayos de Moscú de 1937, confesando cargos absurdos de sabotaje de minas en Siberia, y fue ejecutado poco después.

Tiranía sin límites

La hostilidad de Marx a la propiedad privada garantizaba una tiranía sin límites. Los derechos de propiedad son los guardias fronterizos alrededor de la vida de un individuo que desalientan las invasiones políticas. Los regímenes socialistas desprecian la propiedad porque limita el poder del Estado para regimentar las vidas de las personas. Un estudio de 1975, La imagen soviética de la utopía, observó: "Las comunidades muy unidas del comunismo podrán localizar al individuo antisocial sin dificultad porque no podrá "cerrar la puerta de su apartamento" y retirarse a un área de su vida que es "estrictamente privada"". El economista húngaro János Kornai observó: "Cuanto más se tome la eliminación de la propiedad privada, más consistentemente se puede imponer el sometimiento total".

Los regímenes marxistas se sentían con derecho a infligir ilusiones ilimitadas a sus víctimas, por el bien de la gente, o al menos de los proletariados. A los alemanes orientales se les dijo que existía el muro de Berlín para mantener alejados a los fascistas, aunque todos los asesinatos cometidos por guardias fronterizos involucraban a alemanes orientales que se dirigían al oeste. El marxismo prometió una utopía, y esa promesa sin garantía bastó para tratar a los sujetos como siervos obligados a someterse y obedecer sin cesar. Cualquiera que intentara escapar fue tratado como si estuviera robando propiedad del Estado.

El comunismo todavía se presenta a menudo como moralmente superior al capitalismo porque elimina a las corporaciones codiciosas que envenenan a las personas para obtener ganancias. Según la teoría marxista, los problemas ambientales no pueden surgir en los países socialistas porque el hombre y la naturaleza están, por definición, en armonía. Pero los regímenes del Bloque Oriental se convirtieron en un vasto cementerio para la Madre Naturaleza. La contaminación fue generalizada en gran parte debido a la deificación de los planes económicos. Mientras las fábricas rugieran y la producción industrial aumentara, no importaba que la gente y todo lo demás estuvieran muriendo.

Viajé detrás de la Cortina de Hierro muchas veces desde mediados hasta finales de los 80 para estudiar de primera mano los resultados de la filosofía de Marx. Vi miedo generalizado en los rostros de personas demacradas en las calles de Bucarest, Rumania, y vi el terror en los ojos de los jóvenes checos cuando alguien tocó el tema de la política. Me encontré con los guardias de frontera que volaron en un manojo de nervios en cualquier pedazo de papel que podrían contener ideas subversivas. Y fui testigo de legiones de apologistas occidentales que siempre insistieron en darles a los regímenes comunistas más tiempo y más donaciones occidentales para redimirse.

Marx continúa apelando a los guerreros de la justicia social, gracias a axiomas como "de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad". ¿Y quién determina la "necesidad"? El Estado presuntamente omnisciente, benevolente. El marxismo prometió terminar la "lucha de clases", pero lo hizo subyugando a casi todos a la oficialidad. Como observó el disidente yugoslavo Milovan Djilas en 1957, el comunismo engendró a una nueva clase de burócratas supremos con su propio interés personal para perpetuar su poder. La abolición de la propiedad privada dejó a las personas como rehenes de los pequeños funcionarios del gobierno que mantuvieron su trabajo castigando a cualquiera que no se rindiera ante los últimos dictados. Como explicó León Trotsky: "En un país donde el único empleador es el Estado, la oposición significa muerte por inanición lenta ... quien no obedece no comerá".

Independientemente de las intenciones de Marx, sus doctrinas provocaron un temor perpetuo en cientos de millones de víctimas. Pero fue criminalmente ingenuo esperar resultados felices de cualquier sistema que otorgue poder ilimitado a los políticos. Doscientos años después del nacimiento de Marx, nunca olvide que una filosofía que comienza por idealizar el gobierno terminará por idealizar la subyugación.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1377 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1260
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.