Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guardiana escriba una noticia?

Un Juzgado de Instrucción Penal sede de una atrapante historia

12/10/2009 23:03 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La película "El secreto de sus ojos" refleja con una fidelidad increíble los entretelones del trabajo en los juzgados

La película “El secreto de sus ojos”, dirigida por Juan José Campanella y protagonizada por Ricardo Darín, Soledad Villamil y Guillermo Francella, entre otros actores es una joyita.

No voy aquí a detenerme a contar su argumento o a referirme al film en cuestión, no es esa mi intención, otros lo han hecho con excelente claridad.

Lo destacable de la obra es la precisión y la llamativa transmisión especular que nos muestra lo que es un juzgado de instrucción penal dentro del Palacio de Tribunales en la capital de Buenos Aires.

Muchas veces, se han filmado películas, series televisivas y telenovelas, ambientadas en los fueros porteños, pero siempre adolecieron de gruesas fallas, ya sea en el lenguaje habitual de los que pululan por los pasillos del mentado edificio, en la terminología jurídica o en la forma de dirigirse unos a otros.

En esta historia se muestra lo que aquí damos en llamar ‘la cocina’, no los despachos de los jueces o los fiscales como suelen verse en las series tan populares de factura norteamericana, sino la de los subalternos.

Esos que trabajan, se pelean con sus colegas por problemas de jurisdicción, que atienden el teléfono diciendo el nombre de una empresa extraña y ajena para evitar el llamado o que critican a sus superiores.

El imponente edificio que se encuentra entre las calles Talcahuano, Lavalle, Uruguay y Viamonte está rodeado de librerías llenas de libros jurídicos; también de bares, algunos con cierta prestancia, la mayoría bastante decadentes.

Cómo diría en lenguaje jurídico ‘amerita’ aplauso, medalla y beso. Un peliculón!

En el hervidero de gente, autos y colectivos que recorre esas calles durante el transcurso de la mañana y bien entrada la tarde, muchos son los judiciales que asisten a ellos y también muchos son los que tienen hábitos como el del personaje que interpreta Francella, Sandoval.

No es nada fácil trabajar en el fuero penal, ver víctimas de delitos, ver inocentes acusados por ‘portación de cara’, a veces golpeados para que confiesen algo que no hicieron esos, que Darín-Espósito llama en el film los ‘perejiles’, tomarle declaración a una mujer violada…

Y claro, uno no se da cuenta, pero la ficha en el inconsciente cae, una vez, otra y otra, hasta que un día, la mirada se nubla, el gesto se vuelve umbrío y algunos recurren a la bebida. Esos algunos son muchos.

Recuerdo que cuando recién ingresé a Tribunales había un señor mayor con el mismo cargo que representa Darín, en el edificio que yo trabajaba había un pequeño buffet y todas las mañanas, a las diez en punto, este caballero, muy atildado, allí concurría donde le servían, religiosamente, un vaso de trago largo lleno a pope de una bebida que yo en mi inocencia supuse que era té.

Un día mi curiosidad femenina, pudo más y le pregunté a la señora que atendía el boliche qué era lo que tomaba. Imaginen mi estupor cuando tan campante me dijo que era Cinzano.

A esa hora comenzaba, no le iban en zaga otros y otras, sí, con el tiempo fui observando que no estaba sólo en su adicción el hombre.

Es realmente gracioso, para los que hemos gastado las baldosas del Palacio, observar como espectadores, una historia, donde los personajes utilizan, los modismos, los gestos, las actitudes tan exactas de los judiciales. Esa forma entre despectiva y maternal que tiene Villamil-Irene cuando quiere despachar a sus auxiliares, ‘¡andá nene!’, las caras de los auxiliares entre el temor reverencial y el ‘¿ahora que hago?’, son impecables.

Lo destacable de la obra es la precisión y la llamativa transmisión especular que nos muestra lo que es un juzgado de instrucción penal dentro del Palacio de Tribunales en la capital de Buenos Aires

Cómo diría en lenguaje jurídico ‘amerita’ aplauso, medalla y beso. Un peliculón!


Sobre esta noticia

Autor:
Guardiana (117 noticias)
Visitas:
6377
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

RICARDO (29/05/2012)

Me encanto este articulo, comparto lo que aqui escribieron !!!