Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Artur Mas se declara "máximo responsable" de la consulta del 9-N

06/02/2017 16:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Entre gritos de "viva la República Catalana" y "fuera la justicia española", miles de independentistas catalanes apoyaron este lunes al expresidente regional Artur Mas, juzgado por organizar en 2014 una consulta sobre la independencia autonómica prohibida por la justicia.

En un ambiente agitado, con centenares de banderas independentistas ondeando frente al Palacio de Justicia de Barcelona, Mas se definió como "el máximo responsable" de esa votación prohibida judicialmente, pero defendió su legitimidad e incluso su legalidad.

"No fue un capricho individual (...) fue la consecuencia de amplios acuerdos y mandatos explícitos y reiterados del Parlamento de Cataluña", dijo en su declaración ante el juez, en la que sólo respondió a su abogado.

Presidente de la región entre 2010 y 2016, Mas está acusado de desobediencia grave y prevaricación por esta votación sin efectos jurídicos del 9 de noviembre de 2014 que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional.

La fiscalía reclama para él diez años de inhabilitación para ejercer cargos públicos. La exvicepresidenta catalana Joana Ortega e Irene Rigau, encargada del departamento de Educación, también juzgadas, se arriesgan a pasar nueve años alejadas de la función pública.

- Un juicio "sin precedentes" -

Cinco días antes de la votación, el Tribunal Constitucional había reclamado su suspensión atendiendo un recurso de última hora del gobierno español de Mariano Rajoy.

image

Pero en ese momento el Ejecutivo catalán ya había hecho gran parte de los preparativos: adquisición de material, preparación de escuelas para ubicar los circuitos de votación, difusión de una campaña informativa y reclutamiento de 42.000 voluntarios que gestionarían el dispositivo electoral, explicó Mas.

La administración "ya no era directamente responsable de la organización", dijo. "Había cosas que no dependía de nosotros pararlas", añadió.

Además, denunció que la orden de suspensión judicial era poco explícita y cuando su ejecutivo pidió aclaraciones no recibió respuesta alguna del tribunal.

En el dilema de obedecer unos "mandatos parlamentarios explícitos" y atender una resolución judicial "imprecisa", Mas entendió que su deber "era que esa jornada se pudiera celebrar".

Y así fue: 2, 3 millones de catalanes votaron en esa consulta prohibida, un 80% de ellos a favor de la independencia.

"Es la primera vez que un gobierno democrático es juzgado por haber dejado al pueblo votar. Es un momento sin precedentes", lamentó Mas en declaraciones a AFP.

"Lo que se juzga es una actuación que desconocía, precisamente, una sentencia del Tribunal Constitucional, nada más que eso", contestaba desde Bruselas el ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis.

- Tribuna del independentismo -

El independentismo quiere convertir el juicio en una tribuna para su causa. Puede servir como "acelerador para ensanchar la base soberanista", reconocía el domingo Mas.

A su llegada al tribunal, con media hora de retraso y acompañado por una amplia comitiva de autoridades, encabezada por su sucesor, Carles Puigdemont, el exdirigente se encontró con una multitud de 40.000 manifestantes y un enorme cartel de "Love democracy".

Centenares de banderas independentistas ondeaban con el fuerte viento que soplaba en la capital catalana y las proclamas se sucedían sin parar: "Votaremos", "fuera la justicia española", "ni un paso atrás".

"Hoy muchos nos sentimos juzgados", había asegurado Puigdemont en un inusual discurso institucional antes de iniciar el juicio.

En 2010, en plena crisis económica, una sentencia judicial anulando parcialmente un estatuto de 2006 que ampliaba la autonomía catalana desencadenó un fuerte auge del independentismo.

En masivas manifestaciones, sus militantes reclamaron un referéndum de autodeterminación como los celebrados en Escocia (2014) o Quebec (Canadá, 1980 y 1995), rechazados por el Ejecutivo de Rajoy porque no están contemplados en la Constitución.

Con mayoría absoluta en el 'Parlament' desde 2015, los independentistas quieren organizarlo igualmente en septiembre y hacerlo vinculante.

Desde el Gobierno central, Rajoy encargó a su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, iniciar un diálogo con las autoridades catalanas pero sin tratar el referéndum.

"El tiempo se le acaba", advertía el domingo Puigdemont en consonancia con lo expresado por sus militantes reunidos frente al tribunal.

Amparada del viento por un monumento, Mercè Sancho Tusef, de 68 años, opinaba que el Gobierno central llegaba tarde: "La reconciliación es imposible porque se ha mantenido el 'no' al diálogo tanto tiempo".


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3177
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.