Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

Los jóvenes franceses que optan por la yihad

09/10/2014 09:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

"Me estáis abandonando": estas palabras pronunciadas por Nora, una adolescente que partió, sin saberlo su familia, a hacer la yihad en Siria y que ahora no puede volver, siguen obsesionando a Fuad, su hermano mayor, de 37 años.

Francia, que tiene la mayor comunidad musulmana de Europa, es también el país del que proviene el mayor contingente de yihadistas occidentales, unos mil, que partieron hacia Siria e Irak a través de redes de reclutamiento.

¿Quiénes son? ¿Desclasados, marginados, jóvenes de suburbios pobres sin referencias? "No se trata sólo de Aicha y Brahim, sino también de Jacqueline y Michel", señala Hassen Chalghoumi, imán de la región parisina, conocido por sus críticas al integrismo.

Concierne a todas las regiones de Francia y todos los medios sociales: rurales, ciudadanos, jóvenes, no tan jóvenes, musulmanes, conversos (21%, según el ministerio del Interior), familias, profesionales liberales, etc., indican los expertos.

Desde el 23 de enero, fecha de la partida clandestina de Nora, entonces de 15 años, Fuad y su familia viven un infierno, y no logran comprender cómo esta estudiante de secundaria de Aviñón (sur), buena alumna, que soñaba con ser médica, lo abandonó todo.

Fuad descubrió que su hermana tenía "una doble vida", "dos estilos vestimentarios", "dos cuentas de Facebook": en una exponía la vida de una adolescente común, en la otra, escribió que quería ir a "Alepo para ayudar a nuestros hermanos y hermanas sirios". "Si no hago nada, tendré que rendir cuentas a Alá", agregaba.

- En Twitter, corazones y kalachnikov -

En abril, Fuad logró reunirse con ella en Siria, "media hora en presencia de su emir, Omar Omsen", un franco-senegalés. "La vi en muy mal estado, con el rostro abotargado". Pero fue imposible convencer al emir de que la dejara irse. En una conversación telefónica precedente, Nora le dijo a su hermano que quería volver: "estoy en medio de hipócritas y de cobardes que aterrorizan a los sirios".

Hasta mediados de marzo, Nora decía que era "feliz" lejos "de los impíos y de los violadores". Pero hace diez días, entre sollozos, le dijo: "os echo de menos... vosotros me abandonáis". "Hoy es una rehén", "víctima de una secta", considera el abogado de Fuad, Guy Guénoun.

Dounia Bouzar, directora del Centro de Prevención contra las derivas sectarias ligadas al islam, se declara preocupada por el número creciente de los que parten para hacer la yihad.

Todos ellos pasaron horas en YouTube y las redes sociales viendo imágenes impactantes y mensajes exhortando a viajar a la Cham (Gran Siria) del grupo Estado Islámico (EI) o del Frente Al Nosra, ligado a Al Qaeda.

No frecuentaban las mezquitas y se aislaron de una manera u otra de su familia y de sus amigos. "Es la generación web", resume David Thomson, periodista de Radio Francia Internacional (RFI) y autor del libro 'Les Français djihadistes" ('Los franceses yihadistas').

"No tienen una cultura particular del islam", acota el abogado Martin Pradel, defensor de varios yihadistas detenidos al volver a Francia, que cita el caso de un "ejecutivo treintañero con buen nivel de vida" y nada en común con los adolescentes en situación de fracaso escolar de los suburbios pobres. El abogado recalca la rapidez con la que algunos se radicalizan, "en un mes", en el caso de uno de sus clientes.

"Estamos descubriendo la punta del iceberg", estima Guénoun, haciendo hincapié en las "redes" dedicadas al traslado a Siria de los candidatos a la yihad y activas en toda Francia.

Aunque se adhieren a las ideas, algunos no toman la decisión de partir. Tal es el caso de una joven estudiante de derecho de 20 años de edad que declaró a la AFP que los que no pueden viajar, sí pueden "hacer la yihad donde están". Dice creer que "se cometerán atentados en Francia", pero asegura que ella no participará. Se comunica por las redes sociales con amigos partidos a Siria, afirmando que ellos "son muy felices".

Y cuando se le pregunta sobre las decapitaciones de rehenes, responde: "es triste, pero es la guerra".

En su cuenta deTwitter, la joven comenta, agregando numerosos corazones, las fotos de yihadistas que posan con un kalachnikov y un gatito en los brazos.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
1306
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.