Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

Joseph Stiglitz comenta el libro de Gordon Brown "Beyond the Crash"

12/12/2010 20:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEs difícil de creer, pero cuando la crisis financiera mundial comenzó en la primavera de 2007 había mucha gente que no vio la gravedad de lo que estaba por venir. Incluso a finales de 2008, después de los problemas de Merrill Lynch y Lehman Brothers., muchos aún estaban en la negación (especialmenteaquellos que fueron responsables de la creación de la crisis).

Gordon Brown no está en esta categoría. Tan pronto como Northern Rock empezó a tambalearse, se dio cuenta de que eran profundos problemas estructurales del sector financiero y trató de actuar sobre lo que vio. Se dio cuenta de inmediato que el problema no era sólo una crisis de liquidez, sino una debilidad en elsector financiero basado en años de mala gestión, la regulación laxa y la especulación imprudente. También vio desde el principio que a menos que una recapitalización del gobierno fuera acompañada de requisitos que los bancos deberían cumplir para seguirprestando a las empresas, la crisis en el sector financiero se extendiera a la economía en general.

"Teníamos que revertir 30 años de la formulación de políticas", escribe Brown. No hay dinero, sin la participación del gobierno se convirtió en su lema y trató de persuadir a los estadounidenses y a los europeos a su forma de pensar. Al final, los EE.UU. renunciaron a su estrategia nefasta de queel gobierno entrara en el negocio de la eliminación de la basura mediante la adopción de todos los activos tóxicos de los bancos a sus libros, y siguió la estrategia de Brown de inyecciones de capital. Pero sin las limitaciones que Brown insistió en hacer para el dinero que se vierte en los bancos derramado en bonos y dividendos. Brown reconoció que hacer fluir el dinero hacia los créditos sería difícil, pero al menos le dio una oportunidad. La estrategia de EE.UU. de permitir que los bancos siguieran con las mismas prácticas, como los abusos de tarjetas de crédito, estaba condenada al fracaso económico y político.

Por lo general, lo que hace que las memorias políticas de interés son los chismes de los secretos que se revelan. Este libro es diferente. Brown es un político y pensador, su libro es apasionante porque su materia es un recuento de los primeros meses de la crisis y transmite los dilemas y la angustia de los políticos al tratar de manejar el mayor drama económico producido en décadas. Los lectores que tienen la esperanza de encontrar parte dela relación de Brown con Tony Blair y sus choques de personalidad, se sentirán decepcionados. Este es un libro acerca de las ideas y las políticas y Brown, huye de los chismes y de la soluciónque hacen a las memorias de los políticos tan entretenidas.

Brown describe su visita a la Casa Blanca y cuando George W. Bush le dijo que la recapitalización de los bancos era crítica. Brown también trató de persuadir a Bush en una reunión de los líderes del G-20 que esta acción se necesitaba. Brown elude la respuesta de Bush. Sólo podemos adivinar lo que dice. (La Casa Blanca, preocupada de que los líderes europeos se apoderaran de la agenda global, convocó a una reunión en Washington en noviembre de 2008 pero no fue hasta lareunión de Brown en Londresen 2009 que el G-20 adoptó medidas efectivas.)

Brown también comparte su decepción de que no se haya hecho más en las secuelas de la crisis económica de Asia oriental en 1998. Para él, ese episodio mostró cómo se encontraba de interconectada la economía mundial. Él explica que luchó por un control adecuado de los riesgos y por un sistema de alerta temprana. Expresa su decepción por el Consejo de Estabilidad Financiera. Pero él no revela que estaba en el otro lado de las batallas, uno sólo puede suponer que podría haber sido algunas de las mismas personas que habían luchado en los EE.UU. contra la regulación de los derivados.

Pero su relato de los acontecimientos ayuda a colocar lo que pasó y está pasando todavía, en su contexto. El libro pone de manifiesto la magnitud de los temblores que se enfrentan los mercados financieros globales más que un año antes del colapso de Lehman Brothers reforzando las pruebas aportadas por el tesoro de datos sobre cómo los bancos de todo el mundo se volvían a la Reserva Federal en busca de liquidez, incluso antes de que Lehman Brothers se hundiera. Todo esto hace que la agitación en torno a los responsables de los mercados financieros sea aún más inexplicable en los Estados Unidos.

Gran parte deBeyond the Crashle resultará familiar a los lectores que se preocupan por la economía y la globalización, pero al ver los problemas a través de un líder político que ayudó a configurar la globalización hace más de una década ofrece nuevas perspectivas. Al igual que muchos de nosotros, el pensamiento de Brown fue formado por la crisis económica asiática y la clara necesidad de una regulación financiera y de una cooperación global. Él no se detiene, sin embargo, en los errores del pasado, ya sea en los que condujeron a la crisis o el más reciente. Lo que él trata de hacer es aprender las lecciones - tan diferentes como pueden ser de la sabiduría convencional que prevaleció antes de la crisis. Era evidente que los lados con los que creen que los mercados no regulados pueden ser propensos a la volatilidad excesiva, con subidas y bajadas en el sector inmobiliario y de desestabilización de los flujosde capital. Aunque muchos de los defensores de la liberalización que se encuentran dificultades para reconocer que, por ejemplo, puede haber una necesidad de los controles de capital en ciertos momentos, que descaradamente expresa su apoyo. Sobre el elogio de los controles de capital de Malasia, escribe: "Por un corto tiempo, al menos, los controles de capital pueden prevenir, o al menos reducir, el flujo incontrolado de fondos a corto plazo a través de las fronteras." Si bien apoya la respuesta de Hong Kong al "doble juego" que intentaron derrocar su moneda, los funcionarios estadounidenses que impulsaron la globalización desenfrenada todavía tienen que retractarse de sus críticas.

El libro transmite bien el sentido de Brown de la historia, el rápido ritmo de cambio en la economía global y las fallas de los mercados sin restricciones a manejar las cosas por su cuenta. Pero también transmite su sensibilidad moral. Él era un ministro de finanzas que se dio cuenta que la financiación no es un fin en sí mismo, que la verdadera medida deuna economía es la forma en que afecta el bienestar de sus ciudadanos. Él estaba preocupado por el desempleo y no sólo la inflación. Y Brown recuerda su compromiso con la erradicación de la pobreza y ayudar a África, con la cumbre de Gleneagles de 2005 y la cancelación de la deuda de los países más pobres, un logro del que él está muy orgulloso.

Brown está indignado por la toma excesiva de riesgos de los banqueros y su búsqueda irrefrenable de la codicia. Sólo puede suponer que si hubiera mirado con más atención en los bancos de Estados Unidos las prácticas de préstamos abusivos y los abusos en los sistemas de tarjetas de crédito, cómo el sistema financiero se aprovechó de los menos educados y sofisticados financieramente, que sería aún más indignado. Pero no se detiene en estos temas, a pesar de que dedica su último capítulo al tema "Los mercados necesitan la moral". Y mientras su afirmación de que los mercados necesitan la moral es correcto, yo no soy optimista sobre sus resultados. En su ausencia, tendrá que haber una regulación de los gobiernos.

El título del libro expresa su enfoque del tema. Él no presenta las partes anteriores de su carrera y sus políticas de gobierno o las del Nuevo Laborismo, ni tampoco habla de la regulación, que no funcionaba bien para el Reino Unido así como no lo hizo en ningún otro lugar del mundo. La crisis económica fue su mejor momento y eso es lo que Brown parece más cómodo hablando. El subtítulo del libro, describe así el segundo tema importante del libro. Brown quiere que el mundo se reúna, como lo hizo en esos momentos después del inicio de la crisis, con un pacto de crecimiento global. Élve (creo que con razón) a Europa y América sumida en el alto desempleo en los próximos años, con una insuficiencia de la demanda agregada. No es de extrañar, que vea en las llamadas a la consolidación fiscal antes de la recuperación del crecimiento, una receta para el estancamiento.

Todavía hay un debate sobre si las políticas de Brown fueron efectivas. Creo que si no fuera por las políticas keynesianas fuerte que empujó en todo el mundo, la recesión mundial habría sido mucho peor. Estábamos en riesgo de pasar a una depresión global. Creo, también, que si él no había empujado a su enfoque alternativo de las inyecciones de capital en lugar de simplemente comprar los activos tóxicos de los bancos, nuestro sistema financiero estaría en un estado mucho peor. (La República de Irlanda es el único país europeo que ha probado el enfoque alternativo, no es precisamenteun ejemplo para que otros puedan emular.)

Dado el tamaño del sector financiero del Reino Unido y la medida en que se apalancaron, los problemas del Reino Unido eran enormes, y, a mi juicio, el éxito de la rápida respuesta de Brown debería haber sido ampliamente reconocido. Como la recesión de Estados Unidos se extiende en su cuarto año, uno sólopuede preguntarse qué habría sucedido si no se hubiesen tomado las decisiones de política que tomó Brown, menos en deuda con los bancos y menos influenciados por ellos.

Lo que está claro de este libro es que Brown sabía lo que tenía que hacer y trató de hacerlo en un momento cuando otros estaban paralizados, capturados por la comunidad financiera, o engañados por sus errores del pasado a tratar de subestimar la gravedad de la crisis que sus políticas habían contribuido a crear.

_________________

Artículo tomado deFinancial Times

Ver también:Martin Wolff escribe sobre el legado de Gordon Brown

Gordon Brown y el fin del Consenso de Washington


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (3908 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
5172
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.