Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Prensa Política escriba una noticia?

José Mujica, la prensa y la intolerancia

28/10/2009 02:27 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los familiares de las víctimas asesinadas por la guerrilla que encabezó Mujica, no tienen la oportunidad de hablar en los medios de prensa

Es raro el relacionamiento entre los medios de prensa y el candidato a presidente por el Frente Amplio, José “Pepe” Mujica. Muchas veces el ex tupamaro, agravia, destrata, responde con insultos, o simplemente les grita y acusa con vehemencia a los periodistas de accionar en su contra.

Las contradicciones de Mujica, son el principal argumento de los ataques que recibe. Un día afirma algo y al otro cambia totalmente de enfoque. ¿Espera acaso que los medios no lo cuestionen?

Pero esa prensa, con la que Mujica se enoja, resulta también benévola con el candidato frentista, en otros aspectos. Al término de la elección del 25 de octubre algunos medios salieron a entrevistar a distintas personas que se sintieron defraudadas por que la ciudadanía no acompañó con su voto, la derogación de la Ley de Caducidad, entre ellas a Macarena Gelman, la nieta del poeta y ex guerrillero argentino, Juan Gelman, al abogado López Goldaracena y a otros propulsores de la derogación de esta Ley.

Pero ningún medio para emparejar, entrevistó a algún familiar de las víctimas de la guerrilla tupamara que encabezaban Mujica y Fernández Huidobro. A ningún periodista o medio, se ocurrió pedir la opinión de la familia de José Leandro Villalba, el funcionario policial, que en épocas de democracia, cuando los tupamaros atentaban contra la Constitución, descubrió a José Mujica, prófugo de la Justicia, tomando copas en el bar “La vía”. Villalba informó a la comisaría y un comando se presentó en el lugar, deteniendo al guerrillero. Mujica fue herido en el enfrentamiento pero fue atendido y curado en el hospital Militar.

Más tarde, Mujica ordenó la muerte del policía Villalba que fue asesinado a balazos por la espalda por un comando tupamaro, el 10 de enero de 1971, dejando los subversivos unos volantes, que decían: “Así pagan los traidores”. La pregunta es: ¿Qué traidores? Si Villalba era policía, y cumplía con su deber de luchar contra quienes asesinaban, robaban y secuestraban en plena democracia.

Los familiares de los asesinados por la guerrilla que encabezó Mujica, no tienen oportunidad de hablar en los medios de prensa

José Mujica, ordenó desde la cárcel el asesinato del jefe de seguridad del penal de Punta Carretas, Inspector Rodolfo Leoncino, por el hecho de no transar acuerdos con los tupamaros presos en esa cárcel. El encargado de asesinarlo, como bien lo ha reconocido públicamente, fue, entre otros, el ex ministro de Trabajo de este gobierno, Eduardo Bonomi, quien disparó por la espalda del policía, el 27 de enero de 1972, mientras éste aguardaba un ómnibus en una parada cercana a su domicilio. Los demás integrantes del comando que acompañaba a Bonomi, eran: Alberto Cía del Campo, Carlos López y Armando Blanco Katras.

Nunca los medios fueron a entrevistar a los familiares de Leoncino, ellos también merecen el mismo respeto y la oportunidad de hablar como los padres o hijos de las víctimas de los militares. Y todavía, como una burla, José Mujica, anunció públicamente que de llegar al gobierno, Eduardo Bonomi, será el ministro del Interior. El confeso asesino de un policía, estará al frente de las fuerzas policiales; todo un despropósito.

Tampoco nadie fue a entrevistar a la familia de Carlos Burgueño Rodríguez, el civil asesinado el 8 de octubre de 1969, en la toma de Pando, en un hecho sanguinario, donde también estaban presentes Mujica y Fernández Huidobro.

La lista de inocentes muertos por la guerrilla es más extensa, pero a ninguno se le da la oportunidad de opinar en los medios, tal vez por que para los miembros de la prensa y los tupamaros, son ciudadanos de segunda clase. Destino incierto para un país donde el odio y la intolerancia de hombres como José Mujica, no permiten que cicatricen las heridas y el Uruguay unido mire al futuro con la esperanza de vivir en paz, dejando atrás el pasado.

(En las imágenes vemos a Eduardo Bonomi, en la foto de su prontuario policial y en otra reciente.)


Sobre esta noticia

Autor:
Prensa Política (11 noticias)
Visitas:
17536
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
-3
+ -
Responder

Alberto (24/11/2009)

PEPE IDOLO, NO CREO QUE MAS DE LA MITAD DEL PAIS SEAMOS UNOS IGNORANTES, ES GRANDIOSO TODA UNA CLASE DE VIDA, ES EL MAS GRANDE, FABULOSO, GRACIAS.