Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Raysa White escriba una noticia?

A Joan Baez, la vida entera

24/03/2010 22:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si eres adicto o adicta a Joan Baez ahora es el momento de pedir sus entradas de Joan Baez para el Stadthalle Braunschweig, en Alemania. Al final tiene datos de lugar y precios

Joan BaezPor Raysa White

Cuando se estilaba expresar los sentimientos en roca dura, ellos nos deleitaban con canciones dulces. Canciones que pasaban a nuestro yo por canales que nunca conoceremos porque son los caminos del misterio; caminos que sólo la intensidad de la belleza puede reconocer. El concierto de Woodstock marcó a tres generaciones y triunfó porque los que tuvieron la oportunidad de expresarse en esa tribuna fueron sinceros, sus canciones cribaron el alma de la gente y la mostró tan al desnudo que muchos sintieron necesidad de llevar esta ansiedad al cuerpo. Los jóvenes vivieron momentos de alta significación ideológica, se tomaron posiciones políticas, la izquierda renació como una rama de azucena. Se trataba de personas entregadas, con una gran pasión por la vida. Sólo los que dejaron de escuchar esas canciones pudieron convertirse en asesinos.

De estos seres tocados por la gracia emergió ella, nuestra virgen, así de hermosa con su pelo largo negro y esa voz que se eleva como una espiral de humo infinito y sube y sube y sube para luego dejarse caer sobre los cuerpos como una lluvia de miel. Discreta la guitarra se deja toquetear de sus manos; y de su entorno emana un perfume como de limón y fuego. Es Joan Baez. Cuántas veces he pasado mis dedos por su foto. Cuantas veces me he encontrado en el espacio vacío de su imagen.

The answer, my friend, is blowing in the wind / The answer is blowing in the wind.

Junto mis manos suavemente como en una oración y dejo que mi mente se llene de palomas, es un privilegio vivir en este mundo y en esta época, ¡claro que no nos moverán!, la la lai lai lai la la. Y doy gracias a la vida por haber podido escuchar el poema de Violeta Parra en la tesitura de Mercedes Sosa empujándome hacia la cima de la montaña; y la de Joan, dejándome caer suave en sus brazos para besarme con esa voz que registra la octava como si se tomara de un trago medio océano envasado dentro de una botella de ron.

Sigo en la ciudad de mi mente. Mientras me encandilan miles de rutilantes bombillas, ella ha venido caminando desde California. De su voz aflora una tristeza que le hace sentir cercana. Su base tímbrica produce en quien le escucha un suave vibrar del tímpano, como en el caso de la canción de Carlos Puebla al Comandante Guevara. Cuando la música entra de esa forma a nuestros sentidos se convierte en un inquietante vehículo de comunicación. Ella tiene esa capacidad, esa dote, por eso sus discos fueron prohibidos.

En A mi manera la estructura de la banda sonora con su bien llevada integración de fraseos, laleos, batir de palmas y graciosas expresiones ornamentales colocan la interpretación de la pieza por encima de su contenido literario.

A la Casa del sol naciente le pone un toque de soul; un tono que de por sí causa tristeza. Tono de los negros que sufren. Es parte de la magia. Una canción romántica que, en su creatividad, pasa a ser un incentivo de equidad. Toque de conciencia.

La recordamos cuando cantó junto a Martin Luther King. O marchó descalza al lado de sus amigos negros por las calles de New York. O se alió al Movimiento de Libertad de Expresión de los estudiantes de la Universidad de California en Berkeley, cuando estos tomaron el Vestíbulo. O se presentó, junto a Susan Sontag, en Sarajevo, como veinte años atrás en Hanoi, donde su compasión trataba de sobreponerse al terror de las bombas.

Hoy celebramos el aniversario de esta magnífica leyenda del folk norteamericano, y dije mal: Joan Baez es la leyenda del mundo. Puso al servicio de la justicia entre los seres humanos su esplendorosa voz de mezzo soprano. Inyectó a la música de su inteligencia, de su don para amar a todos, de su nobleza como persona. Y escogió su paso por la tierra como una misión, un servicio. Dándose victoriosa, como un humilde, pero espigado tallo de olivo. © 2008

NOTA: Otros artículos de Raysa White los encuentra en: http://larosa.wordpress.com/

Datos de Entradas, fecha de las presentaciones y precios


Sobre esta noticia

Autor:
Raysa White (49 noticias)
Visitas:
7152
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.