Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Greturviajes.com escriba una noticia?

Islas de los Príncipes: Burgaz Ada

02/08/2011 09:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Puerto de Burgaz Ada

A muy poca distancia del bullicio de Estambul se encuentra un pequeño archipiélago de nueve islas de ensueño: las Islas Príncipe. Antiguo refugio de sacerdotes y nobles y actual destino veraniego de los habitantes de la segunda capital turca, una excursión por todas ellas merece la pena, aunque quizás sea Burgaz Ada la de mayor interés.

Las Islas de los Príncipes: qué son y cómo se llega a ellas

Las Adalar son nueve islas y dos pequeños islotes que componen un pequeño archipiélago en el mar de Mármara, a 20 kilómetros del estrecho del Bósforo. Forman un distrito de la ciudad de Estambul con sus apenas 15.000 habitantes, y se las conoce más comúnmente como las Islas de los Príncipes (o las Islas Rojas). Aunque en el pasado habían sido lugar de retiro de sacerdotes (de ahí que en el periodo bizantino llevaran el nombre de Papadanisia, o Islas de los Sacerdotes) primero, y príncipes y nobles después, hoy en día constituyen la segunda casa de muchos habitantes de Estambul, que en épocas de verano se desplazan hacia ellas para huir de agobios urbanos. De este modo, suelen estar bastante concurridas cuando coinciden con el gran número de turistas que las visitan.

Para llegar a ellas, hay que tomar un ferry bien desde el puerto de Sirkeci en la costa europea de Estambul, o bien desde Bostanci (costa asiática). Tardan entre 60 y 90 minutos en hacer el recorrido, dependiendo del número de paradas que hagan en las islas. Una tercera opción, saliendo desde el puerto de Kabata?, une Estambul con Büyük Ada (la isla más grande de las Adalar) en apenas cuarenta minutos, y tiene parada en Burgaz Ada.

Burgaz Ada

Hablar de Burgaz Ada es hacer referencia a la tercera isla más grande del distrito. Se trata de un montículo de unos dos kilómetros de diámetro que se alza entre las aguas, y sobre el que Demetrio I de Macedonia (uno de los generales que se disputaron el imperio de Alejandro Magno) construyó una fortaleza bautizada como Antígono I Monóftalmos, en honor a su padre (más conocido como Antígono I el Tuerto). Su nombre deriva del griego (pyrgos) en referencia a la torre de vigía que esta edificación suponía.Además de los restos de la misma, en la isla también se puede visitar la iglesia de San Juan Bautista, construida presumiblemente en el 876 d.C., pero remodelada y restaurada en infinidad de ocasiones hasta adoptar la que acabaría siendo su actual forma en 1896. Por debajo de su suelo se halla una mazmorra donde, dicen, fue alojado Metodio antes de ser designado como sacerdote de la iglesia.

Los restos del monasterio de Hristos y el Hospital de San Jorge constituyen otras dos visitas de interés, así como la fuente sagrada de los griegos ortodoxos que por primera vez se mudaron a la isla, el Ayazma situado en la iglesia de Ayios Loanis que se alza sobre el pueblo. Resulta curioso saber que en el mismo pueblo, de apenas 2000 habitantes, se encuentra también una mezquita (la Mezquita Burgazada) así como alguna sinagoga, prueba fehaciente de las diversas religiones y culturas de sus veraneantes originales.

Vista de la isla Burgaz Ada Vista de la isla Burgaz Ada

Otra curiosidad de la isla es el museo en que ha sido reconvertida la casa del escritor Sait Faik Abasiyanik, que ubicaba en la isla la mayoría de sus novelas. Figura, la suya, que se ha usado como modelo para una estatua de bronce ubicada en su restaurante favorito, el Kalpazankaya.

Pese a todo ello, a diferencia de Büyükada o Heybeli, la isla de Burgaz apenas es visitada por turistas, por lo que la convierten en una ocasión única para interrelacionarse con los verdaderos habitantes de la zona, pertenecientes por lo general a las clases más altas de la sociedad turca (basta contemplar algunas de sus casa de verano para hacerse una idea de ello). Para eso, y para disfrutar de un paseo idílico por sus callejuelas, de sus terrazas, de un baño en sus playas, y de su naturaleza, aunque aún se aprecien los destrozos de un incendio que acabó con prácticamente toda la vegetación en 2003. De hecho, desde lo alto de la colina (llamada Bayraktepe en turco o Hristos Tepesi en griego y de unos 170 metros de altura), se pueden contemplar unas panorámicas maravillosas del resto de las islas.

Por cierto, tanto en Burgaz Ada como en el resto de Islas Príncipe, la circulación de vehículos está terminantemente prohibida, por lo que los paseos deben ser realizados a pie, en bicicleta, a lomos de animales de carga o bien en calesas trajinadas por caballos.

Pese a todo ello, a diferencia de Büyükada o Heybeli, la isla de Burgaz apenas es visitada por turistas, por lo que la convierten en una ocasión única para interrelacionarse con los verdaderos habitantes de la zona. Para eso, y para disfrutar de un paseo idílico por sus callejuelas, de sus terrazas, de un baño en sus playas, y de su naturaleza, aunque aún se aprecien los destrozos de un incendio que acabó con prácticamente toda la vegetación en 2003.

Finalmente, cabe destacar que tanto en Burgaz Ada como en el resto de Islas Príncipe, la circulación de vehículos está terminantemente prohibida, por lo que los paseos deben ser realizados a pie, en bicicleta, a lomos de animales de carga o bien en calesas trajinadas por caballos.


Sobre esta noticia

Autor:
Greturviajes.com (860 noticias)
Visitas:
3951
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.