Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Ira y resentimiento al norte de Kabul por la liberación de cinco talibanes de Guantánamo

07/06/2014 17:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El recuerdo de las acciones de los talibanes, que en 1999 sembraron muerte y destrucción en la llanura de Shomali, al norte de Kabul, explica la cólera de los habitantes de esa región tras la liberación de cinco de sus comandantes detenidos en Guantánamo.

Estados Unidos liberó la semana pasada a cinco dirigentes del régimen talibán (1996-2001) presos en Guantánamo, a cambio de Bowe Bergdahl, el único prisionero de guerra estadounidense que estaba en poder de los rebeldes islamistas afganos desde hacía cinco años.

El acuerdo ha propiciado la ira y el resentimiento en Shomali, sobre todo en la población de Deh Saqi, devastada a finales de los años 1990 por las milicias talibanes, tal vez dirigidas por el mulá Mohamed Fazl, uno de los cinco liberados.

"¿Por qué Estados Unidos suelta a los enemigos de la paz, a los enemigos de Afganistán", protesta Mohamed Arif, que tuvo que huir junto con 18 miembros de su familia en esa época para escapar de la violencia de los talibanes. No regresó hasta después de 2001, cuando los talibanes fueron desalojados del poder tras la invasión occidental lanzada por Estados Unidos.

"Los talibanes sólo saben matar, mutilar y saquear. Sólo conocen la destrucción y la devastación", deplora este campesino, de 53 años, todavía perturbado, más de 12 años después, por la ofensiva devastadora de los talibanes en esta región.

Los habitantes de Deh Saqi recuerdan esos terribles días, cuando tuvieron que alimentarse exclusivamente de moras y decenas de miles de civiles huían de los combates.

- "Lo peor de lo peor" -

Mohamed Arif no recuerda haber visto tanta violencia, ni siquiera durante la invasión soviética de Afganistán en los años 1980. "Fue una masacre", dice bajando la voz.

El mulá Fazl es el presunto responsable de la destrucción masiva de casas, viñedos y hortalizas, así como de la ejecución de los combatientes enemigos que se habían rendido.

Otro comandante talibán liberado junto a Fazl, Norulá Noori, es sospechoso de haber participado en la masacre de miles de chiitas en 1998 en el norte del país, en la época en que era gobernador de la provincia de Balkl.

Según Michael Kugelman, del Centro de Estudios internacionales Woodrow Wilson de Washington, los cinco talibanes liberados son "lo peor de lo peor" y siguen constituyendo "una clara amenaza".

Los cinco talibanes en cuestión no han hecho declaraciones. Personas cercanas a Norulá Noori declararon que a partir de ahora sólo desean trabajar por la paz.

Pero numerosos habitantes de Shomali dudan mucho de ello y creen que los talibanes preferirán siempre el combate a la negociación.

Omar Samad, un analista de la New America Foundation, considera que el gobierno estadounidense debe vigilarlos de cerca y asegurarse "que no constituyen una amenaza para los afganos ni para otros".

Syed Ahmed, un campesino y excombatiente de la Alianza del Norte, de 40 años, que quedó ciego a causa de los combates de 1999 en Shomali, cree que los talibanes esperarán la salida definitiva de las tropas estadounidenses, a finales de 2016, para pasar de nuevo a la ofensiva. "Los estadounidenses vinieron a Afganistán para sacar del país a los talibanes, pero los talibanes siguen resistiendo después de diez años de guerra ¿Cómo pueden irse los estadounidenses si no han cumplido su misión?", se pregunta.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3343
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.