Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Detective Salvaje escriba una noticia?

Intocable

03/06/2010 17:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se estrena en DVD un interesante documental sobre el capo del tráfico de heroína en Nueva York, durante los años 70

Sinopsis

Vida de Nicky Barnes, el gran capo de la venta de heroína en el Nueva York de los años 70. La película disecciona su vida delictiva mediante el testimonio del propio Barnes, de sus antiguos colegas y de los jueces y policías que le pusieron cerco hasta detenerlo y mandarlo a prisión. Su posición dentro del mundo del narcotráfico fue tan poderosa que llegó a sobornar a agentes de la ley, abogados y políticos, con lo que se ganó el sobrenombre de Mr. Untouchable, el señor Intocable, hasta el punto de que llegar a ocupar la portada del dominical del New York Times.

Comentario

Puestos a comparar entre cine documental y cine de ficción (aunque esa distinción sea puramente arbitraria) podríamos diferenciar lo que uno y otro aportan en la narración cinematográfica, comparando historias que tienen mucho en común. No, una de ellas no es American Gangster, el film que Ridley Scott dirigió y con la que Intocable comparte situaciones y personajes, sino en todos aquellas películas de ficción que siguen el esquema auge-caída-renacimiento y que se fundamentan en el biopic de un forajido o de un fuera de la ley. Bajo ese punto de vista, Intocable sigue el esquema a pies juntillas, y hace un recorrido de la vida de Nicky Barnes, el señor de la droga en el Harlem de los años 70, desde sus inicios como drogadicto hasta su control absoluto de la venta de heroína en Nueva York. Según palabras de su director, Marc Levin, de extensa experiencia en el mundo de la televisión y el documental, Intocable es una película sobre el poder, equiparable a una película sobre Dick Cheney, la única diferencia es que Barnes vendía drogas en vez de vender componentes industriales. Ese interés de Levin por el poder (o por la influencia de los poderosos sobre la vida de los demás) lo demuestra punteando todo el film con citas de Maquiavelo y su famosa obra El príncipe, que sirven como introducciones a los diversos capítulos de la historia y que dotan al personaje protagonista de un aire de filósofo contemporáneo propio de la fama que buscó siempre.

Intocable es un film que se cierra sobre sí mismo, que nos presenta una historia con un principio y un final claramente definidos siguiendo curiosamente la estructura clásica del biopic

Lo más interesante del film viene dado quizás por la participación no sólo del mismo Nicky Barnes, que nos habla desde su escondite como testigo protegido, sino de todos aquellos que lo conocieron directa o indirectamente y que participaron en sus tropelías o intentaron evitarlas. No obstante, conviene hacer una aclaración: Intocable es un film que se cierra sobre sí mismo, que nos presenta una historia con un principio y un final claramente definidos siguiendo curiosamente la estructura clásica del biopic. De ahí que aspectos secundarios, que plantearían más de una pregunta interesante, se dejen de lado. Aspectos como el fin de las utopías de los años 70 y la substitución del LSD por la heroína en la contracultura norteamericana, o aspectos como el papel de una parte de la juventud afroamericana, que se vio apartada de esa utopía y acabó siendo la vendedora del olvido para la frustrada clase media. En cierto sentido, el film de Levin no puede dejar de fascinarse por el personaje protagonista, que es presentado como el reverso de aquel ‘ hombre hecho a sí mismo’ tan americano. Sin embargo, la película carece de la ironía de por ejemplo Uno de los nuestros, la cinta con la que Martin Scorsese puso el colofón a su visión de la mafia italoamericana, y que sí que fue capaz de juntar progresión dramática con reflexión sociológica. Es más, la película le sirve al propio Barnes justificar su traición, ya que delató a toda su gente para conseguir una reducción de su pena (aunque en realidad fue por un ataque de celos), por lo que el film no toma la distancia suficiente como para analizar las relaciones de poder o los conceptos de lealtad y sumisión. De ahí que Barnes acabe convertido, no en el príncipe al que todos temen, sino en un Otelo movido por los celos y la envidia. Y es ahí donde la película equivoca su enfoque.


Sobre esta noticia

Autor:
Detective Salvaje (61 noticias)
Visitas:
4165
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.