Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Consultorartesano escriba una noticia?

Internet, ni más ni menos, ni tan bonita ni tan fea

09/02/2011 06:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Internet, ni más ni menos, ni tan bonita ni tan feaDavid ha escrito sobre las visiones apocalípticas de Internet. Es una corriente de pensamiento, no pasa nada. Hay que buscar razones para el desmantelamiento de la civilización, para el negro panorama del fin de la historia que anunció Fukuyama. Cojamos Internet y usémoslo para explicar la destrucción de ciertos sectores de la economía y, de paso, de la destrucción de las relaciones interpersonales entre nuestros jóvenes y adolescentes. Y, por supuesto, usémoslo para explicar la pederastia y cómo fabricar bombas.

Claro que la pasión y el enamoramiento ciego tampoco convienen. No digo que un calentón no venga bien de vez en cuando, pero conviene una cierta distancia crítica. Ya sabemos que el 99, 9% de la población no lee las condiciones de uso de lo que firma. ¿O acaso has leído el punto 16.1 de la declaración de responsabilidades que has aceptado en Facebook? Pues eso, que ni todo es tan bonito ni todo tan feo.

En las empresas Muchas veces pasa que, como pedir es libre, quieren una presencia en Internet reluciente y poderosa. El mundo de Internet se lo van a comer de dos bocados. ¡Que me dejen sólo, que yo me basto y me sobro! ¿Que hay que escribir un artículo a la semana? Yo escribo uno al día. ¿Qué hay que twittear y feisbuquear cada mañana? A saco, que no tengo otra cosa que hacer. ¿Que hay que hacer un video de vez en cuando y trabajar con imágenes? Eso me lo paso yo por donde tú sabes. Sí, ambición, esa cosa tan típica de nuestras moderneces empresariales.

Claro que luego, tras el subidón de alcohol y drogas, llega la fase valle. El proveedor se va, el trabajo se acumula, gestiones de lo más diversas consumen tiempo… y tu presencia en Internet empieza a mostrar un escandoloso e inmenso agujero. Porque el asunto fue que le dimos forma de obra faraónica a algo que debió comenzar como una modesta construcción acorde al negocio que tenemos entre manos. No, no conviene tanta ambición. Porque vivir en Internet al cien por cien es algo que hoy todavía sólo es moneda de uso corriente para una mínima parte de nuestras organizaciones.

Así que últimamente me estoy hartando de decir:

  • Mejor poco a poco.
  • Ojo con la ambición, que rompe el saco.
  • Ya sabéis que un día el proveedor saldrá por la puerta y os quedareis aquí con vuestro negocio.
  • Para qué meternos tensión el primer día, vamos a dejar que todo fluya.
  • Conviene hacer músculo para ver qué metas nos proponemos.
  • Pedir es libre; pero ante el vicio de pedir, la virtud de no dar.
  • Ojo, que Internet deslumbra y lleva a actos de compra compulsiva; mejor usamos la razón.

Y así me paso los días, cortando alas. Curiosa actividad artesana.


Sobre esta noticia

Autor:
Consultorartesano (1384 noticias)
Fuente:
blog.consultorartesano.com
Visitas:
3777
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.