Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fundaciónssg escriba una noticia?

Internalizar el servicio de ambulancias urgentes, un peligro para mantener los puestos de los trabajadores

13
- +
25/11/2019 14:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Internalizar el servicio de ambulancias urgentes: actualidad, análisis y cambios más relevantes

• Los interinos de larga duración están obligados a realizar oposiciones para conseguir un puesto fijo como funcionarios.

• Esta situación pone en peligro a los conductores de ambulancia y gestores telefónicos de urgencias pertenecientes a empresas privadas, pues varios gobiernos autonómicos están subrogando empleos hacia el sector público.

Hace unos días, la Audiencia Nacional desestimó un recurso donde se reclamaba que los interinos de larga duración no tuvieran la obligación de presentarse a oposiciones para lograr una plaza fija. La intención era que estos trabajadores eventuales de la Administración Pública solo tuvieran que superar un concurso de méritos. Sin embargo, la Justicia ha rechazado esta petición por carecer de “base jurídica” y ha dado la razón al acuerdo firmado en 2017 entre los sindicatos CSIF, CCOO y UGT con el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Aunque la intención del acuerdo era “estabilizar los puestos de trabajo” de numerosos trabajadores, esta decisión de la Audiencia Nacional choca con una tendencia reciente entre algunos gobiernos autonómicos con respecto al sector de los servicios sanitarios urgentes.

Todo surgió con el Servicio Balear de Salud (IbSalut), que decidió internalizar el servicio de ambulancias con la creación de Gestión Sanitaria y Asistencial de Baleares (GSAIB). Esta empresa pública realizó un renting de ambulancias a las empresas privadas, “ofreciendo las prestaciones más avanzadas a lo largo de todo el territorio nacional”, según aseguró el propio IbSalut sobre la nueva flota de vehículos que prestaría servicio, procedente de una aportación externa.

La medida más importante fue la de subrogar a 300 técnicos de emergencias, entre conductores y gestores telefónicos. Aquello se ha ido extendiendo a otras comunidades y ahora, todas esas personas que pasaron a ser trabajadores públicos, se enfrentan a una situación de inestabilidad laboral. Tras años de experiencia en el sector privado, la internalización del servicio de ambulancias es, en realidad, una forma de poner en peligro los puestos de trabajos a personas con una amplia experiencia profesional. Se ven obligados a convertirse en interinos y estudiar unas oposiciones que les garanticen conservar el empleo hasta la edad de jubilación.

Una muestra de cómo está extendiéndose esta medida, es que también se ha trasladado al transporte sanitario programado. Si se asienta de la misma manera que ha ocurrido con el de tipo urgente, la situación de las empresas privadas y sus empleados se agravaría más aún.

Promesas que esconden precariedad laboral

muy ventajosa para ellos, en la práctica no resulta así. Otro órgano del Poder Judicial, el Tribunal Supremo, confirmó hace unos meses que los interinos no tienen derecho a ser indemnizados en caso de despido. Por tanto, en algún momento estas instituciones públicas de la Sanidad pueden cesar a sus nuevos empleados sin ofrecerles ningún tipo de garantía, situándolos en una situación de riesgo. Todo ello, provocado por una decisión administrativa que ha obligado a cambiarles un tipo de contratación que ya tenían estipulado.

Esta situación es contraria a la que tendrían continuando en las empresas privadas de transporte sanitario, donde algunos, a lo largo de varias décadas incluso, han asegurado y demostrado su valía y no se verían perjudicados, evitando la necesidad de superar cualquier tipo de prueba o el hecho de no ver reconocido su valor. Las empresas reconocen las aptitudes de sus trabajadores desde el momento de la contratación, asegurándoles plenas garantías si finalizaran la relación laboral.

La temporalidad en el sector público, una peligrosa tendencia al alza

También hay que tener en cuenta que el sector público del transporte sanitario ya cuenta con técnicos funcionarios. Añadir a todos estos trabajadores que proceden de lo privado podría colapsar las bolsas de empleo. Una situación que mantendría al alza la actual temporalidad que se están encontrando muchos trabajadores de la Administración.

La encuesta de población activa del INE establece que la temporalidad de los funcionarios ha crecido nueve puntos durante los últimos seis años. Hablamos de un total del 28, 2%, superando además las estadísticas de las empresas privadas. En el ámbito de la Sanidad, el porcentaje sube hasta el 37%. Unas cifras preocupantes que demuestran cómo superar las pruebas para opositor tampoco genera un puesto fijo automáticamente.

Por tanto, y por el bien del sector, el transporte sanitario privado necesita seguir vigente. Su presencia crea diversidad y garantiza una dedicación exclusiva por parte de sus gestores, siempre buscando el bienestar de los pacientes a través de un preparado equipo de técnicos de emergencia. Estos profesionales se han ganado la confianza a lo largo de varias décadas de dedicación. Sin duda, un largo período de tiempo que debería ser recompensando merecidamente. Subrogar sus puestos hacia las empresas públicas solo pone en peligro este reconocimiento que merecen tener por su veteranía en los servicios de urgencias.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Fundaciónssg (1 noticias)
Visitas:
284
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.