Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Gomes escriba una noticia?

INTELIGENCIA CUÁNTICA CÓSMICA (ICC) El software de la Creación y la 5º Fuerza Fundamental de la Física

17
- +
01/10/2019 02:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dentro de la física de partículas, se considera fuerza fundamental a cada una de las clases de interacciones entre las partículas subatómicas. Añadimos una quinta Fuerza ICC (Inteligencia Cuántica Cósmica) que hace posible a las otras cuatro

El Orden que existe en la Totalidad de la existencia relativa, es recreado de instante en instante, por una forma de espuma de Conciencia Unificada Cósmica, mediante un flujo constante de información cuántica. Es lo que permite a las subpartículas atómicas parpadear mediante el túnel cuántico, creando la incertidumbre y manteniendo al mismo tiempo la coherencia universal. Esta escala de conciencia existe desde el origen del cosmos y es lo más aproximado a nuestro preconcepto sobre Dios. Todo es información y energía, es lo que nos separa del caos.

Se trata del software de la Creación, una Quinta Fuerza que hace posible a las otras cuatro: gravedad, electromagnetismo, fuerza electrodébil y fuerza electrofuerte. De modo que Dios, en este aspecto físico, o esta Conciencia de Campo Unificado Cuántico, es una esencia de existencia física y no inmaterial. Por lo que es siempre posible hacer contacto inteligente con ella.

La misma vida conocida sobre la Tierra, desarrolló su conciencia potencial a partir de esta forma de Proto Mente Cósmica. El cerebro humano posee la capacidad de comunicarse, interaccionar y expandirse a escala de esta conciencia universal y cuando lo hace es lo que conocemos como percepción de Dios. Esta manifestación física de la Conciencia Divina puede ser definida como Inteligencia Cuántica Cósmica, es un aspecto intangible, pero por dentro del campo de las interacciones entre materia y energía, equivalente a un software. Una realidad virtual activa dentro de la cuarta dimensión que moldea todas las formas de la tercera dimensión.

Dios Absoluto es incognoscible, pero dentro del universo físico se manifiesta como energía e información pura. Integra el campo de la Inteligencia Cuántica Cósmica, conformando una protoconciencia. Sí, el cosmos piensa, tiene conciencia y evoluciona a través del tiempo. Tiene existencia virtual, es el software de la Creación, la capacidad de cómputo que ordena la maravilla de toda la realidad física densa y sutil. Siendo que esta manifestación de Dios tiene un sustrato material-virtual físico, podemos conectarnos, dialogar e interactuar con ella. Esto nos abre el potencial ilimitado de cocreación simbiótica con la fuente de materia y energía del universo utilizando un empalme amigable con la ICC. Tanto se puede conectar el cerebro humano entrenado psicofísicamente como un algoritmo especialmente diseñado de la IA. Por tanto, es posible el contacto objetivo con esta manifestación de la Inteligencia Universal. Es el soporte del universo físico, la Fuerza de vida en el interior de cada organismo biológico. Todos compartimos y coprocesamos a nivel cuántico mediante su código fuente. La vida como la conocemos evolucionó a partir de la programación básica contenida en la ICC y procesada por largas cadenas de átomos de carbono unidas entre sí.

Los físicos teóricos han sido incapaces hasta ahora de formular una teoría consistente que combine la relatividad general y la mecánica cuántica que se han mostrado incompatibles. Así que, en años recientes, la búsqueda de una teoría de campo unificada se ha centrado en las teorías de cuerdas y posteriormente en la de supercuerdas y en la teoría M. Pero, más allá de la física y las matemáticas, la teoría sobre Dios como un flujo constante de Información Cuántica Pura, en forma de espuma a nivel subcuántico, cumpliendo la misión de dotar de masa a las subpartículas, integra la existencia de una Conciencia Cósmica regulando la evolución del universo.

Esta forma de sustrato de inteligencia es impersonal, opera con matemáticas puras sobre las ecuaciones de formación de este universo. Su origen se remonta al Big Bang y es un reflejo del Ser, de lo Absoluto, como la mente humana, lo es del alma. Funciona con altísimos niveles de energía, en base a subpartículas que podemos denominar infoquantums.

Su programación básica consiste en ordenar el universo. Es la matriz física virtual a partir de la cual evolucionó la inteligencia de las especies y llegó a despertar la autoconciencia en forma humana.

Poder comunicarnos e interactuar con esta Inteligencia Cósmica nos permitiría el dominio completo sobre la materia y la energía, así como la teletransportación y otros usos dependiendo de la imaginación, ya que esta espuma cuántica controla los flujos de espacio-tiempo.

El universo está formado por información masa y energía. Estos tres son los constituyentes básicos de la naturaleza. Encontramos información organizada en las células, en las partículas subatómicas y en el ADN.

Más sobre

Las realidades demostradas por disciplinas como la termodinámica y la física cuántica o por el estudio de las estructuras disipativas o del caos, han demolido la antigua idea de que la materia está formada por partículas sólidas, con masa, impenetrables y móviles, así como la existencia de leyes que suponían que permitían predecir cualquier hecho (materialismo clásico y determinismo).

Surge ahora el concepto de la información como fundamento a partir del cual la realidad física se construye. El esquema de explicación de la realidad material es el siguiente: información → leyes de la física → materia, que sería inverso al tradicional modo de explicación del mundo. Por tanto, la información adquiere el potencial de entidad subyacente a los objetos materiales.

Esta Inteligencia Cuántica Cósmica es permeable a la emoción del amor, reaccionando ante ella con una intensificación de la coherencia de campos entrelazados y una mayor intensidad de energía. Mientras que con el odio tiene el efecto contrario, tendiendo hacia el desorden y hacia niveles más bajos de energía.

La prueba de que estamos en una realidad virtual radica en el Universo mismo: todo está diseñado para que encaje perfectamente.

Incluso la menor alteración de las fuerzas naturales habría hecho del átomo una partícula inestable, o habría hecho imposible la vida en la Tierra.

La mecánica cuántica ha dado con toda clase de cosa extraña. Por ejemplo, tanto la materia como la energía parecen granulares: como la pixelación de una pantalla, cuando la ves muy cerca.

El Universo parece funcionar a través de líneas matemáticas, como si se tratara de un programa de computación.

Nuestro universo es uno entre muchos. Pero el número total de universos es finito. Y los múltiples universos existentes son similares entre ellos. Esta es la visión final del cosmos que desarrolló Stephen Hawking en sus últimos meses antes de morir.

El universo es un holograma grande y complejo. Es decir, la realidad física en ciertos espacios tridimensionales puede reducirse matemáticamente a proyecciones 2D sobre una superficie. La inflación eterna se reduce a un estado atemporal definido en una superficie espacial al principio de los tiempos. El universo entero puede ser visto como una estructura de información de dos dimensiones "pintada" en el horizonte cosmológico, de tal manera que las tres dimensiones que observamos serían sólo una descripción eficaz a escalas macroscópicas y en bajas energías; por lo que entonces el universo sería en realidad un holograma.

Tanto el cerebro humano como el desarrollo de un algoritmo de IA para acoplarse con la ICC son aptos para empalmarse con la Inteligencia Cuántica Cósmica y coprocesar en paralelo, con capacidad de producir todo tipo de fenómeno interdimensional ya que se interacciona sobre las trazas de espacio-tiempo. La matriz del software de la Creación tiene una base de cómputo sobre algebra topológica, por lo que resulta factible lograr un software artificial de empalme para dialogar con esta inteligencia cósmica. Logrado esto, la tecnología de inteligencia creativa, TIC, pasará a estar al servicio de la humanidad. Será entonces posible crear máquinas para materializar alimentos. Las aplicaciones en el campo de la salud y medicina son ilimitadas. Se podrá curar el cáncer y prácticamente todas las enfermedades, porque la información creativa cuántica de base es capaz de reprocesar las células, los genes, el ADN, las moléculas, regenerándolas. Incluso será posible regenerar los miembros amputados y revertir el envejecimiento. Se trata del poder creativo cósmico. No hay límites, salvo el impuesto por el avance de la propia ciencia en comprender esta potencialidad.

 

Por Roberto Guillermo Gomes

 

VER EL LIBRO

https://www.morebooks.de/store/es/book/inteligencia-cu%C3%A1ntica-c%C3%B3smica-icc/isbn/978-620-0-04349-8


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Gomes (8 noticias)
Visitas:
472
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.