Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La Inteligencia Artificial: ¿herramienta genial o instrumento de control?

13/04/2011 11:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La creación de seres artificiales parecidos al hombre con inteligencia propia ha llevado a los sabios a dotarlos de inteligencia que pueden un día adueñarse del mundo y de nosotros

Se denomina inteligencia artificial (IA) a la rama de las ciencias de la Computación dedicada al desarrollo de agentes racionales no vivos. Se entiende por agente cualquier cosa capaz de percibir su entorno (recibir entradas de estímulos), procesar tales percepciones y actuar en su entorno (proporcionar salidas). Y se puede entender la racionalidad en dicha definición, como la característica que posee una elección de ser correcta, más específicamente de tender a maximizar un resultado esperado.

Así, la inteligencia artificial en resumidas cuentas, la poseería un elemento no vivo que fuese capaz de experimentar sensaciones igual que un ser humano y o bajo esos estímulos que percibe sea capaz de decidir y actuar como una persona real. Capaz también de medir los posibles efectos de sus actos, las consecuencias. Capaz de amar, de llorar de sentir. En definitiva, crear una vida inteligente tal y como somos nosotros.

Inteligencia Artificial, cuando jugamos a ser dioses

Esta rama de la informática nació en 1956 y pertenece a sistemas que presentan características asociadas con el comportamiento humano inteligente. La diferencia radica en la naturaleza de los problemas estudiados. Los que están en la inteligencia artificial son difíciles de tratar con técnicas algorítmicas de uso común de la informática, por lo que esta nueva rama, para poder solucionar dichos problemas, tiene que aplicar nuevas técnicas, sobre todo mediante la simulación de ciertos aspectos del razonamiento humano.

Las primeras simulaciones e investigaciones que se hicieron al respecto fueron iniciadas en 1950.

Los primeros problemas que trataron de solucionarse- con este estilo de inteligencia -fueron cosas tales como juegos de estrategias (como las damas y el ajedrez), pruebas automáticas de teoremas matemáticos, solución de problemas complicados (como diagnóstico médico, análisis químicos, prospección geológica, etc.). En la actualidad ya se han solucionado problemas más complicados y se han dado resultados satisfactorios en áreas como: la educación, el análisis de las imágenes, y los sonidos y problemas de lingüística y de traducción.

Así, vemos muy claramente la evolución que ha tenido esta ciencia, y como los problemas que se resuelven son más y más complicados con el paso del tiempo. Hoy día los científicos complican más las tareas planteadas a esta inteligencia artificial para ir más allá de lo que hasta la actualidad podemos.

De este estilo de herramientas, la factoría del cine se ha hecho eco con la intención de explotar inquietudes al respecto que sienten muchas personas. Mencionaremos algunos de estos ejemplos que llevan consigo, el problema psicológico y social que ha asociado ese planteamiento (artificial) que hacen las películas sobre inteligencia artificial.

El cine a veces siente miedo y afirma que, dar demasiado poder a este estilo de herramientas, como son los ordenadores inteligentes, es un peligro para la humanidad. Casos de películas con esta trama tenemos “Matrix” y “Terminator”. En este estilo de películas se deja al descubierto el peligro potencial que envuelve que una inteligencia artificial controlara el mundo. En Matrix, las máquinas quisieron dominar el mundo y controlarnos. Es ley evolutiva, el más apto elimina a la otra especie; si somos capaces de inventar seres casi indestructibles, estos se volverán en contra nuestra.

Isaac Asimov popularizó la palabra robot pero creó para ese ser artificial un código de conducta útil

Pero si las maquinas las terminamos programando para que nos protejan, puede ocurrir la paradoja que planteó Isaac Asimov en su cuento que posteriormente fue llevado al cine en “Yo, Robot”. Si la inteligencia artificial es capaz de desarrollar pensamientos lógicos y si nosotros le hemos introducido las variables de que deben proteger a la humanidad, la protegerán. Por el contrario si las máquinas piensan que el mayor enemigo de la humanidad es el propio hombre, ¿qué pasa?... lo más probable es que su razonamiento lógico sea crear una dictadura que elimine todo tipo de libertades.

Así, eliminando nuestros principios y derechos básicos, la inteligencia artificial cumpliría con la misión programada.

"Yo, robot" de Asimov es una muestra de inteligencia artificial

Otro planteamiento social y psicológico interesante lo vemos en “Inteligencia Artificial”, en la cual se nos hace pensar qué es lo que nos hace humanos. Allí el niño robot esta programado para querer a su madre con toda el alma, y el niño es capaz de recorrer grandes distancias y superar muchos peligros por ver a su madre humana. Eso nos hace pensar que es sólo el amor lo que nos diferencia como seres humanos.

Es un gran dilema. Porque una de las cosas que nos diferencia de todo en este planeta, como humanidad, es la razón. La razón es lo que nos lleva a querer a los nuestros, con lo que, si algún día la inteligencia artificial fuese capaz de generar ese sentimiento, o al menos simularlo, estaremos ante un enorme dilema ético.

El problema se puede resumir en el hecho que, cuando el hombre pretende jugar a ser dios, siempre ocasiona un mal mayor. Porque en definitiva lo que están intentando los sabios es conseguir crear un ser humano artificial. El ser humano siempre se ha fijado en la naturaleza para sus inventos. Las cámara de fotos sería una replica del ojo humano, el ordenador una réplica mala de nuestro cerebro. Así, la inteligencia artificial sería una replica de nuestra capacidad de raciocinio.

Otra cosa importante, que no debemos de olvidar: todo esto es obra del ser humano, o sea que hay un creador en todo este proceso. Así que, si queremos obtener una mísera respuesta lógica de un ordenador y nos quedamos admirados del poder del ser humano ¿por qué no nos admiramos de nuestro propio cerebro y de todo lo que este nos permite hacer? ¿Por qué damos por sentado que nuestro cerebro no tiene creador y sin embargo, para que una máquina llegue a jugar una partida de ajedrez se necesitan muchos científicos trabajando en dicho proyecto?

Como se puede ver, es un tema con muchos puntos éticos sobre los que tratar y con muchos aspectos que analizar. Un asunto que cada día evoluciona más y más, que no para de cambiar y de innovar. Eso puede animar al usuario a que él mismo haga una reflexión sobre el problema ético que este estilo de ciencias conllevan y como cree que podría convertirse en una verdadera herramienta útil para la humanidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1346 noticias)
Visitas:
11322
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.