Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rictv Vision escriba una noticia?

Integración y socialismo: propuestas de los presidentes contra la crisis

26/11/2009 15:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En un encuentro histórico para el Foro Social Mundial, Evo Morales, Rafael Correa, Fernando Lugo, Hugo Chávez y Lula critican duramente el actual modelo del capitalismo internacional y prometen acelerar los procesos de integración regional y afirman: la alternativa está en nuestro continente

<a href=

Bia Barbosa

BELÉM – Dos horas antes del inicio previsto, la fila de participantes para el acto con los cinco presidentes latinoamericanos que vinieron al FSM ya daba vueltas en el Centro de Convenciones del Hangar. Promovido por la Central Única dos Trabalhadores (CUT), Ibase e Instituto Paulo Freire, la actividad se transformó en el principal acontecimiento de esta edición del Foro, al reunir en una misma mesa a los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Ecuador, Rafael Correa; de Paraguay, Fernando Lugo; de Venezuela, Hugo Chávez; y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. En la platea, una fiesta de más de 12 mil personas, que aguardaron por horas el inicio del debate, sin desanimarse.

Antes de tomar el micrófono para discutir el tema propuesto – América Latina y el desafío de la crisis internacional – los cinco presidentes escucharon con atención los pleitos de la sociedad civil, traídos por tres mujeres defensoras de otro mundo posible: la sindicalista de Burkina Faso, Mamurata Cize; la indígena ecuatoriana Blanca Chancoso; y la feminista paraense Maria das Graças Costa. Juntas, exigieron de los gobernantes acciones concretas y no solo discursos, para garantizar los derechos laborales; respetar a los pueblos indígenas y proteger los recursos naturales; y defender la igualdad y la autonomía de las mujeres.

Sin embargo, las respuestas de los presidentes para la crisis fueron más allá. Centrados en la defensa irrestricta de la integración latinoamericana y en la afirmación del socialismo del siglo XXI como respuestas a las desigualdades generadas por el sistema neoliberal, al unísono Morales, Correa, Lugo, Chávez y Lula declararon: el nuevo mundo ya comenzó y sus vientos soplan desde aquí, desde América Latina.

”Nuestro continente está viviendo una época de cambio. Hace algunos años, los gobiernos neoliberales no imaginarían que se reunirían tantos compañeros como ahora. No querían creer que un indio sería presidente de Bolivia y que alguien de la teología de la liberación gobernaría Paraguay”, dijo Rafael Correa en referencia a los compañeros de mesa. “Nada de eso habría sido posible sin la resistencia y el despertar de nuestros pueblos. Ahora estamos aquí, presidentes progresistas, de izquierda, comprometidos con las causas sociales y con esta América. Vivimos procesos heroicos que están dando frutos”, completó.

“Este continente fue el laboratorio donde el neoliberalismo probó de forma más profunda sus riquezas, donde los pueblos fueron arrasados en los años 80 y de forma más perversa en los años 90. Pero así como recibió la mayor dosis de veneno neoliberal, fue en este continente en el que brotaron los movimientos sociales que empezaron a cambiar el planeta. Y ellos no pararán”, sentenció Hugo Chávez, en uno de los discursos más breves de toda su carrera como presidente de Venezuela: solo 15 minutos, respetando el tiempo dado por la coordinación de la actividad. “Otro mundo es posible, necesario y está naciendo en América Latina. Aquí está sucediendo la verdadera revolución”, agregó.

Por detrás de la revolución festejada por Chávez está un nuevo modelo de sistema económico, político y social defendido por todos los presidentes en el encuentro de este jueves en Belém: el socialismo del siglo XXI. Más que la contraposición al paradigma dominante del capitalismo, este cambio es encarado ahora como urgente por los países como forma de enfrentamiento a la crisis global del neoliberalismo. Desde el punto de vista de los cinco presidentes, este cambio de sistema ya comenzó hace 50 años en el continente, con la revolución cubana de Fidel y del Che Guevara y el impulso de la revolución bolivariana en Venezuela, diez años atrás.

“Allí tenemos el inicio de un nuevo sistema, en contraposición con el paradigma dominante que convirtió el egoísmo y el individualismo en la mayor virtud del ser humano. En contraposición, nace el socialismo del siglo XX, que habla en actuar en comunidad para resolver problemas comunes. Eso se expresa de diferentes formas, pero también vía la acción del Estado. El socialismo del siglo XXI habla de recuperar el estado”, dijo Correa. “Creer que tendría todas las respuestas antes de saber las preguntas fue una de las razones de los fracasos del socialismo del siglo pasado. Este nuevo tiene que evolucionar con la sociedad y dar respuestas a las demandas sin dogmas o fórmulas mágicas. El nuevo socialismo también coloca la necesidad de cambios ambientales, de una nueva visión de desarrollo que no se da en el materialismo y la acumulación, pero se basa en el vivir”, afirmó el presidente de Ecuador.

La hora de la integración regional

Otro aspecto destacado en los discursos para enfrentar la crisis fue la aceleración de los procesos de integración regional. Los ejemplos de la creación del llamado banco del sur y de la petrosur, para gestionar la explotación y comercialización del petróleo producido en la región y así multiplicar lucros y distribuir riquezas, deben consolidarse con urgencia.

Foro Belem Brasil

”América Latina debe construir una posición firme en el escenario internacional. Y hay acciones inmediatas para orientar esta reorganización de la región. La primera es construir una conciencia integradora, sin repetir viejos modelos. La segunda es hacer un inventario de las riquezas económicas y culturales de la región”, sugirió Fernando Lugo, presidente de Paraguay. Tocando en un asunto delicado entre Brasil y Paraguay, Lugo declaró que hace mucho tiempo los dos países no sentaban en una mesa para discutir la cuestión hidroeléctrica, haciendo referencia al conflicto entorno de la usina de Itaipú. Para el presidente del país vecino, cuando Paraguay pueda compartir este emprendimiento se abrirán nuevas puertas para el desarrollo de la su nación.

Divergencias políticas a parte, quedó claro que, como nunca, hay voluntad de los países para la integración. Y ella pasa por la búsqueda del intercambio comercial y también de políticas comunes de energía, salud, infraestructura de comunicación, entre otras. “Enfrentaríamos mejor la crisis si ya tuviésemos un banco del sur, una moneda del sur. Falta solo un paso para convertir este grupo en organización de estados latinoamericanos y resolver nuestros problemas entre nosotros”, agregó Rafael Correa.

A partir del ejemplo de la integración regional, Evo Morales sugirió en su discurso la creación de una campaña por la implantación de un nuevo orden económico mundial, basado en la justicia y en la complementariedad entre naciones. Para Lula, la crisis es una oportunidad para discutir el mercado financiero y las políticas de desarrollo y distribución de renta.

“Es imprescindible discutir un nuevo orden económico y el control del mercado financiero. Vamos a decir esto en la reunión del G20, en abril. Ellos no pueden seguir especulando como especulan”, criticó el presidente. “Viví los momentos duros de los años 80, de la deuda externa, cuando el FMI daba pálpitos en la vida de los pobres y el Banco Mundial tenía solución para todo, diciendo lo que teníamos que hacer. Parecía que éramos incompetentes y ellos infalibles. Dios escribe derecho por líneas torcidas: la crisis es de ellos. La crisis nació porque los años 80 y 90 establecieron el Consenso de Washington. Vendieron la lógica de que el Estado no servía para nada y el dios mercado haría la justicia social. El mercado quebró por falta de control y por la especulación. Ahora espero que el FMI le diga a Obama y a Sarkozy como tienen que salir de la crisis que crearon”, dijo Lula, provocando muchas risas y aplausos de la platea.

El presidente brasilero aprovechó la ocasión para anunciar que el gobierno federal construirá 500 mil casas en 2009 y otras 500 mil en 2010 como forma de generar empleos e intentar reanimar la economía. Solamente la Petrobrás debe invertir 174 mil millones de dólares hasta el 2013.

La inspiración del Foro

Si de los nuevos gobiernos de América Latina surge la alternativa del socialismo del siglo XXI y si la integración regional se muestra tan posible y próxima de concretizarse, hubo un último mensaje dejado por los presidentes a la ciudadanía mundial reunida en Belém: que los principios y procesos del Foro Social Mundial no solo inspiran a sus gobiernos sino que la resistencia aquí sembrada fue responsable por la propia llegada al poder de aquellos cinco hombres de izquierda.

“Las ideas del encuentro no se borran después que nos vamos. Los cambios respiran en este Foro Social Mundial. Por eso, quédense firmes en este rumbo. Enlacen las manos para no soltar la esperanza. Sigamos, como dijo Geraldo Vandré, caminando y cantando”, concluyó poéticamente Lugo.

“Este Foro Social Mundial es una asamblea de la humanidad. Todos los años que se realiza es el evento político más importante del mundo”, dijo Chávez. “Aquí están presidentes que surgieron del calvario trabado por los pueblos, que fueron paridos por la lucha. Sigan luchando porque seguiremos pariendo cambios en América Latina”, concluyó.

Lula le dio un consejo a los presentes: guarden la fotografía de este día. Nadie salió del Hangar de Belém con alguna duda en relación a eso.


Sobre esta noticia

Autor:
Rictv Vision (146 noticias)
Visitas:
7103
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.