Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elcuadernodeapuntes escriba una noticia?

Información, información, información

05/11/2010 12:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ayer fui al dentista por segunda vez en la semana, para sacarme una muela del juicio. Mis muelas del juicio siempre han sido muy puñeteras: dos se empeñaron en crecer en dirección perpendicular a la que debían, y en vez de salir hacia el exterior se iban abriendo espacio en la encía como carcomas, con el peligro de que empujaran y desplazaran a las otras muelas. Hubo que sacarlas, con el inconveniente de que como no se habían asomado ni un ápice hacia el exterior, hubo que abrir la encía para sacarlas. La de ahora estaba fuera, había salido en dirección correcta, pero había formado un quiste entre sus raíces. Yo no lo sabía, pero esto suele ser bastante frecuente. A veces esos quistes forman tumores, y eso ya es peor, porque van carcomiendo el hueso, causan grandes dolores y hasta pueden deformar la cara. Total, que había que sacarla también. Probablemente la única muela del juicio que me queda se empeñe en darme la lata en algún momento especialmente inoportuno.

Lo que me resultó curioso es que antes de la extracción tuve que firmar un consentimiento informado. Y eso que era una extracción normal, sin que ni siquiera supiéramos que ahí estaba el quiste, porque no se veía en la radiografía. Pensaba que eso sólo se hacía para intervenciones de otro calibre, pero ahora es obligatorio para casi todo. Realmente, aquel papel sólo venía a decir que el dentista me había informado previamente de todo, con un lenguaje al mismo tiempo científico y comprensible, y que yo comprendía lo que iba a hacer a continuación. Algo inútil porque, como ya digo, en ese momento no sabíamos que ahí estaba el quiste, así que difícilmente podía el dentista informarme de algo que no se vio hasta que la muela estuvo fuera, ni yo darme por enterada de algo que no se había dicho.

Unas horas después leí que se está preparando una ley de Salud Pública uno de cuyos apartados obliga a los médicos a que informen a sus pacientes, antes que nada, de si están vacunados o no. Aunque no se menciona, se supone que se refiere a la gripe. Los pacientes pueden elegir que les trate un médico que esté vacunado. La mayoría de los médicos piensan que este apartado de la ley no es más que una represalia por el berrinche que tiene el gobierno del patazo metido con la gripe A, por dejarse llevar por el circo que formaron las farmaceúticas, y que era detectable por cualquiera, y por los millones de euros gastados en vacunas inservibles que ahora habrá que tirar. Como los médicos no asustaron a la gente para que se vacunara, y en muchos casos informaron de que la vacunación no sólo podía ser inútil sino hasta contraproducente, pues esta es la venganza. Todavía no han podido digerir el hecho de que aunque casi ningún médico se vacunó (no llegó al 10%), fue el colectivo menos afectado por la casi inexistente enfermedad. Y eso que las cifras se inflaron a base de computar como gripe A todos los casos de gripe que se produjeron, aunque fueran de gripe estacional. O, como en Andalucía, negándose a diferenciar, a efectos estadísticos, los casos de una y otra gripe.

Si se imagina uno las situaciones, la cosa puede ser hasta risible.’ Buenos días, señor Pérez. Le informo que este año no me he vacunado de la gripe. ¿Cómo está usted?’ Por cierto, hasta ahora no se ha incluído en la ley la especificación de si esa información se tiene que dar por escrito o de palabra.

Ya puestos, ¿por qué no exigirles que se vacunen también contra la malaria, el cólera o la fiebre amarilla? Aunque parezca exagerado, de repente se dan en España un montón de enfermedades tropicales que han llegado, sobre todo, con inmigrantes subsaharianos, muchos de ellos totalmente incontrolados (1). O que vuelva la vacuna contra la tuberculosis, que se dejó de aplicar en España a los recién nacidos hace 30 años (36 en Cataluña). Y resulta que es una enfermedad que ha vuelto a repuntar en España desde ambientes marginales, muy relacionada con el consumo de droga y con la falta de higiene.

Y a los profesores, ¿no nos van a exigir que informemos a los padres si estamos vacunados o no, por si no quieren mandar a los niños al colegio?

¿Puedo yo exigir a los padres que vacunen a todos mis alumnos? Al fin y al cabo estoy permanentemente rodeada de 300 alumnos que continuamente te estornudan encima, ya que entre sus carencias en cuanto a comportamiento una de ellas es que en su casa no les han enseñado a usar pañuelo. De hecho, siempre llevo en el bolso dos o tres paquetes de pañuelos de papel, porque ni un alumno los usa, y te piden continuamente (2).

Cuando salgo del trabajo, ¿por qué no puedo exigir saber si está vacunado el carnicero, que a lo mejor hace un rato estornudó sobre la pieza de la que ahora me está cortando unos filetes? O el que amasa el pan que me voy a comer, o las varias docenas de personas que me rodean en el transporte público, o el personal del ambulatorio que da las citas para el médico, y la limpiadora, que también están rodeados continuamente de enfermos…

El anteproyecto de ley contiene también otro buen montón de cosas absurdas e imposibles de cumplir. Por ejemplo, tenemos derecho a pedir en cualquier momento que nos informen del nivel de calidad del agua o de la contaminación atmosférica. ¿Cómo se podrá realizar eso en la mayoría de los pueblos y ciudades pequeñas de España? ¿Y si un jubilado un poco hipocondríaco y algo aburrido quiere saber cada día la composición exacta del agua que sale del grifo en Bollullos de Peralejo?

En fin, más de lo mismo. Dar la impresión de que se está trabajando infatigablemente por el bienestar de los ciudadanos a través de leyes que luego no se cumplirán, por absurdas e imposibles.

… … … … … … … ..

(1) Una chica joven de mi familia, que vive en Canarias, tenía totalmente desconcertados a los médicos con los síntomas que presentaba. Después de varios meses, uno, un poco más listo, envió una muestra a un centro de enfermedades tropicales que existe en Barcelona, donde identificaron una rara enfermedad que nunca había existido en España y ahora se está dando con cierta frecuencia en sitios donde se concentran inmigrantes subsaharianos.

(2) Por cierto, también llevo una buena provisión de compresas y tampones, porque mis alumas de 13, 14 o 15 años jamás tienen la precaución de llevar algo de eso en la mochila, por si acaso.

_______________

Tal día como hoy, hace cuatro años: Me voy a Vorovoro


Sobre esta noticia

Autor:
Elcuadernodeapuntes (28 noticias)
Fuente:
elcuadernodeapuntes.wordpress.com
Visitas:
2472
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.