Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Tras infarto grave dejar de fumar cuida el corazón y evita deceso

30/08/2010 16:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aún con infarto severo se puede cuidar el corazón.Cesación tabáquica.Buenas perspectivas.Sólo 155 falleció.Junto a la suma de otros factores 40% no llegó al deceso.30% prolongó su vida, sin exposición a segundo infarto

TRAS INFARTO GRAVE DEJAR DE FUMAR CUIDA EL CORAZÓN Y EVITA DECESO

Se han repetido hasta el cansancio los innumerables perjuicios del tabaco, sin embargo, no siempre los argumentos son suficientes para convencer a los fumadores que adopten la iniciativa definitiva de abandonarlo.

Aún con infarto severo se puede cuidar el corazón

El corazón y el cigarrillo se asocian estrechamente. Ahora, se ha cumplido un estudio, que muestra que después de un infarto con un daño severo en la cámara que bombea sangre, todavía no es tarde para cuidar el corazón, en tanto se deje de fumar.

Análisis previos hallaron que los fumadores, cuando abandonan la adicción tras un infarto, disponen de una menor tasa de recurrencia y prolongan su vida en relación con los que siguen sujetos al cigarrillo.

Cesación tabáquica

Los infartos ocasionan una disfunción del ventrículo izquierdo del corazón, una verdadera complicación, pero poco es lo que se conocía sobre las ventajas en el tiempo para los individuos que optaban por la cesación tabáquica.

Hasta la actualidad, no se sabía con certeza y hasta qué punto la disfunción se veía anulada tras la cesación, expresó el doctor Amil M. Shah, autor principal de la nueva investigación y cardiólogo de Brigham and Women's Hospital, de Boston.

Buenas perspectivas

Mediante la evaluación de 2.231 pacientes con una importante disfunción cardíaca, el equipo de Shah encontró que -bastaba dejar de fumar durante los seis meses posteriores al infarto- para reunir menos probabilidad de morir o adolecer de un segundo infarto en los cinco años siguientes, circunstancia que no se dio en los que siguieron fumando.

Al momento del infarto, 463 pacientes fumaban, pero abandonaron a los seis meses; 268 continuaron consumiendo tabaco.

Sólo 15% falleció

Sólo 15 por ciento de los que dejaron la adicción murió u obtuvo otro infarto en el transcurso de cinco años de seguimiento. El 23 por ciento de los que continuaron con el tabaco murieron a los seis meses después del primer infarto.

Junto a la suma de otros factores 40% no llegó al deceso

Tras evaluar otros factores, como la edad, el peso y la historia clínica, la cesación tabáquica redujo un 40 por ciento el riesgo de morir.

30% prolongó su vida, sin exposición a segundo infarto

Quienes dieron fin al cigarrillo fueron un 30 por ciento menos proclives a morir, tener un segundo infarto o a quedar hospitalizados por insuficiencia cardíaca..

Shah afirmó que los resultados ratifican los beneficios de la cesación tabáquica en pacientes con disfunción, a tal extremo que los factibles riesgos son similares a los observados en sobrevivientes de infarto no fumadores y sin futura probabilidad de afección cardíaca.

FUENTE: American Journal of Cardiology,


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
2616
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.