Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Menosprecio Del Siglo escriba una noticia?

Los indignados no se consuelan: las diferencias con España

08/06/2011 08:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Guadalupe Lizárraga

  Los movimientos ciudadanos llegan a trascender por los contenidos y por la cualidad de suscribible en cuanto a las demandas. La legitimidad que los puede sostener vivos, se construye permanentemente con la congruencia de los discursos y las acciones por parte de los integrantes. En este sentido, hay diferencias sustanciales entre "Los indignados" de España que promueven la Democracia Real Ya! y la Marcha del Consuelo de México que intenta frenar la violencia. imageLos indignados

En España no necesitaron líderes ni guías para salir a la calle. El movimiento fue aparentemente espontáneo y reactivo a las tropelías y atropellos de sus gobiernos. Los españoles, desde la plaza pública, imponen sus demandas y no negocian con el gobierno de ningún nivel. Las discusiones son públicas y con amplificador de sonido para que sea oídas y cuestionadas, en su caso, por cualquiera. Las propuestas han logrado el consenso de la mayoría porque fueron debatidas públicamente y la coordinación de grupos es totalmente horizontal.

En México, el movimiento por la Paz con dignidad y justicia fue rebautizado por palabras como "Pacto nacional" o por la expresión "La marcha del Consuelo", para finalmente quedar como "la Caravana del consuelo" por demás lastimera y cargada de fatalidad e impotencia. Esta marcha depende de una figura que no representa ni la impunidad de las tragedias nacionales, pero tampoco representa en la indiferencia del gobierno, que es el caso de todas las tragedias en México. El poeta Sicilia tuvo la atención personalizada de Calderón, el pésame y la firme promesa de "encontrar a los culpables" del asesinato de su hijo. Y las autoridades le han cumplido. La Procuraduría General ya tiene responsables en la cárcel, y ni siquiera ha pasado un año del crimen. Mientras que en los demás casos, hay crímenes que siguen impunes desde hace 18 años, independientemente de los crímenes que están sucediendo en estos momentos y que no son de interés mediático ni de los alistados en la marcha. imageEl líder de la Caravana del Consuelo

Por otra parte, la coordinación de los grupos convocados por Sicilia, impone decisiones al resto de los grupos que desean adherirse e incorporar sus propuestas, tan legítimas y dolientes como todas, pero son ignoradas. Participan grupos religiosos con representación de la iglesia y no a título personal o ciudadano, además de contar con el apoyo de las policías para el orden y vigilancia.

El movimiento que encabeza Sicilia fue planeado y dirigido desde el centro del país, el Distrito Federal. Y su protagonista está resuelto a dialogar con el gobierno, bajo el supuesto de que el diálogo será público, como si esa fuese una garantía de honestidad y disposición de gobierno para enmendar las tragedias. Adicionalmente, las demandas y peticiones de familiares de víctimas de las diferentes ciudades más golpeadas por la violencia, como lo es Ciudad Juárez, no son escuchadas, y quien cuestiona en ese sentido es ignorado o se le impone "respetar lo que ya se decidió" o peor aún se le descalifica de intentar "sabotear" la marcha, como si realmente un ciudadano común y corriente tuviese poder para ello. Son diferencias clave con Democracia Real Ya! de España, diferencias que marcan los caminos hacia el autoritarismo y la simulación, es decir más de lo mismo, o conducen a un cambio radical hacia la democracia.  La presencia del "demos", de las ciudadanías no es suficiente para hacer democracia, tienen que ser ciudadanías activas y ferozmente celosas del ejercicio de sus derechos y libertades en un plano de igualdad. La muchedumbre no opina, no ejerce su ciudadanía, sólo es una masa moldeable y necesaria para llamar la atención, pero sin poder propio, sin autonomía ni determinación.

Por último, los nombres también imputan un sentido público en lo que se quiere lograr: en España, el movimiento se llamó "Los indignados". En México, "La marcha del consuelo". Un nombre de derrota, para una sociedad ya de por sí derrotada.

Reproduzco un mensaje de uno de los miembros de la Asamblea Juarense por la Paz con Justicia y Dignidad, en respuesta a las preguntas e inquietudes de miembros de organismos de derechos humanos de esta región, que sostienen su postura de "No al diálogo" con el principal responsable del hundimiento de México, el presidente Felipe Calderón.

"Pero sí creía importante compartirle que al menos la Asamblea Juarense ha sido muy clara frente a su postura de no diálogos con gobiernos que no se ha visto que no han podido ó no han querido atender nuestros reclamos.  Le mando un abrazo y nos vemos por la asamblea.    Saludos. Zulma."

Las coordinaciones de la marcha liderada por Sicilia siguen ignorando estas posturas de los juarenses que se niegan al diálogo, a escasos momentos de la llegada del poeta a Juárez. Ni los medios nacionales han hecho eco de esta postura. Como muestra, son diferencias importantes que marcan caminos distintos.  Los indignados no se consuelan. Y en los consolados, ya no hay indignación.


Sobre esta noticia

Autor:
El Menosprecio Del Siglo (99 noticias)
Fuente:
guadalupelizarraga.blogspot.com
Visitas:
3298
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.