Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

Independentistas cubanos deportados a Canarias y a Fernando Poo

31/05/2017 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por David Lorenzo

El independentismo cubano empezó su apogeo en la segunda mitad del siglo XIX. En 1868 comienza la Guerra de los diez años o Guerra Grande, momento decisivo para la expansión de las ideas secesionistas por toda la Perla de las Antillas.

El motivo de esta guerra por la independencia en Cuba era político. Las colonias de ultramar se sentían completamente marginadas. No se les permitía participar en las Cámaras españolas ni con voz ni con voto. Esto hacía que se sintieran rechazados y por lo tanto acabaran exigiendo no solo autonomía política sino la independencia total.

Ya desde 1869 (un año después de comenzar la guerra) y con el fin de evitar la expansión del ideal independentista, el Gobierno español comienza a realizar una serie de deportaciones. La intención era reducir la tensión existente con Cuba y de esta manera intentar acabar con la guerra lo antes posible.

Uno de los lugares elegidos para la deportación de cubanos independentistas fue Canarias. El archipiélago era históricamente uno de los lugares donde se enviaban a "modo de castigo" a muchos insurrectos del Imperio.

Canarias era un territorio apartado y disperso (al tratarse de un archipiélago). Era el lugar perfecto para la deportación política. Desde aquí era imposible volver a hacer una conexión política directa con el territorio del que formaban parte. Además se les mantenía lejos de los centros de poder.

En el caso de la isla de Fernando Poo (actualmente Bioko) también cumplía con los mismos requisitos que Canarias. Esto las convirtió en el siglo XIX en el lugar perfecto para deportar a aquellos insurrectos que pusieran en peligro el Imperio.

A pesar de ello parece que la deportación política a Fernando Poo era todavía más dramática. Mientras que Canarias estaba integrada como provincia española (con su correspondiente Diputación Provincial) Fernando Poo no contaba con ningún organismo político más allá del local.

Más sobre

Las primeras deportaciones fueron realizadas en marzo de 1869 por el Capitán General de Cuba, Domingo Dulce Garay. El destino era la isla de Fernando Poo. Sin embargo, desde este momento, comenzaron las primeras propuestas de que también fueran enviados a Canarias algunos de los insurrectos.

En agosto de ese mismo año se recibieron en Canarias los primeros deportados. Esto causó gran revuelo en la prensa insular de la época. Aunque hubo diferentes opiniones fue mayoritaria la oposición a la llegada de este grupo, a los que se veía como criminales.

Fue visto la llegada de estos independentistas como una ofensa directa a las islas. Entre los políticos canarios se temía que el gobierno viera al archipiélago como un territorio sin independencia política como Fernando Poo. Al ser una Provincia española se entendía que el tratamiento debía ser distinto.

Muchos políticos canarios llegaron incluso a considerar abandonar sus cargos públicos. Uno de los casos más célebres fue el de los concejales del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Ellos tomaron muy en serio renunciar a sus actas de concejal en caso de que no se respetara la voluntad del Archipiélago.

Pero la situación no fue a más. A pesar del revuelo político y mediático entre la población la situación no trascendió. Los 33 deportados que llegaron fueron repartidos por las islas. Que la cantidad fuera tan pequeña y estuvieran tan separados hizo que su presencia fuera únicamente testimonial.

Lejos de ser conflictivos se fueron adaptando e integrando en la comunidad canaria. Poco a poco van haciendo relación con la gente de las islas. Algunos, una vez acaba la Guerra de los diez años volverán a Cuba. Otros, sin embargo, se quedaron para siempre en Canarias, donde siguieron con su vida y formaron una familia.

Para saber más:

  • González Rodríguez, Candelaria (1993) "Insurrectos cubanos deportados hacia Canarias y Fernando Poo (1869): un ejemplo de deportación política". En Actas III Colóquio Internacional de História da Madeira. Funchal: Centro de Estudis de Historia do Atlántico

Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (1177 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
4109
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.