Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Maraní escriba una noticia?

La increíble y tierna historia de Knut, el oso más popular del mundo

28/09/2009 18:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dos zoológicos de Alemania están enfrentados en una batalla legal por un oso polar. Pero, ¿qué tiene este animal que lo hace tan especial? Rechazado al nacer, sobrevivió gracias a los cuidados del hombre

El zoológico de Berlín y su contraparte de Neumünster se enfrentan en una batalla legal por los derechos de un oso polar de dos años y medio de edad llamado Knut. Según los cálculos, el zoológico de Berlín ha recaudado hasta la fecha unos 7 millones de euros derivados de las visitas y los productos de ésta marca.

El parque zoológico de Neumünster reclama una parte del dinero ya que tiene los derechos del animal por haber cedido al padre de éste, Lars, hace algunos años al parque de Berlín. En medio de la disputa, sin inmutarse mucho por ella, está el joven oso.

El 6 de diciembre de 2006, una osa del zoológico de Berlín dio a luz dos cachorros a los que, por una razón desconocida, rechazó. Las crías fueron recogidas por los cuidadores del zoológico quienes trataron de salvarles la vida. Una de ellas murió pocos días después y la sobreviviente fue llamada Knut. Durante los primeros días permaneció en una incubadora.

Thomas Dörflein, uno de los trabajadores, se interesó especialmente por el animal y trabajó sin descanso para salvarle la vida. Durante más de dos meses, lo alimentó cada dos horas con una fórmula especial, durmió cerca, lo bañó y jugó con él.

Poco después, la noticia comenzó a ser difundida en los medios de comunicación alemanes en los que el animal y la entrega de su cuidador generaron interés. En la primavera de 2007, Knut fue presentado oficialmente a la prensa en su primer día en el exterior. Cientos de periodistas querían tener una imagen del cachorro, quien con su ternura cautivó a todos los corazones.

Durante varias semanas, Knut salía dos veces al día en compañía de su "padre adoptivo" a su jaula para que el público lo viera. Pronto, el zoológico empezó a registrar enormes filas de visitantes que querían mirar más de cerca al cachorro de oso. Las ventas de entradas empezaron a subir a registros nunca antes vistos en la historia del lugar.

Rápidamente, el osito se convirtió en una celebridad y los administradores del zoológico decidieron registrar la marca Knut y vender todo tipo de recuerdos con su imagen. Canciones, libros, películas, dulces, camisetas y cientos de objetos empezaron a comercializarse en toda Alemania. Su fama empezó a traspasar fronteras y se convirtió en un fenómeno mediático mundial.

Thomas Dörflein, uno de los trabajadores, se interesó especialmente por el animal y trabajó sin descanso para salvarle la vida

El alcalde de Berlín fue invitado a ser su "padrino" y con su imagen se lanzó una campaña para concientizar a los alemanes de la importancia de luchar contra el cambio climático. Inclusive, la famosa fotógrafa Annie Leibovitz lo tomó como modelo para la portada de la prestigiosa Vanity Fair, en una campaña similar.

Pero tanta fama no podía estar exenta de controversia. En marzo de 2007, un activista de los derechos de los animales aseguró a una publicación que el oso estaba demasiado "humanizado" y que el zoológico había hecho mal en salvarle la vida, pues en el mundo salvaje él no habría sobrevivido. Aseguró además, que ser tan cercano a los humanos no era bueno, por lo que debería ser sacrificado.

Aunque el activista después se retractó de lo dicho, un mensaje de muerte llegó al zoológico en el que se aseguraba que Knut moriría. Por esta razón, la jaula del oso tuvo ser reforzada con guardias y detectives encubiertos.

Knut comenzó a crecer rápidamente y aunque ya no era la tierna bola de pelo de sus primeros meses siguió atrayendo la atención de los medios y los visitantes.

Pronto, el zoológico empezó a variar las rutinas del animal ya que parecía estar acostumbrándose peligrosamente a la fama y la excesiva exposición mediática. Su contacto con los cuidadores fue reducido y se empezó a cambiar sus costumbres y su dieta para que adoptara las actitudes que cualquier animal de su especie tendría en la vida salvaje. También se intentó centrar la atención de los medios y los visitantes en otros animales del lugar.

Tristemente, en diciembre de 2008, Thomas Dörflein fue encontrado muerto de un ataque cardíaco en su apartamento de Berlín. El trabajador del zoológico, que también se había vuelto famoso por su fiera determinación de salvar a Knut, había sido condecorado por el gobierno alemán y había participado en un documental sobre la historia del oso.

Hoy, Knut ya no luce tan dulce como en sus primeros días, ni es tan blanco por su disposición a revolcarse en el barro. Aún así, sigue siendo el animal con mayor número de visitas del lugar y sus productos se siguen comercializando exitosamente por toda Alemania.

De allí, la controversia por los millones que su nombre produce. Mientras tanto, él sigue jugando con su pelota y enterneciendo a los alemanes.


Sobre esta noticia

Autor:
Maraní (9 noticias)
Visitas:
14362
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.