Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Graciela Parra Chacon escriba una noticia?

La Incontinencia urinaria femenina, por mas pequeña que sea, repercute

12/04/2011 14:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La incontinencia urinaria es hasta cinco veces más frecuente entre las mujeres que entre los hombres, pero a edades avanzadas la proporción de afectados se iguala en ambos sexos

El 12, 2% de las mujeres y el 3, 6% de los hombres la padecen, según un estudio realizado sobre más de 18.000 personas que participaron en la Encuesta de Salud de Cataluña (ESCA), elaborado por Montserrat Espuña y otros autores del Hospital Clínico, de Barcelona. Según este mismo estudio, a partir de los 65 años ese porcentaje de incontinencia urinaria en mujeres se duplica hasta llegar al 26, 6%.

Imagen nutricion.pro

Tipos de incontinencia

Mientras que la incontinencia de esfuerzo es más frecuente en la mujer joven, la de urgencia es más común a partir de los 60 años y cada una de ellas se origina por causas distintas, de manera que su tratamiento también es diferente.

Además de estos dos grupos bien referenciados, hay un tercero: la incontinencia mixta, basada en padecer los dos tipos a la vez, de forma que a las personas que la padecen se les escapa la orina tanto al realizar esfuerzos como por urgencia.

Incontinencia de esfuerzo: razones de peso

Este nombre hace referencia a las perdidas involuntarias de orina originadas por esfuerzos como toser, estornudar o reírse y cuando los músculos del suelo pélvico resultan afectados por distintas situaciones, como el embarazo y el parto, cuando la mujer tiene un parto vaginal, estos músculos se distienden y aunque suelen retornar a su posición, a veces no recuperan su tono previo. Es más, el propio embarazo supone una sobrecarga que la debilita. El embarazo y el parto son un reto para la musculatura del suelo pélvico.

En este mismo estudio se hizo un seguimiento a 1.100 mujeres durante el primer, segundo y tercer trimestre de embarazo y durante el parto con el fin de identificar los factores de riesgo que conducían a la incontinencia de esfuerzo.

En la actualidad cada vez hay más formas de combatirlo. Uno de los últimos tratamientos más demandados son las inyecciones de toxina botulínica

Tras este periodo, se vio que la obesidad (tener un índice de masa corporal o IMC superior a 30) al comienzo del embarazo conlleva el doble el riesgo de desarrollarla, tener antecedentes familiares (madres o hermanas) con incontinencia multiplica por tres este riesgo, un aumento excesivo de peso durante el embarazo (incluso en mujeres con peso normal antes de la gestación) también eleva el doble este riesgo y el parto por vía vaginal incrementa entre dos y tres veces la probabilidad.

Incontinencia de urgencia: cuando el control se pierde

Este tipo de incontinencia afecta a las personas que tienen ganas de orinar y carecen de control sobre su micción, por lo que no llegan a tiempo al baño. Aunque afecta sobre todo a los adultos, la situación podría compararse a la que viven los niños cuando están aprendiendo a controlar la micción: el cerebro envía una orden para orinar y el niño se lo hace encima porque todavía es incapaz de controlar su esfínter.

Pero también es la consecuencia de haber sufrido ciertos traumatismos o ante una causa neurológica evidente: lesionados medulares, enfermos de Parkinson, esclerosis múltiple o víctimas de accidentes cerebrovasculares. Otras causas no neurológicas de este trastorno son la vejiga hiperactiva idiopática, es decir, en apariencia son personas neurológicamente normales, pero tienen una sensación incontrolable o de urgencia de ir al lavabo, sin que se sepa el porqué.

Otras enfermedades como la diabetes también puede derivar en una neuropatía diabética que afecta al sistema neurológico con más riesgo de incontinencia urinaria mixta. Por otro lado, las cardiopatías requieren que la persona afectada tome diuréticos, lo que aumenta mucho la producción de orina.

El último factor a destacar es la edad, ya que los mecanismos que controlan la micción se deterioran con el paso de los años.fuente de información http://revista.consumer.es


Sobre esta noticia

Autor:
Graciela Parra Chacon (714 noticias)
Visitas:
6286
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.